Ayuno

El máximo don de Dios

S.E.R. Metropolita Siluan Muci

El ayuno de la gran cuaresma

“No comáis de él, ni lo toquéis siquiera, no vayáis a morir” (Génesis 3, 3)

 

El amor no conoce de límites ni de restricciones. El amor abarca toda la creación de Dios, racional e irracional. Más aún, éste sana todo egoísmo que erige en contraposición al cuidado y a la bendición de Dios para con sus criaturas.