Santos Mártires, el príncipe Boris y Gleb, quienes recibieron los nombres de Romano y David en el Bautismo