Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Segundo Domingo de Pentecostés

14 Junio 2015

El llamamiento a servir al Señor

“Enseñando (…), predicando (…) y curando”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

 En este domingo leemos el relato acerca del llamamiento de Cristo a los primeros discípulos, a Pedro y a su hermano Andrés, y también a Santiago y a su hermano Juan. El relato es muy breve y nos sorprende por la respuesta inmediata de los apóstoles. Los cuatro dejaron al instante su trabajo y su familia para contestar el llamamiento del Señor para ser pescadores de hombres.

 La única razón que puede justificar tal acción es la fe que tuvieron los apóstoles en el Señor. Si no, ¿cómo es posible que alguien renuncie a todo, a su familia, a su trabajo, a su futuro y a su vida, para seguir a un extraño que lo llama? Solamente la fe puede establecer tal confianza hasta la renuncia de todo a favor de aquel en quien creemos.

En la historia de la Iglesia existen muchos que fueron llamados a la predicación del evangelio de manera directa, como fue el caso de los apóstoles. Pero, la forma más común y natural con la cual el Señor llama a cada uno es a través de su palabra: “Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Apoc 3:20).

¿De qué manera el Señor toca hoy a nuestra puerta? La manera más simple es llamar nuestra atención y tocar nuestra conciencia para que seamos consientes de la existencia de algunas necesidades que esperan a voluntarios para llevarse a cabo. Así, ¿a quién de nosotros no le llama la atención la carencia de algo en la Iglesia? Quizás se trate, por ejemplo, de la falta de un coro, de sacerdotes, de un boletín, de la juventud, de una acción social o de mil otras cosas. Esa manera es muy discreta pero también muy pedagógica. El Señor no nos quiere imponer que nos hagamos cargo de una situación o de una necesidad sin nuestro consentimiento. Respetando nuestra libertad, nos llama la atención.

En lo que a nosotros respecta, tenemos la libertad de contestar o no tal llamamiento. En ese sentido, el comportamiento de los fieles presenta una gran variedad de respuestas. Algunos se ofrecen para cumplirlo; otros tienen miedo de presentarse o de comprometerse debido a su incredulidad; una tercera categoría comenta o critica la situación como si la necesidad que aparece obligara a los demás a resolverla; y por último, algunos no creen que el Señor llame de esa manera y esperan que Él les envíe un mensajero divino para invitarlos al servicio de su Iglesia o una invitación oficial de parte de la Iglesia para contribuir con su presencia y su participación.

Eso es lo que pasa a nivel personal. Además, el contexto socio-económico actual, por las seguridades y el placer que nos ofrece, nos atrae a permanecer en un estado más seguro materialmente pero inmaduro e infantil, el del consumo, en lugar de llegar a otro estado más seguro espiritualmente y maduro, el del sacrificio y de la dádiva, como es la naturaleza de la vida en la Iglesia.

El Señor, como Padre que ama a sus hijos, ofrece muchas oportunidades para que crezcamos en la fe, en Él, y no en la seguridad material, y va abriendo espacios para promover nuestra fe, y ajustar nuestra actitud respectivamente. Él nos da la oportunidad de servir a su Iglesia como un honor particular, al que no hay nada igual en el mundo. No podemos esconder hoy la necesidad de obreros en la viña del Señor. Es un pedido de los fieles antes que sea de la jerarquía eclesial. Sin embargo, la educación contemporánea relativista, la sociedad de consumo, la variedad de diversiones, el placer material y el egoísmo nos cierran la atención y frenan dicha disposición.

La prontitud con la cual los apóstoles siguieron a Cristo nos interpela hoy más que nunca para llegar al espacio de la fe verdadera, y abrir nuestra conciencia a escuchar el llamamiento del Señor convocando a colaboradores en todos los niveles, fundamentalmente en una función muy digna - “enseñando, predicando y curando” - a aquellos que el Señor nos enviará para servir.

Si queremos que nuestra Iglesia corresponda a nuestro sueño, debemos concretarlo con nuestra labor y nuestra entrega. Nuestros abuelos tuvieron un gran sueño cuando se instalaron en Argentina, y lo llevaron adelante construyendo iglesias e instituciones. Hoy nuestro sueño es que sus descendientes concurran a la Iglesia, llevando sus sueños, su voluntad y también su perseverancia a fin de concretarlos. Las ofertas pueden variar de grado, se puede empezar por la presencia física, luego por la buena voluntad, las ideas y la colaboración. Y por último aportar la mejor parte: el corazón. El corazón que está en la Iglesia, o la Iglesia que está en el corazón alcanza para llevar a cabo la realización de todos nuestros sueños, y particularmente el llamado a servir al Señor.

Cada vez que algo falta en la Iglesia y nos llama la atención, estamos llamados a contestar y dar una respuesta. Ojala la consciencia que nos faltan muchas cosas nos motive para aportar nuestro corazón a la Iglesia. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 1)

Cuando la piedra fue sellada por los judíos y tu purísimo Cuerpo fue custo­dia­do por los guardias resucitaste al ter­cer día,  oh Salvador, concediendo al mundo la vida, por lo tanto los poderes celestiales clamaron a Ti, oh Dador de Vida, gloria a tu resurrección, oh Cristo, gloria a tu reino, gloria a tu plan de salva­ción, oh único amante de la humanidad.

Tropario del Profeta Eliseo (Tono 4)

El Ángel en el cuerpo, cimiento de los pro­fetas y su piedra angular, el se­gundo precursor de la venida de Cristo, el honorable y glorioso Elías; había en­viado la Gracia a Eli­seo desde lo alto, para ex­pulsar las enfermeda­des y purifi­car a los leprosos. Por eso  rebosa  las  curaciones a los que le honran. 

Kontakion (Tono 4)

Oh Protectora de los cristianos indesairable; Mediadora ante el Creador irrechazable: no desprecies las súplicas de nosotros, pecadores, sino acude a auxiliarnos, como bondadosa, a los que te invocamos con fe. Sé presta en intervenir y apresúrate con la súplica, oh Madre de Dios, que siempre proteges a los que te honran.

 

Carta a los Romanos (2:10-16)

Hermanos, habrá gloria, honor y paz para todos los que obran el bien: para los judíos, en primer lugar, y también para los que no lo son, porque Dios no hace acepción de personas. En efecto, to­dos los que hayan pecado sin tener la Ley de Moisés perecerán sin esa Ley; y los que hayan pecado teniendo la Ley serán juzgados por ella, porque a los ojos de Dios, no son justos los que oyen la Ley, sino los que la practican. Cuando los pa­ganos, que no tienen la Ley, guiados por la naturaleza, cumplen las prescripciones de la Ley, aunque no tengan la Ley, ellos son ley para sí mismos, y demuestran que lo que ordena la Ley está inscrito en sus corazones. Así lo prueba el testimonio de su propia conciencia, que unas veces los acusa y otras los disculpa, hasta el Día en que Dios juzgará las intenciones ocultas de los hombres por medio de Cristo     Jesús, conforme a la Buena Noticia que yo predico.

 

Santo Evangelio según San Mateo (4:18-23)

En aquel tiempo, mientras Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos: Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dijo: “Vengan conmigo, y los haré pescadores de hombres”. Y ellos al instante, dejando las redes, lo siguieron. Más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Ellos, al instante, dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Recorría Jesús toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia del pueblo.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

Al Santo Profeta Eliseo

El Santo Profeta Eliseo vivió en el siglo IX antes del nacimiento de Cristo. Nació en la aldea de Abelmaum, cerca de Jordania. Por mandato del Señor fue llamado al servicio profético por el santo Profeta Elías.

Cuando llegó el tiempo en que Elías debió partir de este mundo, le dijo a Eliseo: “Pide lo que puedo hacer por ti, antes que yo te sea quitado”. Eliseo audazmente pidió una doble porción de la gracia de Dios: “Que haya una doble porción de tu espíritu en mí”, dijo. El Profeta Elías respondió: “Has pedido una cosa difícil; si me ves cuando yo sea quitado de ti, entonces así será para ti; pero si no me ves, no la recibirás” (II Re 2:12). A medida que avanzaron por el camino hablando, apareció un carro de fuego con caballos y los dos fueron separados. Eliseo recogió el manto de su maestro, que cayó del cielo, y así recibió el poder y el don profético de Elías. Pasó más de 65 años en el servicio profético, bajo seis reyes israelitas (desde Acab hasta Joás). “Mientras Eliseo vivió, no tembló ante ningún príncipe” (Eclesiástico 48:13).

El santo profeta realizó numerosos milagros. Dividió las aguas del Jordán, después de haber tocado las aguas con el manto del profeta Elías; hizo brotar las aguas en Jericó para beber; salvó a los ejércitos de los reyes de Israel y de Judá que estaban en un desierto árido dándoles abundante agua por medio de su oración; salvó a una viuda pobre de la muerte por inanición a través de un aumento milagroso de aceite en su vasija. La mujer sunamita por mostrar hospitalidad al profeta se alegró por el nacimiento de un hijo a través de su oración, y cuando el niño murió, lo resucitó. El jefe del ejército sirio Naamán fue curado de la lepra, y el siervo del profeta llamado Giezi recibió la enfermedad por haber desobedecido al profeta tomando dinero de Naamán a escondidas.

Eliseo predijo al rey israelita Joás la victoria sobre sus enemigos. El Santo Profeta murió en la vejez en Samaria. “En su vida hizo milagros, y en la muerte sus obras fueron maravillosas” (Eclo 48:15). Un año después de su muerte, un cadáver fue puesto sobre la tumba del profeta. Tan pronto como el hombre muerto tocó los huesos de Eliseo, él volvió a la vida y se puso de pie (II Re 13:20-21). El profeta Eliseo y su maestro, el Profeta Elías, no dejaron libros detrás de ellos, ya que su predicación profética fue oral. Jesús, hijo de Sirach, elogió a los dos grandes profetas (Sir 48:1-15).

Juan Damasceno compuso un canon en honor del profeta Eliseo, y en Constantinopla se construyó una iglesia en su honor. Juliano el Apóstata (361-363) dio órdenes para quemar las reliquias del profeta Eliseo, Abdia (Abdías) y Juan el Precursor, pero las santas reliquias fueron conservadas por los creyentes, y parte de ellas fueron trasladados a Alejandría.

 

Del 7 al 29 de junio

El ayuno de los Santos Apóstoles

El ayuno de los santos Apóstoles Pedro y Pablo comenzó este año el pasado día lunes 7 de junio y finalizará el próximo lunes 29 de junio. Después de la alegría y el regocijo de los cincuenta días que hay de Pascua a Pentecostés, los Apóstoles se prepararon para salir de Jerusalén con el objetivo de anunciar el mensaje del Evangelio de nuestro Salvador. Según la Tradición de nuestra Iglesia, como parte de su preparación, comenzaron un ayuno para pedir a Dios que les concediera fuerzas para emprender la tarea misionera.

Este ayuno viene anunciado en los Evangelios por el mismo Señor pues cuando los fariseos criticaban a los Apóstoles por no ayunar Él les dijo que no ayunan los amigos del Novio mientras éste se encuentra entre ellos y que cuando Él se apartara entonces ayunarían. En estas palabras Cristo se refiere a Su crucifixión en el sentido próximo y en un sentido más amplio a su gloriosa Ascensión al cielo en la cual deja a los Apóstoles la misión de anunciar el Evangelio que ha de hacerse con ayuno y oración para que el fruto sea abundante. Esta tradición del ayuno viene atestiguada también en la Tradición en las homilías que recitara el Papa León I ya en el año 461.

 

Acto Central

de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

en la Catedral Armenia Católica

El pasado jueves 28 de mayo, la CEICA (Comisión Ecuménica de Iglesias Cristianas en Argentina) organizó el acto central de la Oración por la unidad de los cristianos en la Iglesia Armenia Católica Nuestra Señora de Narek. S.E.R. Metropolita Siluan, junto al Rev. Padre Gabriel Coronel y un grupo de laicos de la Catedral San Jorge, participaron de dicha oración. “Dame de beber” (Jn 4:17) fue el lema que proponía este año el texto de la oración, y enfocaba su desarrollo tomando en cuenta la persecución de los cristianos, y el centenario de los genocidios perpetrados por el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial.

La homilía estuvo a cargo del S.E.R. Monseñor Crisóstomo Gassali, Arzobispo de la Iglesia Siriana Ortodoxa en Argentina. Además, la colecta fue destinada a la ayuda de los cristianos sirios. El acto de oración contó con la presencia de los integrantes de la CEICA y de distintos grupos ecuménicos de la Capital Federal.

Al finalizar el acto, los presentes fueron invitados al salón de la Iglesia para compartir un ágape fraterno preparado por la comunidad anfitriona.

 

Concluye el periodo marzo-junio

SOFIA

Esta semana concluye el periodo marzo-junio del Seminario Ortodoxo de Formación para Iberoamérica que la Universidad del Balamand dicta a través de Internet. Durante este trimestre se estuvieron dictando los cursos “Introducción a  la Fe de la Iglesia Ortodoxa” que estuvo a cargo del Rev. Padre Gabriel Coronel, “Grandes Hitos de la Historia de la Iglesia” a cargo del Rev. Diácono José Aboid, “El Credo de la Iglesia Ortodoxa” a cargo del Rev. Padre Antonios El Bitar; “Los Sacramentos” a cargo de la Lic. Helena Rojas y “La Oración y la vida espiritual” a cargo de S.E.R. Monseñor Siluan. De los cursos participaron unas 100 personas de México, Guatemala, El Salvador, Venezuela, Chile, Brasil y Argentina.

 A partir del mes de septiembre el segundo semestre estará dando inicio. Alentamos a aquellos que quieran aprender más sobre la fe y la vida de la Iglesia Ortodoxa a que estén atentos a los cursos de SOFIA.

 

Concluye el periodo marzo-junio

Cursos Bíblicos Del Balamand

También esta semana concluye el periodo marzo-junio de los Cursos Bíblicos del Balamand (CBB) a través de Internet. Durante este trimestre se dictaron dos cursos: “Interpretación de los libros históricos del Antiguo Testamento”, a cargo del Rev. Padre Gabriel Coronel y “Literatura Joánica y Apocalipsis” a cargo del Lic. Juan Torres. De los cursos participaron unas 50 personas de toda Latinoamérica. Las inscripciones para los cursos de septiembre 2015, ya están abiertas. La inscripción se realiza enviando un email a cbbcourses@balamand.edu.lb.