El Metropolita Pablo de Alepo cantando otro himno del arrepentimiento del período de preparación a la Gran Cuaresma

Cuando medito en las multitudes de mis obras malas; tiemblo, yo miserable, considerando el temible Día del Juicio. Pero, confiando en la ternura de Tu Compasión, como David a Ti exclamo: “¡Ten piedad de mí, oh Dios, por Tu Gran Compasión!