Domingo del Paralítico

Domingo del Paralítico

Se dedica el cuarto domingo de Pascua a la curación por Cristo del hombre paralítico que recuerda el evangelio de San Juan. El hombre es sanado por Cristo mientras espera bajar a la piscina de agua. El mismo evangelio nos recuerda que, mediante el bautismo, nosotros también en la Iglesia, somos sanados y salvados por Cristo para la vida eterna. En la Iglesia se nos dice, junto al paralítico, “No peques más, para que no te venga alguna cosa peor” (Jn 5:14).

¿Acostado o curado?

S.E.R. Metropolita Siluan Muci

Domingo 4 de Pascua – Domingo del paralítico (Juan 5, 1-15)

“Y dijo a los judíos que era Jesús el que le había curado”

La curación del paralítico pone en evidencia el modo en que los judíos negaban la identidad y la autoridad de Cristo. San Cirilo, Patriarca de Alejandría (+444), la figura eminente del Tercero Concilio Ecuménico (431) reunido en Efesios, explica en qué consiste la divergencia entre la misión del Señor y su propia interpretación del sábado.

Páginas