Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de todos los Santos

7 Junio 2015

La predicación de los Apóstoles es un testimonio más grande que las apariciones de Cristo

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

 Antes de Su Pasión, Cristo anunció a Sus discípulos que harían obras mayores de lo que Él había hecho: “el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y mayores aún” (Jn 14:12). Pero ¿Cuál es la naturaleza de estas obras? Cierto es que la Iglesia nada puede aumentar para con Cristo y Su Plenitud. Todo su poder y autoridad la Iglesia lo tiene de Él, pues Él es la cabeza del cuerpo. La obra a la cual se refiere es que el mensaje del Evangelio, la Buena Nueva, se extendería sobre la faz de la tierra mucho más que lo que el Salvador lo hizo durante Su Evangelización terrenal, aumentando el número de los unidos a Su Cuerpo, la Iglesia. Y en efecto, después de Pentecostés, los Apóstoles llevaron la Buena Nueva del Evangelio al mundo entero, y el libro de Hechos de los Apóstoles muestra como crecía la Iglesia por sus obras, aumentaba el número de los fieles de forma milagrosa. Por ejemplo, en el día de Pentecostés, después del sermón de Pedro se unieron a la Iglesia “unas tres mil personas” (Hch 2:41), y en otra vez muchos creyeron, hasta que “el número, contando sólo los hombres, llegó a unos cinco mil” (Hch 4:4). ¡Asombroso es, que la gente venga a la fe de este modo, sin que Cristo se les aparezca!

El cambio radical de los Apóstoles, de su vida anterior a la evangelización en Jesucristo, tuvo una gran impresión. Pues Pedro, él que negó a Cristo, anunció públicamente, ante la asamblea de los judíos y ante el mundo entero que: “A este Jesús, Dios le resucitó; de lo cual todos nosotros somos testigos” (Hch 2:32). Murió, después de ello, crucificado, anunciando la Resurrección. No la negó aún ante los gobernantes. No temió a los judíos, más bien inspiró a todos. En cuanto al Apóstol Pablo, el perseguidor de la Iglesia, se convirtió en el primer anunciador de la Buena Nueva. Después de haberse convertirse dice: “Y si Cristo no hubiese resucitado, vana sería nuestra predicación y vana sería vuestra fe” (I Cor 15:15-17).

Además de conducirse personalmente en el buen sendero, el regreso de los Apóstoles y la existencia de una comunidad creyente, la Iglesia, que predica y con mayor fuerza que antes, es una prueba decisiva de la Resurrección del Señor. Con la muerte del Pastor los discípulos se dispersaron, como lo dicen las Escrituras: “Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas...” (Mt 26:31). Pero al volverse a reunir, el aumento y el crecimiento de la Iglesia fue una evidencia que la obra no es obra de un muerto sino de un vivo. En el momento de la Crucifixión, los Apóstoles dejaron a Cristo y volvieron a sus prácticas habituales. Para ellos el mensaje llegó a su fin la tarde del viernes ante la Cruz. Efectivamente, los Apóstoles fueron atacados por la desesperación ante el juicio de Cristo y huyeron hasta que Cristo entró donde estaban los discípulos reunidos por temor a los judíos. Después de la Resurrección predicaron con entusiasmo y comenzaron a declarar públicamente como discípulos de Cristo y que Él había resucitado de entre los muertos, y murieron para afirmar la Resurrección: “Los Apóstoles daban testimonio de la Resurrección del Señor Jesús con gran poder” (Hch 4:33). La Resurrección ha sido el fundamento y centro de la predicación de los Apóstoles, a pesar de ser el más grade obstáculo, así como ocurrió con Pablo en el Areópago (Hch 17:32).

El ejemplo y las obras de los Apóstoles después de la Resurrección son una prueba más resplandeciente que las Apariciones de Cristo. Los milagros en Nombre de Cristo han sido más importantes que las apariciones, pues han hecho creer al mundo entero y no sólo a los discípulos. Cristo, pues, murió públicamente, pero resucitó y apareció sólo a los Suyos. El poder de la Resurrección se manifestó con la predicación de esta noticia sin que Cristo apareciera públicamente, más bien por la predicación de los Apóstoles solamente. Y a pesar de las diversas persecuciones y los ataques contra las enseñanzas de la Iglesia, el cristianismo y la Nueva de la Resurrección se expandieron con gran velocidad, y esto es imposible que se realizara con el poder de un muerto. Pero, por el poder de la Resurrección, los Apóstoles realizaron obras más grandes que las de Cristo; divulgaron, pues, la Buena Nueva y obraron los milagros con sólo invocar Su Nombre (Hch 3:6, 4: 10), o por el paso de sus sombras sobre los enfermos (Hch 5:15); la justificación de esto es que si Cristo no hubiese resucitado, no se hubieran hechos milagros como estos en Su Nombre. En síntesis, ¿Será posible resucitar a los muertos en el nombre de un muerto?, según la expresión de San Juan Crisóstomo.

A lo largo de su historia y hasta ahora, la Iglesia continúa dando testimonio de ello por medio de sus santos, no solo con las palabras y las intensiones, sino por la labor perseverante, el sacrificio, la oración, la búsqueda y la realización de la voluntad de Dios con toda su fuerza. La fiesta de todos los santos, que estamos celebrando hoy en nuestra Iglesia, nos hace recordar que la permanencia de la santidad sobre la faz de la tierra depende de nosotros, si creemos en que la santidad es derramada por Dios sobre Sus hijos por Su excesivo Amor a aquellos que en verdad Lo quieren. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 8)

Descendiste de las alturas, Compasivo, y aceptaste la sepultura por tres días, para liberarnos de las pasiones; ¡Oh Vida y Resurrección nuestra, gloria a Ti! 

Tropario de todos los Santos (Tono 4)

¡Oh Cristo Dios!, como de una púrpura, Tu Iglesia en el mundo entero, está revestida de la sangre de Tus Mártires; y por medio de ellos Te exclama diciendo: “¡Se Com­pasivo con Tu pueblo, concede la paz a Tu ciudad y otorga a nues­tras almas la gran misericordia!”

 

Kontakion de Todos los Santos (Tono 8)

Oh Señor y Creador de todo, como primicia de la naturaleza, el mundo Te ofrece a los mártires revestidos de la di­vinidad; pues por sus súplicas conserva a Tu Iglesia en la paz perfecta. Por las in­tercesiones de la Madre de Dios, ¡oh Mi­sericordiosísimo!

 

Carta a los Hebreos (11:33-12:2)

Hermanos, gracias a la fe, los Santos, conquistaron reinos, adminis­traron justi­cia, alcanzaron el cumplimiento de las promesas, cerraron las fauces de los leo­nes, extinguieron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada, su debili­dad se convirtió en vigor: fue­ron fuertes en la lucha y rechaza­ron los ataques de los extranjeros. Hubo mujeres que reco­braron con vida a sus muertos. Unos se dejaron torturar, renunciando a ser libe­rados, para obtener una mejor resurrec­ción. Otros sufrieron injurias y golpes, cadenas y cárceles. Fueron apedreados, destrozados y muertos por la espada. Andu­vieron errantes, cubiertos de pieles de ovejas y de cabras; desprovistos de todo, oprimidos y maltratados. Ya que el mundo no era digno de ellos, tuvieron que vagar por desiertos y montañas, re­fugiándose en cuevas y cavernas. Pero, aunque su fe los hizo merecedores de un testimonio tan valioso, ninguno de ellos entro en posesión de la promesa. Porque Dios nos tenía reservado algo mejor, y no quiso que ellos llegaran a la perfección sin nosotros. Por lo tanto, ya que estamos rodeados de una verdadera nube de tes­tigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado que siem­pre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús.

 

Santo Evangelio según San Mateo (10:32-33, 37-38 y 19:27-30)

Dijo el Señor a sus discípulos: “Por todo aquél que se declare por Mí ante los hombres, Yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos. El que ama a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí. El que no toma su cruz y me sigue detrás, no es digno de Mí”. Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo: “He aquí que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué recibiremos, pues?”. Jesús les dijo: “Yo les aseguro, que en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su Trono de gloria, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y todo aquél que haya dejado casa, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi Nombre, recibirá el ciento por uno y heredará vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A todos los Santos

El domingo posterior a Pentecostés es dedicado a la conmemoración de todos los Santos, tanto aquellos conocidos por nosotros como los solo conocidos por Dios. Siempre hemos tenido santos y proceden de todos los costados de la tierra. Algunos fueron apóstoles, otros Mártires, otros Profetas, otros Jerarcas, otros Monjes y otros Justos, pero todos fueron perfeccionados por el mismo Espíritu Santo.

El descenso del Espíritu Santo hace que para nosotros sea posible levantarnos sobre nuestro estado y obtener santidad siguiendo el mandato del Señor de “sed santos como yo soy santo” (Lev 11:44, I Pe 1:16, etc). Es por eso que el primer domingo después de Pentecostés celebramos las memorias de todos estos hombres y mujeres.

Tal vez el origen de esta fiesta sea primitivo, tal vez se la celebraba como el domingo de todos los mártires que incluía a todos los hombres y mujeres que habían dado testimonio de Cristo con sus vidas de virtud aun sin haber muerto por Él.

San Pedro de Damasco, en su “Cuarto estado de Contemplación” menciona que existen cinco categorías de santos: los Apóstoles, los Mártires, los Profetas, los Jerarcas y los Justos.

Los himnos para este día hablan de seis categorías: “Regocíjense, asamblea de Apóstoles, de Profetas del Señor, leal coro de Mártires, Jerarcas divinos, Padres Monjes y Justos…”.

Algunos santos son descriptos como “Confesores”, una categoría que no aparece en la lista anterior. Debido a que son similares en espíritu a los mártires, se los considera como partes de esta categoría. No llegaron a morir como los mártires pero confesaron con sus cuerpos su fe por Jesucristo y llegaron a casi ser ejecutados por su fe. San Máximo el Confesor es uno de ellos (21 de enero).

El orden de estos cinco tipos de santos parece estar basado en la importancia de la Iglesia. Los Apóstoles son mencionados primero debido a que fueron los primeros en predicar el Evangelio al mundo.

Los Mártires vinieron luego debido a su ejemplo de coraje en profesar su fe ante los enemigos y perseguidores de la Iglesia. Ellos propiciaron que otros siguieran su ejemplo y permanecieran firmes en la fe de Cristo hasta la muerte.

Pese a que cronológicamente llegaron primero, los Profetas son mencionados después de los mártires. Esto se debe a que en el Antiguo Testamento, los Profetas vieron solo las sombras de las cosas que iban a venir, mientras que los apóstoles y los mártires vivieron esto en propia carne.

Los santos Jerarcas forman la cuarta categoría: los líderes de sus rebaños enseñaron con palabras y ejemplos a seguir a Cristo. Los santos Justos son aquellos que alcanzaron la santidad de vida viviendo “en este mundo”. Los ejemplos alcanzan a Abraham y a Sara, a Job, a San Joaquín y a Santa Ana, a San José el novio y a muchos otros. Este rango también incluye a los santos Monjes quienes dejando el mundo decidieron vivir en monasterios o en cuevas. No odiaron el mundo sino que se dedicaron a la oración incesante y a luchar contra el poder del demonio. Pese a que hay gente que cree erróneamente que los monjes son improductivos, San Juan Clímaco dice ciertamente de ellos: “Los ángeles son una luz para los monjes y la vida monástica es una luz para todos los hombres”.

 La fiesta de todos los santos alcanzó gran importancia en el siglo IX, durante el reinado del Emperador Bizantino Leo VI el Sabio (886-911). Su esposa, la santa Emperatriz Theofanía (16 de diciembre) vivió en el mundo pero no estuvo unida a las cosas de este mundo. Fue una gran benefactora de los pobres y muy generosa con los Monasterios. Fue una verdadera madre que se ocupó de las viudas, los huérfanos y consoló a los oprimidos.

Aun antes de la muerte de Santa Theofanía (893) su esposo comenzó a construir una Iglesia, intentando dedicarla a ella, pero ella no lo quiso así. Este Emperador fue quien decretó que este domingo, el primero después de Pentecostés, fuera dedicado a todos los santos pensando que su esposa era una de estas justas y que Dios seguramente la honraría cuando la fiesta de todos los Santos fuera celebrada.

 

Encuentro Nacional de Mujeres Ortodoxas

VI ENAMOR

Del sábado 23 al lunes 25 de mayo en la provincia de Córdoba se realizó el VI Encuentro Nacional de Mujeres Ortodoxas. El sábado 23, las Damas Miróforas de la parroquia San Jorge en Córdoba recibieron a las participantes en el VIº ENAMOr. Unas 30 personas se dieron cita en la parroquia antes de trasladarse a la casa de retiro en Villa Allende, donde aprovecharon un retiro de 3 días trabajando sobre el lema: “Edificar el Templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”. La delegación de Tucumán tuvo a cargo la dinámica de integración y presentación de las participantes, luego Monseñor Siluan presentó el programa del encuentro, contemplando 6 temas, 3 debates, 2 talleres grupales, 4 actividades, además de los oficios diarios.

En este primer día, Monseñor Siluan trabajó los dos primeros capítulos del libro del Génesis, mientras que el Rev. P. Daniel Bedran habló de “los desafíos de la mujer en el día de hoy”. Por la tarde, se proyectó la película “La Fuente de las Mujeres”, seguida por un debate centrado en la temática y los protagonistas en relación con los temas debatidos durante el día. Ese día, las tucumanas realizaron en el oficio de las vísperas una reflexión sobre I Corintios 3:9-15 donde San Pablo aborda nuestro lema haciendo hincapié en que somos “cooperadores” en el trabajo de edificación sobre un mismo cimiento. Y trataron de hablar sobre cómo edificar junto a los demás y cómo asegurarse que la cosecha concuerde con la siembre, cuestiones que San Pablo ilumina en este texto. Además, hablaron sobre cuáles son nuestros cimientos y cómo construimos con otros.

En el oficio de las completas, las santiagueñas hicieron una reflexión sobre Filipenses 2:14-18 donde hablaron sobre cómo edificar implica muchas veces una lucha continua, consigo mismo o con los demás, bajo una doble luz: una luz que me ilumina en cuanto a la edificación del Templo de Dios en mí; y una luz que ilumina mi labor con los demás en la edificación del Templo de Dios. Y pensaron sobre cómo podemos mirar y nivelar para “arriba” y no para “abajo”, en función de la influencia que ejerce el entorno sobre nosotros.

El domingo 24, Monseñor Siluan celebró la Divina Liturgia en la que cantaron un coro compuesto de todas las parroquias. En su prédica, Monseñor explicó el texto del evangelio de San Juan 17: 1-13, hablando de la doble gestación, una en la ascensión de Cristo, y otra en función de nuestra unión en Cristo, y el camino que abrió Cristo por su redención a la humanidad. Luego, las participantes vivieron una “mañana de silencio”, sobre un texto centrado en “encarnar los dones de Cristo”, mañana de oración, de revisión personal y de confesión. Al finalizar la mañana, se realizó una puesta en común entre todas, en la que se habló de la “santificación de uno mismo”. Por la tarde, Monseñor Siluan trató el tercer capítulo del Génesis, mientras que el P. Daniel habló de los desafíos de la mujer en relación al versículo “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne” (Gen 2:24).

Después de la cena, todas presentaron las dinámicas del Fogón, en la que cada parroquia tuvo su participación centradas en el lema de cómo edificar el Templo de Dios. Luego compartieron un baile inspirado por la película, antes de repartir los souvenires que cada parroquia había preparado. En ese día, las juninenses reflexionaron sobre el texto de Santiago 1:19-27 y hablaron de algunas dificultades prácticas al tratar de vivir nuestro lema, como el enojo y la ira por un lado, la impureza y la maldad por otro lado, además de la hipocresía al escuchar la Palabra y no practicarla. Y propusieron un camino que necesitamos descubrir.

Por otro lado, las cordobesas, compartieron una reflexión en el oficio de las completas sobre el texto de los Hechos 20: 16-18; 28-36 en el que pusieron énfasis sobre la palabra clave del texto “Velar”, destacando que aquel que edifica quiere que su obra permanezca ya que todo se hizo con mucha dedicación. La reflexión trató de abordar estos dos aspectos: cómo edificar y cómo velar.

El lunes 25 de mayo, en el oficio de los matutinos, las porteñas realizaron una reflexión sobre el texto de Efesios 2: 1-10; 19-22 examinando cómo nuestra “transformación” ha sido el fruto de la obra de salvación de Dios, por un lado, y de nuestra edificación dentro de un Cuerpo y sobre una Piedra, por otro lado. En esta perspectiva, hablaron de los replanteos que nuestra incorporación al Cuerpo de Cristo implicaría en nuestro servicio.

Luego Monseñor Siluan presentó y trabajó dos textos del Metropolita Pablo de Alepo. En el primero, y en vistas de Pentecostés, se trabajó la interpretación de la oración del “Rey celestial, Paráclito, Espíritu de verdad…” dirigida al Espíritu Santo a partir del día de Pentecostés y hasta la Pascua de la Resurrección. En el segundo texto, trabajó el tema de los tres equilibrios espirituales en base a la interpretación del Salmo 125. A medio mañana, las participantes hicieron una devolución de todo el encuentro, para luego dar espacio a unas recomendaciones del Padre Daniel y la conclusión final del encuentro con Monseñor Siluan.

El cierre oficial del encuentro se dio con el almuerzo, sin embargo, muchas compartieron la tarde en espera de retomar el regreso a su provincia por colectivo o por avión. En todo el encuentro, se notó un tono de alegría y de hermandad entre todas las mujeres, y un deseo de profundizar los lazos entre ellas. Compromisos de servicio y de profundización de la fe en la vida diaria son los dos aportes mayores que se llevan del encuentro para compartir con sus hermanas trabajando en sus respectivas parroquias e invitar a nuevas para acercarse al servicio de la Iglesia y trabajar en la edificación del templo de Dios.

 

Ignacio IV (Hazim) Patriarca de Antioquia

La Santidad

¿Qué es la vida sin la santidad? ¿Qué puede ofrecer la Iglesia a sus hijos sino la santidad que otorga el único Santo? La Iglesia es la familia de los santos. Los santos, como la Iglesia, son esencia, presencia y existencia real en tiempo y lugar. La fe es convivir, compartir con los santos y gustar su vecindad, más aún, su cohesión. Los santos son la familia de Dios donde la paternidad es verdadera y la hermandad es cierta. ¡Quién no conoce a los santos, cómo puede lograr amarlos e imitar su ejemplo ya que son nuestros compañeros y guías hacia el Salvador! ¡Quién no conoce a los santos cómo puede conocer a la Iglesia y, más aún, qué puede saber sobre ella!