Discurso del Metropolita Siluan en la celebración de los 25 años de la Arquidiócesis