Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Octavo Domingo de Pentecostés

26 Julio 2015

¿Desistir, o compartir y asumir?

“Vio una gran muchedumbre, y se compadeció de ella”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

El milagro de la multiplicación de los panes y de los peces es característico en el evangelio por su interpretación literal y patrística.

A nivel de la interpretación literal, la escena se desarrolla en dos momentos: primero, por la disposición de los discípulos; y segundo, por la iniciativa de Jesús.

En efecto, los discípulos presentaron al Señor distintas excusas para que Él despidiera a la multitud: el lugar era desértico y el tiempo no era el adecuado, ya que era tarde. Como ellos no podían satisfacer el hambre de la muchedumbre, remitieron toda la responsabilidad al Señor insinuándole la solución propicia.

El Señor no aceptó que los discípulos desistieran de su rol y renunciaran a su responsabilidad. Por lo tanto, les llamó a asumirla mandándoles que se ocuparan ellos mismos de la situación. Los discípulos, por lo tanto, respondieron a su llamada. Por la iniciativa del Señor, ellos se dieron cuenta que había solo cinco panes y dos pescados y organizaron a la gente para que se sentaran. Después de la oración y de la bendición del Señor, distribuyeron los alimentos a todos. Con la recuperación de la buena voluntad de los discípulos se abrió el camino hacia la intervención de Dios. El milagro entonces no solamente fue posible, sino también superó la expectativa: “todos se saciaron y recogieron de los fragmentos sobrantes doce cestos llenos”.

A nivel de la interpretación patrística, los verbos usados para describir las acciones del Señor al momento de la oración y de la bendición de los alimentos figuran solamente en otro lugar del evangelio, en la Última Cena, cuando instituyó la nueva alianza por Su cuerpo y Su sangre. Por lo tanto, los Padres de la Iglesia, interpretaron ese milagro como una anticipación simbólica de la Eucaristía, de la Divina Liturgia. La iconografía bizantina ortodoxa refleja esa interpretación en la representación de la Última Cena: en la mesa no figura un cordero pascual porque el cordero es Cristo, sin embargo hay pan y a veces unos pescados, aunque los judíos no ponían pescados sobre la mesa pascual.

Combinando las dos interpretaciones que acabamos de ver, nos es útil investigar la realidad en cuanto a nuestra participación de la Divina Liturgia. En efecto, los mayores sienten que a los matrimonios, a los niños y a los nietos no les interesa, no tienen tiempo y, en fin, ante esta situación sienten que ellos no pueden hacer algo para revertirla. Esa es una actitud parecida a la de los discípulos al inicio del relato del milagro.

Surge, pues, la cuestión: ¿qué testimonio transmitimos de nuestra participación de la Divina Liturgia a los demás, y especialmente a los más cercanos?

Si la Divina Liturgia es para nosotros un consumo “divino”, nuestros hijos tienen otras cosas que les atraen en demasía para consumir. Si se trata de una obligación, la relatividad de los valores y principios pone al margen todo lo que no pertenece al mundo material. Si se trata de una satisfacción moral o de una actividad social, entonces la participación de la Divina Liturgia se suma a las demás actividades que se puede ejercer cuando hay tiempo.

Remediar la situación significa reposicionar la Divina Liturgia en el lugar que le corresponde. Es el aire que oxigena los pulmones, la sangre que circula en el corazón. No se suma a las obligaciones, ni a las actividades, ni a unos momentos, ni tampoco se asemeja a un consumo. No es un componente que se agrega, sino es nuestra vida con el Señor. La vida no se puede dividir, sino no existe.

Si el Señor es nuestra esperanza, entonces no podemos renunciar a nuestra responsabilidad. Desistir y renunciar son actitudes negativas que no corresponden tener ante el Señor. Hay que transitar de una actitud a otra, como hicieron los discípulos en la multiplicación de los panes. Hay que pasar a la colaboración y la reanimación de nuestra participación de la Divina Liturgia como un encuentro privilegiado de nuestra vida con el Señor.

Nada es imposible al Señor. Pero ¿Él va a tener de nuestra parte cinco panes y dos pescados para bendecir y una mano para organizar y distribuir? Seguramente que sí. Jamás hay que tener una actitud negativa o de decepción. Si expresamos realmente nuestra compasión, Él va a compartir. El Señor estimuló a los discípulos para que se compadecieran con la muchedumbre. El Señor está ahora también llamándonos. Es nuestro turno para compadecer con nuestros seres queridos, en la imagen del Señor antes de la multiplicación de los panes que: “vio una gran muchedumbre, y se compadeció de ella”. Sólo entonces tendremos más que nuestra expectativa, de acuerdo a lo que sucedió al fin del milagro: “todos se saciaron y recogieron de los fragmentos sobrantes doce cestos llenos”. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 7)

Destruiste la muerte con tu Cruz y abriste al ladrón el Paraíso; a las Mirófo­ras los lamentos trocaste, y a tus Apósto­les ordenaste predicar que resucitaste, oh Cristo Dios, otorgando al mundo la gran misericordia.

 

Tropario de Santa Parasceva (Tono 8)

Habiendo adquirido la recta fe por morada concordante a tu nombre; andu­viste, pues, en la piedad preparándote para revestirte de la lucha. Por eso viertes las curaciones e intercedes por nuestras almas, oh homónima Parasceva.

 

Kontakion (Tono 4)

Oh Protectora de los cristianos indesairable; Mediadora ante el Creador irrechazable: no desprecies las súplicas de nosotros, pecadores, sino acude a auxiliarnos, como bondadosa, a los que te invocamos con fe. Sé presta en intervenir y apresúrate con la súplica, oh Madre de Dios, que siempre proteges a los que te honran.

 

Primera carta a los Corintios (1:10-17)

Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, yo los exhorto a que se pongan de acuerdo: que no haya divisiones entre ustedes y vivan en perfecta armonía, teniendo la misma manera de pensar y de sentir. Porque los de la familia de Cloe me han contado que hay discordias entre ustedes. Me refiero a que cada uno afirma: «Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo”. ¿Acaso Cristo está dividido? ¿O es que Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O será que ustedes fueron bautizados en el nombre de Pablo? Felizmente yo no he bautizado a ninguno de ustedes, excepto a Cristo y a Gayo. Así nadie puede decir que ha sido bautizado en mi nombre. Sí, también he bautizado a la familia de Estéfanas, pero no recuerdo haber bautizado a nadie más. Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la Buena Noticia, y esto sin recurrir a la elocuencia humana, para que la cruz de Cristo no pierda su eficacia.

 

Santo Evangelio según San Mateo (14:14-22)

En aquel tiempo, vio Jesús mucha gente y sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos. Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: “Éste es un lugar desierto y se hace tarde. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida”. Mas Jesús les dijo: “No tienen porqué marcharse; denles ustedes de comer”. Ellos le dijeron: “No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces”. Él dijo: “Tráiganmelos acá”. Y ordenó a la gente sentarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. Y los que habían comido eran unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños. Inmediatamente obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla, mientras Él despedía a la gente.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A Santa Parasceva

Santa Parasceva, virgen y mártir, fue la única hija de Agathon y Politia, dos cristianos del primer siglo. Desde muy temprano Parasceva dedicó su vida a Dios y pasó mucho de su tiempo en oración y leyendo las santas Escrituras. Al poco tiempo de la muerte de sus padres, Santa Parasceva entregó todas sus pertenencias a los pobres y consagró su virginidad a Cristo. Imitando a los Santos Apóstoles, comenzó a predicar a los paganos sobre Cristo convirtiendo a muchos de ellos.

Durante el reinado de Antonio Pío (138-161) fue arrestada debido a que rechazó el culto a los ídolos. Llevada a juicio confesó fervientemente su fe por Cristo y nada la hizo cambiar de parecer. Luego de pasar por increíbles torturas fue arrojada a un pozo con aceite hirviendo. Fruto del caer allí un poco de aceite saltó sobre el rostro del mismo Emperador quien comenzó a gritar por alguien que lo ayudara.  Santa Parasceva sin sufrir ningún daño en el aceite rezó para que el rostro del Emperador se sanara e inmediatamente sus oraciones fueron contestadas. Inmediatamente fue liberada.

Viajando de ciudad a ciudad predicando el Evangelio, Santa Parasceva arribó a la ciudad del Gobernador Asclepios. Una vez más la santa fue sentenciada a muerte. Fue llevada y puesta en una cueva con serpientes a lo que Santa Parasceva solo tuvo que hacer la señal de la cruz para que las serpientes se alejaran. Tanto el gobernador de la ciudad como todo el pueblo viera este milagro y se convirtió a la fe en Cristo. Continuó su predicación y en una ciudad cuyo gobernador era un tal Tarasios fue decapitada por confesar su fe y su amor por Cristo en el año 140.

Muchos milagros se llevaron a cabo en el lugar donde fue puesta su tumba: los ciegos recobraron la vista, los paralíticos volvieron a caminar y las mujeres estériles dieron a luz sus hijos. No solo en el pasado sucedió esto: ella continua intercediendo y ayudando a los fieles que piden su intercesión.

 

Ha dormido en el Señor el Rvdo. Arcipreste Jorge Castelli

El pasado lunes 13 de julio durmió en el Señor el Rvdo. Arcipreste Jorge (Castelli), párroco de la Iglesia Asunción de la Virgen de San Fernando, Provincia de Buenos Aires. Sirvió en dicha comunidad por más de 50 años logrando erigir un Jardín de Infantes y una escuela primaria y secundaria en el lugar.

El Rvdo Arcipreste Jorge nació el 2 de febrero de 1933, en Vicente Lopez, Provincia de Buenos Aires. Fue ordenado diácono por S.E.R. Monseñor Meletios Swaity el 14 de julio de 1966, y sacerdote el 16 de abril de 1967 en la Catedral Ortodoxa de Buenos Aires. El 20 de diciembre de 1981 S.E.R. Monseñor Kirilos Doumat lo elevó al rango de Arcipreste.

En el año 1962 siendo practicante de Hospital de San Fernando como estudiante de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (1958-1963) y laico de la Catedral San Jorge comenzó un trabajo social en la Villa Splendid que luego pasó a denominarse Barrio San Jorge. Después de su ordenación como Sacerdote comenzó su tarea misionera en la zona sirviendo en la zona particularmente en leprosarios, cárceles y hospitales.

Durante toda su trayectoria sacerdotal, Padre Jorge trabajó incansablemente por la zona. Diez días atrás la Municipalidad dio su nombre a una plaza cercana al Jardín San Jorge en San Fernando. Falleció el lunes 13 de julio de 2015, en el Hospital de Vicente López. El oficio fúnebre se realizó en la Capilla de la Asunción de la Virgen, el mismo día lunes, y fue presidido por S.E.R. Monseñor Siluan, acompañado por los reverendos padres: Alejandro Saba (Rosario), Roberto Jattar (Junín) y Gabriel Coronel (Buenos Aires).

El oficio se llevó a cabo a las 14 hs, contando con la presencia del Intendente de San Fernando, Sr. Luis Andreotti, además de funcionarios de la Municipalidad. Estuvo presente toda la comunidad escolar del Jardín San Jorge y del Colegio Asunción de la Virgen, como así también sus colaboradores en la Fundación San Jorge, y feligreses de su parroquia que leyeron los libros de los evangelios durante todo el día. Luego, acompañados con patrulleros de la Municipalidad, todos los presentes formaron el cortejo fúnebre que se trasladó al Parque de los Cipreses para su sepultura final.

Cabe señalar que Monseñor Siluan se había entrevistado a primera hora de la mañana con los directivos, profesores del Colegio y docentes del Jardín, antes del oficio fúnebre, para transmitirles una palabra de consuelo. Luego se entrevistó con la familia del Padre Jorge. Que su memoria sea eterna.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Buenos Aires: Presentación del “Prólogo de Ohrid”

El pasado domingo 12 de julio, S.E.R. Metropolita Siluan presentó en la Catedral serbia de la Natividad de la Virgen, en Buenos Aires, el primer volumen del libro “El Prólogo de Ohrid - Vida de los santos” de San Nicolás Velimirovich, Obispo de Zicha y de Ohrid (1880-1956).

Tomaron la palabra el protodiácono Nicolás Radis, el Padre Esteban Jovanovich y el Archimandrita Kiril, de la Iglesia Serbia destacando la importancia de la edición y las etapas de la traducción, antes de ceder la palabra a Monseñor Siluan para presentar: 1) La Vida de San Nicolás Velimirovich, autor del libro; 2) Presentación de las obras literararias del santo; y 3) Presentación del “Prólogo de Ohrid”.

Monseñor Siluan estuvo acompañado por el Rev. Padre Gabriel Coronel además de integrantes de la Mesa Ejecutiva Arquidiocesana, del Consejo Administrativo Ortodoxo y feligreses de nuestra Catedral.

 

Patriarcado: Retiro Espiritual de Jóvenes de Siria en el Monasterio San Jorge

Del 8 al 12 de julio pasado, bajo la organización del Patriarcado de Antioquía, jóvenes de nuestras arquidiócesis en Siria se reunieron en el Monasterio Patriarcal de San Jorge - Humaira (En el Valle de los Cristianos), retiro tirulado: “Quién eres tú, oh hombre?”

Acompañaron el retiro, Su Beatitud el Patriarca Juan X, además de obispos y sacerdotes en Siria. Los participantes tuvieron charlas, talleres, actividades, etc. Todo culminó con la celebración de la Divina Liturgia dominical presidida por Su Beatitud y concelebrada por 6 obispos auxiliares del Patriarcado y de las tres diócesis sirias de la Arquidiócesis de Akkar.

 

Saludos por el día de San Elías

Al celebrarse el día de San Elías el pasado lunes 20, nuestra Iglesia toda saluda a los fieles de las parroquias San Elías en Tartagal (Salta) y en la capital de la provincia de Santa Fe al celebrarse la fiesta patronal de ambas comunidades. Nuestro saludo se extiende también a todos nuestros hermanos que llevan por nombre o tienen como santo patrono a San Elías el celoso profeta de Dios.