Santo Mártir Basilisco

El Mártir Basilisco era oriundo de la ciudad de Amasia cerca del Mar Negro, y es conocido por ser sobrino de San Teodoro (que recordamos el 17 de febrero). Al enterarse el gobernador de Capadocia, Agripas, que Basilisco era cristiano lo mando apresar, y comenzó con diferentes modos a presionarlo para que dejara el cristianismo, pero el siguió con su fe firme. Puesto ya en prisión comenzó a orar al Señor, diciéndole, que no era digno de tener el final de su vida como los mártires, y el Señor se le apareció, así pudo liberarse de la cárcel, y le dijo que fuera a la casa de su pariente. Cuándo se supo que él había dejado la prisión, los soldados lo buscaron y lo apresaron llevándolo a Comana de Capadocia, obligándolo a andar con zapatos de hierro con clavos. Fue decapitado en Comana, y su cuerpo fue lanzaron en el río, durante el reinado de Diocleciano (284-305).