Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo del perdón y de la abstención de los lácteos

22 Febrero 2015

El máximo don de Dios

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

El amor no conoce de límites ni de restricciones. El amor abarca toda la creación de Dios, racional e irracional. Más aún, éste sana todo egoísmo que se levanta en contra del cuidado y de la bendición de Dios para con sus criaturas.

Estando a las puertas de ésta Gran Cuaresma, cada alma cristiana que busca reencontrar la fuente del amor se inclina en actitud de agradecimiento para con el Creador de todo reconociendo este don que siempre es entregado y nunca quitado. (Heb 17:10).

De hecho, el arrepentimiento es entregado como la senda para reencontrar la fuente del amor. El arrepentimiento es, en verdad, un don entregado a los hombres que ha sido distorsionado por el pecado, la muerte y la desobediencia; el arrepentimiento es la más grande de las revelaciones del amor de Dios hacia sus hijos.

En lo que respecta a Adán, el pecar una vez contra Dios lo hizo ser indigno por toda su vida, y, consecuentemente, fue expulsado de la gloria de Dios por el resto de su vida. Sin embargo, Cristo, inexplicablemente, buscó la manera de entregarnos la mismísima posibilidad de retornar por medio de Su encarnación y su obra salvífica al verdadero lugar al que pertenecemos. Cada vez que nosotros, los miembros de Su cuerpo o sea la Iglesia, ponemos en peligro nuestra pertenencia al cuerpo de Cristo, por medio del arrepentimiento y de la confesión somos llamados a reingresar alegremente al Paraíso divino, la Iglesia. Es increíble que cada vez que caemos de la gracia de Dios por culpa de nuestros pecados, de nuestra desobediencia, de nuestra falta de amor, Cristo siempre desea concedernos Su misma gloria y gracia, pese a que Adán, una vez y para siempre perdió todo por su primera trasgresión.

¡Dios, cuan misericordioso eres! ¿Somos dignos de agradecerte? Es casi imposible expresar nuestra gratitud, pero, siendo tus hijos, respondemos a tu generosidad con nuestro celo y nuestro amor.

Y la Gran Cuaresma es la oportunidad que tenemos para responder a éste don divino. La Gran Cuaresma es un tiempo de arrepentimiento y arrepentimiento significa reconciliación con uno mismo, con su prójimo, con toda la creación y con Dios.

De acuerdo a San Juan de Kronstadt (+1908), el arrepentimiento, entendido como reconciliación con uno mismo, se da cuando nuestra voluntad, nuestra mente y nuestros sentimientos no están sujetos a la esclavitud, a la oscuridad ni a la deformación. La abstinencia y el ayuno son los medios necesarios para restaurar el ardor de la fe, de la esperanza y del amor, para así mantener la vida cristiana. No hay nada que haga extinguir tan pronto nuestro espíritu de fe dentro nuestro como la intemperancia, el abuso, la excesiva búsqueda de diversión y la vida irregular. Tanto es así, que uno que comience a cumplir los mandamientos relacionados con cosas pequeñas será capaz de cumplir los mandatos relacionados con grandes cosas. Comienza a cumplir el mandato del ayuno y así podrás aprender a cumplir todos los otros mandamientos. El ayuno fue el primer mandato dado a Adán y a Eva. Era éste un mandamiento relacionado con lo más pequeño de todo, porque podían comer de todos los árboles salvo de uno que estaba en el medio del jardín.

Por medio de nuestros esfuerzos para vivir la Gran Cuaresma como el deseo de cumplir con el mandamiento de Cristo de ayunar, expresamos de una manera efectiva nuestro amor por él. Aquel que ama a Dios, de acuerdo a San Isaac el Sirio, tiene que demostrar su deseo por medio de un esfuerzo físico. Así, pues, Cristo llenará nuestros deseos, y Él mismo restaurará la fuente del amor que hay en nosotros. Recién allí podremos reconciliarnos con nuestro prójimo, y podremos verlo con verdadero interés y amor además de mostrarles compasión y perdón. Como consecuencia, nuestra actitud y nuestro comportamiento hacia la riqueza terrenal y material serán corregidas. Podremos, en este punto, percibir toda la creación no ya como un bien consumible o un medio para satisfacer nuestros deseos y apetitos, sino como medio para alabar y agradecer a nuestro Dios, el dador de todas las cosas.

Si nuestro esfuerzo en la Gran Cuaresma consiste solamente en ayunar y en abstenernos de algunas comidas, entonces nuestro esfuerzo será en vano. Si la Gran Cuaresma no nos guía a sanar nuestro propio egoísmo, o sea a restaurar dentro nuestro el poder de amar y de perdonar que abarca todo en nuestro corazón y elevarlos a Dios, entonces estaremos perdiendo nuestro encuentro con Cristo, quien concede amor, misericordia y perdón a todos en el día de su resurrección.

Entonces, cuando nos vistamos con el celo y el esfuerzo de la Cuaresma, el compasivo Padre nos concederá las vestiduras de la boda, y el Dador de la Luz nos otorgará el cinto de la luz. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 4) 

Las discípulas del Señor aprendie­ron del Ángel el anuncio alegre de la Resu­rrección: la sentencia ancestral recha­zaron, y se dirigieron con orgullo a los apóstoles diciendo: “¡Fue aprisionada la muerte, resucitó Cristo Dios y concedió al mundo la gran misericordia!”

 

Kondakio del Perdón (Tono 6)

¡Oh Soberano, Guía hacia la sabiduría y Otorgador del entendimiento y inteligencia, Educador de los ignorantes y Auxiliador de los pobres! Afirma mi co­razón, y concédele entendimiento y dame palabras, ¡Oh Verbo del Pa­dre!, pues, he aquí, no impediré que mis labios Te excla­men: “¡Oh Compasivo, ten piedad de mí, yo caído!”

 

Carta a los Romanos (13:11-14:4) 

 Hermanos, la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada y se acerca el Día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la arma­dura de la luz. Como en pleno día, pro­cedamos dignamente: basta de excesos en la comida y en la bebida,  basta de lujuria y libertinaje, no más peleas ni envidias. Por lo contrario, revístanse del Señor Je­sucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la carne. Sean comprensivos con el que es débil en la fe, sin entrar en discusiones. Mien­tras algunos creen que les está permitido comer de todo, los débiles sólo comen verduras. Aquel que come de todo, no debe despreciar al que se abstiene, y éste a su vez, no debe criticar al que come de todo, porque Dios ha recibido también a este. ¿Quién eres tú para criticar al servi­dor de otro? Si él se mantiene firme o cae, es cosa que incumbe a su dueño, pero se mantendrá firme porque el Señor es Po­deroso para sostenerlo.

 

Santo Evangelio según San Mateo (6:14-21) 

Dijo el Señor: “Si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, les perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre perdonará las de ustedes. Cuando ayunen, no pongan cara triste como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad les digo, que ya tienen su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público. No acumulen tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Acumulen más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde está tu tesoro, ahí está también tu corazón”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Mauricio de Siria

San Mauricio, un comandante de la ciudad siria de Afamia, sufrió junto a su hijo Fotino y a otros setenta soldados (de los cuales solo sabemos los nombres de dos de ellos, Teodoro y Felipe) en el año 305 bajo el Emperador Maximiano Galerio (305-311).

Durante la persecución, unos sacerdotes paganos denunciaron ante el Emperador que San Mauricio predicaba la fe en Cristo. Traídos ante el Emperador confesaron su fe en Cristo y no dieron ni un paso hacia atrás. Fueron golpeados sin piedad y hasta quemados. El joven Fotino, hijo de San Mauricio fue decapitado frente a su propio padre y recibió la corona de los mártires.

Como la muerte de Fotino no hizo cambiar de opinión a San Mauricio, los soldados continuaron con la tortura. La tortura que más se recuerda es que estando totalmente débil por la falta de alimentos y de agua, San Mauricio y sus compañeros fueron arrojados a una fosa llena de insectos totalmente bañados en miel. Por diez días los mártires soportaron las picaduras y los tormentos gracias a la oración y a dar gracias a Dios por todo. Finalmente se dio la orden de que fueran decapitados y así recibieron la corona del martirio. Hoy celebramos sus memorias.

 

La edificación del templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos (7/7)

Por el Archimandrita Zacarías

Monasterio de San Juan Bautista en Essex, Inglaterra

En todas las lecturas del Evangelio de los domingos antes de la Cuaresma – el del Fariseo y el Publicano, del Hijo Pródigo, de los talentos, del Juicio Final - vemos que toda la raza humana se divide en dos categorías: los que se justifican a sí mismos, y los que toman la culpa sobre ellos mismos. Aquellos que son capaces de asumir la responsabilidad sobre sí mismos, se paran firmemente delante del Señor. Por ejemplo, aquellos que diligentemente trabajaron los talentos, dijeron: “Señor, he aquí otros tantos talentos que gané…”. Y el Señor siempre los glorifica, mientras que condena a los que se justifican a ellos mismos. Estas dos actitudes, que encontramos en las dos categorías de toda la raza humana, son las actitudes que nos acompañarán más allá de la tumba también.

En consecuencia, si amamos a nuestra alma inmortal - no al mal que se identificó con nuestra alma y que debemos odiar - entonces nunca nos justificaremos a nosotros mismos, sino que siempre nos condenaremos delante de Dios, y al hacerlo, cumpliremos con todos los mandamientos. El Señor dijo: “Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha ordenado, digan: 'Siervos inútiles somos; hemos hecho sólo lo que debíamos haber hecho'” (Lc 17:10).

Sólo cuando actuamos de esta manera, damos lugar a que la gracia de Dios pueda obrar en nosotros. El inicio siempre es difícil, pero si perseveramos en el comienzo, el consuelo de la gracia vendrá. Este consuelo comienza a obrar en nosotros, y el camino se vuelve fácil. Entonces, hallamos un gran descanso, una gran comodidad en el camino, porque empezamos a aprender del Espíritu de nuestro único Maestro, a ser presentados a la novedad de vida por el mismo generoso Señor nuestro.

 

El Templo de la Iglesia

Por el Arcipreste Tomás Hopko

Los ornamentos litúrgicos I

En la Iglesia Ortodoxa, los miembros del clero se revisten de ropa especial para la celebración de los oficios litúrgicos. Existen dos fundamentales vestimentas: el alba y la estola. La primera de ellas, el alba o stijarion, es la túnica bautismal. Todos los sacerdotes y obispos se ponen esta túnica durante la Divina Liturgia. Es de color blanco, ya que representa la “túnica de la salvación”; la misma túnica blanca en que todo cristiano se reviste en el día de su bautismo, simbolizando la nueva humanidad de Jesús y la vida en el Reino de Dios (Ap 7:9 ss).

La segunda vestimenta esencial del clero cristiano, la estola o epitrajilion, que va alrededor del cuello y sobre los hombros, es signo del ministerio pastoral. Originalmente se confeccionaba de lana, simbolizando las ovejas, es decir, el rebaño de Cristo, por quienes los pastores son responsables espirituales. Tanto los obispos como los sacerdotes llevan esta vestimenta al ejercer su ministerio pastoral, dando testimonio de que los ministros de la Iglesia viven y actúan única y exclusivamente para cuidar y servir los miembros del rebaño de Cristo Jesús el Señor.

A través de la historia de la Iglesia, se aumentaron y se desarrollaron más los ornamentos litúrgicos empleados por el clero. Los obispos, sacerdotes y diáconos comenzaron a usar unos puños especiales o epimaniquias, diseñados para mantener las vestimentas en forma ordenada durante los oficios. En el momento de revestirse con estos puños litúrgicos, los clérigos rezan versículos de los salmos que les recuerdan que sus manos pertenecen a Dios.

También comenzó a usarse un cinturón para sujetar los ornamentos. Al colocarse el cinturón, los clérigos rezan salmos que les recuerdan que es Dios quien les da la fuerza para llevar a cabo su ministerio. Solamente los obispos y sacerdotes utilizan este cinturón litúrgico.

La túnica que llevan los diáconos, hipodiáconos y lectores también se llama stijarion. Probablemente tiene su origen en la misma túnica bautismal, sólo que de forma más ricamente elaborada. Los diáconos e hipodiáconos también llevan una estola llamada el orarion. Esta estola probablemente fue, en su forma original, un largo pedazo de género en que fueron escritas las letanías litúrgicas y otras oraciones. Esta vestimenta recibe su nombre del verbo orar. En los oficios litúrgicos hasta el día de hoy, el diácono levanta el orarion en gesto de rezar cuando entona las partes del oficio divino que le correspondan. El hipodiácono, en cambio, lleva su orarion atado por la espalda en forma de cruz.

Los sacerdotes además de la túnica bautismal blanca, de su estola pastoral, puños y cinturón, también llevan una túnica exterior grande llamada felonion o casulla. El felonion cubre toda su espalda, y por delante le cubre hasta la cintura. Esta vestimenta seguramente fue desarrollada en base del vestuario formal de la temprana era cristiana y, bajo la inspiración bíblica, llegó a identificarse con el llamado de la vocación sacerdotal. Al revestirse del felonion, el sacerdote reza las siguientes palabras del Salmo 132: “Tus sacerdotes, oh Señor, se revestirán de justicia, y los santos se regocijarán con alegría ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amen”.

Es probable que antiguamente los obispos también llevaran el felonion, y sobre él se colocaban el omoforion, la vestimenta que es emblema de su ministerio episcopal como pastor principal de la iglesia local. Sin embargo, cuando el imperio cristiano fue capturado por los Turcos en el siglo XV, a los obispos cristianos del oriente les fue confiado el poder civil sobre todos los cristianos bajo dominio turco. Entonces, debido a que el imperio cristiano ya no existía, los obispos adoptaron el uso de la insignia imperial y comenzaron a vestirse de la misma manera que antes lo habían hecho los gobernadores civiles cristianos. Utilizaron, entonces, la túnica imperial, el sakkos, y la corona imperial, la mitra. También comenzaron a pararse sobre el orlets (el águila; una pequeña alfombra con la imagen de un águila en ella) durante los oficios divinos y a llevar el báculo, que simbolizaba más su poder civil y seglar, que su ministerio pastoral. Fue también en este periodo que comenzó a usarse la palabra déspota al dirigirse uno a los obispos, palabra que significa soberano, un título para el poder temporal y no espiritual. Y los clérigos comenzaron a llevar pelo largo, también signo de gobierno terrenal en tiempos antiguos. En el siglo XVII, durante la reforma del Patriarca Nikon, estas mismas costumbres fueron adoptadas por la Iglesia Rusa para sus obispos.