Santo Apóstol Arquipo, de los Setenta

Los santos Arquipo, Filemón y Apia, apóstoles de los Setenta, fueron discípulos y compañeros del Santo Apóstol Pablo. En la Epístola a Filemón, el apóstol Pablo nombra a San Arquipo como su compañero, y lo menciona de nuevo en la Epístola a los Colosenses (Col 4:17).

San Arquipo fue obispo de la ciudad de Colosas, en Frigia. San Filemón era un ciudadano eminente de esta ciudad, y los cristianos se reunían en su casa para celebrar los oficios religiosos. También fue nombrado obispo por San Pablo y se fue a las ciudades cercanas a Frigia, llevando la predicación del Evangelio. Más tarde, se convirtió en arzobispo de la ciudad de Gaza. Santa Apia, su esposa, servía a los enfermos y vagabundos en su casa, y celosamente los asistía. Ella fue para su marido una compañera en la obra de la proclamación de la Palabra de Dios.

Durante la persecución contra los cristianos bajo el emperador Nerón (54-68), los santos apóstoles Arquipo, Filemón y Apia fueron llevados a juicio por confesar su fe en Cristo. San Arquipo fue muerto brutalmente con armas blancas. Después de la tortura, enterraron a los Santos Filemón y Apia hasta la cintura en el suelo, y los apedrearon hasta la muerte.

San Arquipo es conmemorado también el 22 de noviembre.