Los santos y anárgiros (despreciadores del dinero), Ciro y Juan, los milagrosos