Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo del Juicio final y de la abstención de la carne

15 Febrero 2015

 El día de publicar los resultados

“Venid, benditos de mi Padre,… Apartaos de mí, malditos,…”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

En el tercer domingo de la Preparación del Gran Ayuno ‘La Santa Cuaresma’, leemos el Evangelio del Domingo del Juicio y en él, Cristo da una imagen del día del Juicio Final, cuando Él venga en Su Gloria acompañado de los ángeles, para juzgar a toda persona y a toda la humanidad, desde el inicio de la creación y hasta el día de hoy.

La escena que el evangelio describe, con relación a este acontecimiento, es la congregación de toda la creación ante el Trono del Juicio, en donde será revelada la obra de cada persona en su vida sobre la tierra. Es un día decisivo con relación a la vida eterna del hombre y no la terrenal, pues ésta ya habría puesto, en aquel día, sus cargas definitivas. En este temible acontecimiento se llevará a cabo la publicación del resultado de las obras del hombre, las que establecerán el lugar en donde se radicaría, ¿Será, pues, de los benditos del Padre o estará lejos de Él?

Algunos piensan que Dios es un Juez duro, pues no tiene que apartar de Su Gracia a ninguno de los hombres, si realmente los ama. Y según esta creencia, todo hombre debe ser aceptado, ante Él, en el cielo. Pero el texto evangélico revela claramente que el hombre es quien aparta a si mismo de la vida eterna. El juicio es un especie de espejo, que revela la obra del hombre mismo en su vida, y estas obras determinarán la posición del hombre con relación a la vida eterna. El hombre en efecto es el dueño de la decisión, y el desempeño del Juez, no es sino el anuncio del resultado que obtuvo el hombre, y por consiguiente exhibir lo que él procuró lograr en su vida. Esto es exactamente lo que ocurre con nosotros en cuando obtendremos las notas después de rendir un examen escolar o universitario.

El criterio que el evangelio manifiesta, para que el hombre obtenga “buenos” resultados, es el amor, o mejor dicho la práctica del amor. El texto evangélico había hablado de diferentes maneras en la práctica del amor para que estas, inspiraran al hombre con relación a ellas. Mas el propósito de estos ejemplos, no abarca solamente la dádiva material, sea esta comida, bebida y ropaje, sino también el apoyo moral y la asistencia espiritual, así como lo indica la visita a los enfermos y presos.

La práctica del amor refleja exactamente cuanto procura cada uno de nosotros en hacerse uno con todos, no se retraerá, pues, para con si mismo, y tampoco para con sus dones y capacidades… mas bien se abrirá a los demás y compartirá con ellos lo que él posee de bien material y espiritual y compartirá con ellos lo que tienen de preocupaciones y necesidades. Así, el hombre se hace uno con la gran familia humana. La práctica del amor, en fin, significa una de dos cosas: la acción de “sembrar” o la acción de “arrancar” al hombre mismo de su participación en este cuerpo uno.

El criterio de practicar el amor y lo que lo sigue de “estado de afinidad” del hombre para con sus hermanos, es exactamente lo que Cristo indica en Su relato acerca del día del juicio. Pues Él Mismo, es uno para con “Sus hermanos pequeños”, y nos pide a nosotros de serlo también. Por lo tanto, nuestro afán de unirnos con los hermanos, por medio de la práctica del amor, conduce a que logremos la unión con Jesús Mismo.

Jesús utilizó esta imagen para llamar nuestra atención hacia aquel día en lo que serán anunciados los resultados de nuestras obras, de modo que quiera que seamos ahora despiertos y atentos a seguir el sendero que nos garantice el buen resultado. Mas la Iglesia había elegido leer este texto en este domingo, preparándose, en sí, para el Gran Ayuno. Pues si la Iglesia en este día, levanta la carne de sus mesas, el tema está ligado a la práctica del amor para con los demás, y ¡No para el ahorro en nuestras casas o una dieta para con nosotros mismos! La Iglesia nos convoca, en este modo a salir, de nuestro egoísmo e individualismo, hacia la inmensidad del encuentro con nuestro hermano y de cuidarlo de todo corazón. Compartir con nuestro prójimo nos traslada a compartir con Cristo en su Resurrección. ¡No hay otro camino! Aquel que lo sigue, escuchará la voz que dice: “Venid, benditos de mi Padre”, Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 3) 

Que se alegren los celestiales, y que se regocijen los terrenales, porque el Señor desplegó la fuerza de su brazo, pi­soteando la muerte con su muerte; y siendo el primogénito de entre los muertos, nos salvó de las entrañas del Hades y concedió al mundo la gran mise­ricordia. 

Kondakio del Juicio final (Tono 6)

¡Oh Dios! Cuando vengas con Gloria sobre la tierra; todo la creación tiembla ante Ti; el río de fuego corre atrayen­do los hombres ante el Estrado de Tu Juicio; los libros serán abiertos y los secretos revela­dos; entonces libérame del fuego inextinguible y cuéntame entre los digno de es­tar a Tu Diestra, ¡Oh Justo Juez!

 

Primera carta a los Corintios (8:8-9:2) 

Hermanos, Ciertamente, no es un alimento lo que no acerca a Dios: ni por dejar de comer somos menos, ni por co­mer somos más. Pero tengan cuidado que el uso de esta libertad no sea ocasión de caída para el débil. Si alguien te ve a ti, que sabes cómo se debe obrar, sentado a la mesa en un templo pagano, ¿no se sentirá autorizado, a causa de la debili­dad de su conciencia, a comer lo que ha sido sacrificado a los ídolos? Y así, tú, que tienes el debido conocimiento, haces pe­recer al débil, ¡ese hermano por el que murió Cristo! Pecando de esa manera contra sus hermanos e hiriendo su con­ciencia, que es débil, ustedes pecan con­tra Cristo. Por lo tanto, si un alimento es ocasión de caída para mi hermano, nunca probaré carne, a fin de evitar su caída. ¿Acaso yo no soy libre? ¿No soy Apóstol? ¿No he visto a Jesús, nuestro Señor? ¿No son ustedes mi obra en el Señor? Si para otros yo no soy Apóstol, lo soy al menos para ustedes, porque uste­des son el sello de mi apostolado en el Señor.

 

Santo Evangelio según San Mateo (25:31-46) 

Dijo el Señor: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me acogieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo y me visitaron; en la cárcel, y vinieron a verme”. Entonces los justos responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” Y el Rey les dirá: “En verdad les digo, que cuanto hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron”. Entonces dirá también a los de su  izquierda: “Apártense de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me acogieron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y en la cárcel, y no me visitaron”. Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y Él entonces les responderá: “En verdad les digo, que cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejaron de hacerlo”. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la Vida Eterna”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Onésimos

San Onésimo fue uno de los 70 apóstoles. En su juventud como servidor de Filemón, un cristiano de distinguido linaje que vivía en la ciudad de Colosa. Culpable de una ofensa contra su maestro y temiendo un castigo, Onésimo huyó a Roma pero allí fue puesto en prisión donde encontró a San Pablo quien lo bautizó y lo consideró su discípulo.

Estando en prisión San Onésimo sirvió a Pablo como si fuera su propio hijo. Sabiendo del problema que había tenido con Filemón decidió escribirle una carta llena de amor cristiano pidiéndole perdón y aconsejándole que recibiera a Onésimo nuevamente no ya como un esclavo sino como un hermano. San Onésimo fue a ver a Filemón llevando esta carta en sus manos privándolo a San Pablo de la gran ayuda que significaba para él la presencia de este discípulo.

Después de recibir la carta no solo San Filemón perdonó a Onésimo sino que además lo volvió a enviar a Roma para ayudar al Apóstol. San Filemón luego fue consagrado obispo de la ciudad de Gaza. Después de la muerte de San Pablo, San Onésimo sirvió a todos los apóstoles y fue ordenado obispo. Se recuerda que predicó el Evangelio en muchas tierras como España, Colosa y Patras. En su vejez, San Onésimo ocupó el trono de Obispo en Éfeso después de la muerte de Timoteo. Cuando llevaban a San Ignacio a Roma para ejecutarlo, Onésimo fue a verlo junto a otros cristianos como lo menciona San Ignacio en su carta a los Efesios.

Durante el reinado del Emperador Trajan (89-117) San Onésimo fue arrestado y mantenido en prisión por dieciocho días hasta que fue apedreado por mantener su fe en Cristo. Como no murió en ese momento se decidió que fuera decapitado. Una mujer de la ciudad de Puteoli donde ocurrió esto tomó el cuerpo del mártir y lo colocó en un ataúd de plata. Todo esto sucedió el año 109.

 

La edificación del templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos (6/7)

Por el Archimandrita Zacarías

Monasterio de San Juan Bautista en Essex, Inglaterra

Tomemos un ejemplo práctico: en caso de enfermedad, ¿qué hacemos? Abrimos un diálogo con el Señor: “Señor, sé que Tú eres bueno y todo lo bueno procede de Ti, y si Tú has permitido que esto me tocara a mí, tiene que ser por mi propio bien. Pero ayúdame a encontrar este entendimiento porque soy ciego. Ayúdame a aprender la humildad con el fin de adquirir Tu gracia, y Tu gracia cubrirá mi enfermedad, e incluso compensará mis defectos”. Si nos humillamos, a menudo puede ocurrir que no seamos sanados, pero recibiremos consuelo para superar nuestra enfermedad o cualquier otra dificultad, y esta es ya la victoria. Si en nuestra enfermedad nos sentimos felices por estar cubiertos con el consuelo incorruptible, esto es mejor que la vida. Así que siempre hemos de aprender a condenarnos a nosotros mismos pensado que, sobre todo, nos lo merecemos, y que tal vez Dios haya permitido que esto nos enseñe algo nuevo, que nos recuerde el camino humilde que debemos seguir. Tenemos que creer que es para nuestro bien, y aun cuando no lo veamos, podemos pedir a Dios que nos lo muestre. Pero Dios permanece bendito por los siglos (Cf. Job 1:21), como el Padre Sophrony solía enseñarnos. El hecho de que el Señor permanezca bendito, porque Él es bueno, es algo inmutable. Entonces, al guardar este pensamiento como un pilar firme, tenemos que girar en torno a él hasta lograr ver lo bueno de nuestra enfermedad. Y si no lo podemos ver, pero si nos humillamos, recibiremos beneficio.

Si meditamos sobre el camino del Señor, veremos cuánto sufrió y tomaremos conciencia de las cosas que son preciosas a Sus ojos. Esta es la razón por la cual el sufrimiento, con una buena conciencia delante del Señor, es decir, por amor a Su mandamiento, tiene una gran gloria, dice San Pedro (Cf. I Pe 2:20). Pero si nos humillamos, cualquier tipo de sufrimiento puede ser convertido, de acuerdo a Su mandamiento, en una fuente de gracia para nosotros, y por lo tanto, recibiremos la gloria.

Continúa la semana próxima

 

El Templo de la Iglesia

Por el Arcipreste Tomás Hopko

Los íconos II

El iconostasio o la pared de los iconos, en la Iglesia Ortodoxa, existe para mostrar nuestra unidad con Cristo, su madre y todos los ángeles y santos. La mesa del altar, que representa la mesa del banquete del Reino de Dios, se coloca detrás de las llamadas “puertas reales”, entre los iconos de la Virgen con el niño y el Cristo glorificado, que muestra que todo lo que nos sucede en la Iglesia pasa en la historia entre estas “dos venidas” de Cristo: entre su llegada como el Salvador nacido de María y Su venida al final de los tiempos como Rey y Juez.

Los iconos en las puertas reales son el testimonio de la presencia de la buena noticia de Cristo, el evangelio de la salvación. Los cuatro evangelistas que escribieron los evangelios aparecen allí, y con frecuencia también aparece un icono de la Anunciación, el primer anuncio del Evangelio en el mundo. (En griego, el evangelio es evangelion, los autores de los evangelios de la evangelistoi, y la anunciación es Evangelismos).

Sobre las puertas tenemos el icono de la Cena Mística de Cristo con sus discípulos, el icono del misterio central de la fe cristiana y de la unidad de la Iglesia en el mundo. Este es el testimonio visual de que nosotros también somos partícipes de la “cena de las bodas del Cordero” (Ap 19:9), que también nosotros somos bendecidos por Cristo “para comer y beber en mi mesa en mi reino” (Lc 22:30), la bendición de “comer pan en el reino de Dios” (Lc 14:15).

En y alrededor de las puertas centrales se encuentran los iconos de los santos. Las puertas diaconales en la primera fila (para los servidores del altar) por lo general tienen los iconos que muestran diáconos o ángeles, los siervos de Dios. La primera fila también tiene el icono de la persona o del evento en cuyo honor el templo ha sido dedicado, junto con otros santos o eventos prominentes. Dependiendo del tamaño del iconostasio, puede haber filas de iconos para los apóstoles, para las fiestas más importantes de la Iglesia, para los profetas y otras santas personas bendecidas por Dios, todo coronado en la parte superior por la cruz de Cristo.

En los últimos siglos el iconostasio, en la mayoría de las iglesias ortodoxas, ha sido adornado de todas las maneras posibles y se ha convertido virtualmente en una pared, que divide a los fieles del altar en vez de unirlos a él. En los últimos años esta realidad ha sido felizmente alterada en muchos lugares. El iconostasio, en muchos templos de la iglesia, da ahora el primer lugar a los iconos y se ha convertido una vez más, en un “soporte” de iconos más que en una partición.

Además del iconostasio, los templos de la iglesia ortodoxa a menudo tienen iconos o frescos en las paredes y en el techo. El “canon” del diseño de la Iglesia dice que el icono de Cristo el Todopoderoso (Pantocrator) debe estar en el centro del templo, y el icono de la Virgen con Cristo debe aparecer en el ábside del altar. Este último se llama la “imagen de la Iglesia”, ya que la misma María es el prototipo de toda la asamblea de los creyentes en quienes Cristo debe vivir. En la zona del altar también es tradición poner los iconos de los santos que compusieron la liturgia y los himnos de la Iglesia. Directamente detrás de la mesa del altar por lo general hay una imagen de Cristo en la gloria de su trono o transfigurado, o la resurrección, y, a veces ofreciendo los dones eucarísticos.