Muerte del santo Zarevich, el príncipe ortodoxo