La U.J.O. Argentina en tiempos de Mons. Meletios Swaity (1955-1981)

SEGÚN EL TESTIMONIO DE LAS REVISTAS ORTODOXAS ÁRABES NAEMA Y NUR[1]
Agradecemos al Dr. Daniel Ayuch por permitirnos publicar este artículo

 

Breve presentación de las revistas Naema y Nur

El propósito principal de este estudio es brindar al lector un acceso simple y ordenado a la información que las revistas Naema y Nur contienen a cerca de la U.J.O. -Unión de la Juventud Ortodoxa- Argentina durante los años en que S.E. Mons. Meletios Swaity (1955-1981) fue su arzobispo.

 

La revista Naema, cuyo nombre en árabe quiere decir «Gracia», fue el portavoz oficial de Patriarcado de Antioquia y todo Oriente durante dos períodos de aparición muy diferentes. La primera serie de revistas fue publicada entre 1909 y 1914 bajo la bendición de S. B. el Patriarca Gregorio IV. Esta etapa no contiene información relevante a cerca del tema que aquí tratamos. Por otra parte, el período impulsado por S. B. el patriarca Teodosio IV entre 1960 y 1967 ha publicado una serie de artículos y noticias que mencionan, entre otras cosas, las actividades de la U.J.O. Argentina.

 

La revista Nur, en árabe «Luz», es editada desde 1945 y hasta el día de hoy por el  M.J.O. -Movimiento de la Juventud Ortodoxa. La revista Nur es el medio principal de comunicación entre el M.J.O. y toda la feligresía antioquena de habla árabe. Sus artículos no sólo difunden la fe y la tradición ortodoxa, sino que expresan la opinión y el compromiso de los jóvenes antioquenos. Sus páginas de información sobre las actividades de las comunidades ortodoxas de todo el mundo son también una rúbrica importante en la tabla de contenidos.

 

En resumidas palabras, Naema y Nur son, gracias a su contenido y a su  amplio expectro de distribución, uno de los más destacados e importantes medios de información que conoció el Patriarcado Antioqueno a lo largo de todo el siglo veinte.

 

La totalidad de los artículos de Naema y Nur mencionados en este breve estudio fueron publicados en árabe. Los títulos han sido traducidos a fin de hacer más accesible el contenido a los lectores de habla castellana.

 

La UJO Argentina entre 1955-1981

Los grupos de la U.J.O. de Buenos Aires y de Córdoba se formaron prácticamente con la llegada de Mons. Meletios Swaity para hacerse cargo de la nueva diócesis en 1956. Así lo confirman distintos aniversarios sobre los cuales nos informan las revistas.[2] Es muy probable que otras ciudades del interior como Rosario, Tucumán y Santiago del Estero, donde había comunidades ortodoxas de importancia, hayan contado también con grupos de U.J.O. para esa fecha. Sin embargo sabemos que en Pergamino (Prov. de Buenos Aires), por ej., la U.J.O. fue fundada tiempo después, entre 1960 y 1963.[3] De todas maneras, fuentes ajenas a las revistas consideran como la fecha de institución de la U.J.O. Argentina el 28 de junio de 1956.[4]

Aunque los primeros años de trabajo de la U.J.O. transcurrieron desapercibidos para las revistas, tenemos conocimiento, gracias a los artículos posteriores, de los objetivos planteados y el trabajo que venían haciendo.

Administrativamente la U.J.O. consistía de un grupo por parroquia con estatuto propio. A su vez, cada agrupación estaba afiliada a una federación nacional denominada F.A.U.J.O. (Federación Argentina de la Unión de la Juventud Ortodoxa)  que se ocupaba de la organización de todas las actividades a nivel nacional e internacional. Por ambas revistas sabemos que hasta 1971, o sea en 15 años de existencia, llegaron a hacerse 8 congresos generales y 3 congresos de dirigentes.[5] A partir de noviembre de 1966 las U.J.O.s comenzaron a participar también de los congresos diocesanos.[6] Además la F.A.U.J.O. pasó a ser miembro de Syndesmos en septiembre de 1961[7] y participó en distintos encuentros, asambleas y congresos en el extranjero. Se menciona también el envío de un delegado clerical a la Asamblea General de Jóvenes en Finlandia en julio de 1964. [8]

El informe del 6o Congreso General de la U.J.O. en julio de 1964 [9] menciona el funcionamiento de juventudes ortodoxas en las siguientes ciudades: Salta, Tucumán, Rosario, Córdoba, Buenos Aires, Reconquista (Santa Fe), Mendoza, Santiago del Estero, Paraná (Santa Fe), Junín (Buenos Aires) y Pergamino (Buenos Aires). Los últimos tres grupos fueron reconocidos oficialmente en este congreso.

Según declaraciones del hoy Rvdo. Arcipreste. Ignacio Osvaldo Sahade, en 1961 militaban en la U.J.O. unos mil jóvenes en todo el país[10] y se estima que a los congresos asistía un promedio de 100 jóvenes.[11]

En general los miembros de la U.J.O. reconocen como su campo de acción la obra religiosa, cultural y social. Les interesa la formación espiritual de los jóvenes, educar a los niños, formar coros, imprimir libros de enseñanza ortodoxa y fomentar las vocaciones sacerdotales. También muestran interés por el aprendizaje del árabe, el escoutismo, la publicación de una revista de la institución, mantenerse en contacto con sus similares en el exterior y colaborar con las necesidades espirituales y materiales de la comunidad donde se congregan.[12]

Las obras más destacadas de la U.J.O. que estos artículos mencionan son las siguientes:

        ·          La publicación de libros:

  • Seis libros de Catequesis

  • El texto de la Divina Liturgia explicada

  • Un libro de presentación de la Iglesia Ortodoxa titulado “¿Qué es la Ortodoxia?” [13]

  • La publicación de la revista “Voces” que se distribuía en todas las parroquias de Argentina y en la que colaboraban todos los grupos de la U.J.O. del país.[14]

  • La participación en la formación espiritual de los jóvenes.[15]

  • La formación de destacados coros como los de Córdoba, Tucumán y Santiago del Estero. [16]

  • Las clases de catequesis para niños.[17]

  • La agrupación de niños exploradores.[18]

  • La participación en encuentros juveniles a nivel internacional.

La U.J.O. no fue nunca un movimiento alejado del clero sino que actuaba bajo su dirección y en mutua colaboración. Inclusive hubo lugares donde el párroco era el presidente efectivo de la U.J.O. local.[19] Mons. Meletios Swaity presenciaba todos los congresos de la juventud y más de una vez se dejó por asentado en los temarios de las reuniones el vivo deseo de que se designe un guía general para la U.J.O. de entre el clero argentino,[20] petición que no se concretará sino hasta mayo de 1971.[21] En todos los congresos había sacerdotes que daban charlas a los jóvenes, entre ellos se hace mención del Arch. Antonio Abud, del Exarca Miguel Saba y del R. P. Pablo Luna.

Entre los nombres de los dirigentes laicos publicados en los artículos, encontramos el del hoy R. Arcip. Ignacio Osvaldo Sahade quien fue Presidente de la U.J.O. de Córdoba y delegado de F.A.U.J.O. en Syndesmos, y el de los Sres. Héctor Hillar y Armando Saliba pertenecientes a la U.J.O. de Buenos Aires.[22]

De la paleta de temas formativos escogidos para tratar en los congresos podemos deducir que, a pesar de sus varios años de labor, la F.A.U.J.O. no demostró un particular interés por temas que formen a los jóvenes en la fe cristiana ortodoxa, sino que insistió en difundir sobre todo la historia de la Iglesia Ortodoxa y en discutir temas pastorales partiendo de la problemática del joven en su mundo contemporáneo. Así, por ejemplo, vemos que en la programación de los congresos se ofrecían más charlas sobre sicología y del Vaticano II que sobre el Evangelio de San Mateo o los sermones de San Juan Crisóstomo. En los artículos no se menciona nunca que se hayan realizado charlas o publicaciones sobre la Biblia, la patrística o el dogma de la Iglesia pero sí sobre los desafíos de la evolución técnica para el cristiano.[23]

Si bien es cierto que por los años 60’ la U.J.O. pasó por una etapa de fuerte entusiasmo en la que los jóvenes realizaron esfuerzos imponderables para ver crecer el movimiento, también podemos percibir por otro lado un vacío de contenidos y una sed espiritual que, según parece, nunca se satisficieron apropiadamente. Quizás se puso demasiado énfasis en el intento de formar grupos de descendientes de árabes que se interesaran por las tradiciones de sus ancestros, o simplemente se limitaron a fomentar una buena relación entre el riquísimo material humano disponible en esos grupos, tal como se puede leer entre las líneas de los artículos anteriormente citados. Sin embargo, lo que quedó sin alimentar debidamente fue el elemento que aglutina a los cristianos y les da las fuerzas que necesitan para mantener su identidad y que el Apóstol Pedro llamó “la razón de vuestra esperanza” en I Ped 3:13.

Y es así que, lamentablemente, a principios de los años 70’ se les ve decaer a tal punto que ya casi no volvemos a saber de las actividades de la U.J.O. aunque es del conocimiento de todos que un renacimiento de esta institución surgirá después, en una etapa posterior a la que comprende el presente trabajo, cuando S.E.R. Mons. Kirilos Doumat, actual arzobispo de Buenos Aires y toda la Argentina, se hizo cargo de la arquidiócesis en 1982, brindando un nuevo empuje a todas las instituciones ya existentes.

 

Proyección

Ya para finalizar, cabe señalar que este breve estudio puede tener diferentes grados de utilidad para la comunidad ortodoxa en particular, y para las latinoamericanas en general.

En primer lugar, se ha dado a conocer dos revistas árabes que pueden ser una base de datos de interés para todo aquel que investiga temas  relacionados con la historia de la diáspora antioquena, la historia de la diáspora argentina, la biografía de Mons. Meletios Swaity y otros estudios de este tipo.

Por otra parte se hizo accesible el relato de un aspecto importante de la realidad de la Iglesia Ortodoxa Antioquena en Argentina según lo presentan estas revistas, ayudando al lector a desechar lo superficial y a profundizar en la esencia de los temas tratados.

Desde un ángulo pastoral este artículo quiere ser un humilde aporte a los responsables del futuro de la juventud ortodoxa argentina que buscan la mejor manera de seguir tejiendo la historia de la U.J.O. Argentina de forma que realmente se la prepare para ser un medio de salvación y para que sus jóvenes sean verdaderos testigos del Evangelio de Cristo, nuestro Señor y Salvador.

 


[1] Este artículo fue extraído de: Ayuch, D.A., Argentina: Una nueva tierra para los Antioquenos, memoria de tesis para optar el grado de licenciatura en teología, Balamand, 1991, no publicado, en árabe.

[2] «Día de la Juventud Ortodoxa en Argentina», en: Naema 41 (septiembre 1964), 40 - 41; «La Diócesis Argentina», en: Naema 67 (marzo 1967), 40.

[3] «La Diócesis Argentina», en: Naema 37 (marzo 1964), 73 - 75.

[4] Cf. Fattuh, Aisa (Ed.), Silencio y Voz, Damasco, 1989, en árabe, 6.

[5] Cf. «8o Congreso General de la U.J.O. en Argentina», en: Nur 4 (mayo 1971), 186 – 188; «Congreso de la U.J.O. de Argentina», en: Nur 10 (noviembre - diciembre 1969), 309 - 311.

[6] «La Diócesis Argentina», en: Naema 67 (marzo 1967), 40 - 44.

[7] Bendaly, Costi, «5o Congreso de Syndesmos», en: Nur 10 (octubre 1961), 209 - 217.

[8] «Festejos ortodoxos en Santiago del Estero», en: Naema 42 (octubre 1964), 40.

[9] «Festejos ortodoxos en Santiago del Estero», en: Naema 42 (octubre 1964), 38 - 42.

[10] Bendaly, Costi, «5o Congreso de Syndesmos», en: Nur 10 (octubre 1961), 209 - 217.

[11] «Festejos ortodoxos en Santiago del Estero», en: Naema 42 (octubre 1964), 38 - 42.

[12] Cf. «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74; «8°Congreso General de la U.J.O. en Argentina», en: Nur 4 (mayo 1971), 186 -188.

[13] Cf. «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74; «8° Congreso General de la U.J.O. en Argentina», en: Nur 4 (mayo 1971), 186 - 188.

[14] Cf. «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74.

[15] «Congreso de la U.J.O. de Argentina», en: Nur 10 (noviembre - diciembre 1969), 309 - 311.

[16] «La Diócesis Argentina», en: Naema 67 (marzo 1967), 40 - 44.

[17] «8° Congreso General de la U.J.O. en Argentina», en: Nur 4 (mayo 1971), 186 - 188.

[18] Cf. «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74.

[19] Cf. «Festejos ortodoxos en Santiago del Estero», en: Naema 42 (octubre 1964), 38 - 42.

[20] Cf. «Festejos ortodoxos en Santiago del Estero», en Naema 42 (octubre 1964), 38 - 42; «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74.

[21] Cf. «8° Congreso General de la U.J.O. en Argentina», en: Nur 4 (mayo 1971), 186 - 188.

[22] Cf. «La Diócesis Argentina», en: Naema 33 (noviembre 1963), 71 - 74.

[23] Cf. los distintos informes de los congresos aquí mencionados.

por Dr. Daniel Ayuch