Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de Santa María de Egipto

29 Marzo 2015

El arrepentimiento de María

“Le condenarán a muerte… pero a los tres días resucitará”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

En el quinto domingo de la gran cuaresma conmemoramos a una gran arrepentida, Santa María de Egipto (+522), quien, desde sus doce años, ejerció la prostitución por un período de diecisiete años. Sin embargo, a lo desmedido de su pecado correspondió un arrepentimiento sin igual. El punto de su conversión fue su peregrinar de Alejandría a Jerusalén, para venerar la Santa Cruz del Señor. Providencialmente, María fue detenida en el umbral de la Iglesia de la Resurrección como si fuera a través de una mano invisible, cada vez que lo intentaba se veía imposibilitada de hacerlo, mientras que la gente entraba sin ningún inconveniente. Allí entendió que no se pueden mezclar esta intención santa con sus deseos pecaminosos y su conducta impropia. Pidió, pues, a la Madre de Dios su socorro, entró a la Iglesia, veneró la Santa Cruz, y, según su compromiso dado a la Virgen, se fue al desierto del Jordán y ahí estuvo cuarenta y siete años en soledad, rezando y ayunando.

¿Por qué la Iglesia, casi al fin de la cuaresma, nos presenta el ejemplo de tan gran prostituta para llamarnos a un arrepentimiento radical? Cabe aclarar que nada en la Biblia indica que la prostitución sea el mayor de los pecados. El orgullo lo es. Sin embargo, la actitud del pueblo del Antiguo Testamento asociando otros cultos al culto del Dios verdadero fue considerada como una actitud de prostitución. En este sentido, todo pecado transforma a quien lo comete en relapso prostituido, o sea un traidor de la comunión y de la relación con el único novio, con Dios.

En realidad, cada uno de nosotros es una María Egipcia, por cometer éste u otro pecado, y, a pesar de vivir en la Iglesia, tenemos muchos pecados que conocemos uno por uno. Es cierto que no tenemos que dejar el mundo, pero sí, dejar nuestros pecados. María tuvo un deseo carnal que no se satisfacía. No practicaba la prostitución por dinero alguno. Era cristiana desde su niñez, y en su alma se mezclaban su identidad cristiana y la desgracia de su conducta. Mientras estuvo en Egipto, no intentó dejar esta actitud esquizofrénica de su conducta, sino transformarse en peregrina en la Tierra Santa, dando su propio cuerpo a los peregrinos que viajaban con ella. No era consiente de su propia actitud ambivalente; la vivía. Después que su corazón fue conquistado por Jesús en la Iglesia de la Resurrección, jamás miró hacia sus pecados, nunca volvió a extraviarse ni a sucumbir en los pecados de su juventud. Desde entonces sus ojos miraron solamente al Señor. Luego, ella se volvió Su icono.

El ejemplo de esta mujer es muy didáctico y nos invita a reflexionar sobre algunas conclusiones. Una primera conclusión es que no hay pecado que no se pueda perdonar, ni pecador que no pueda arrepentirse, tampoco pecado alguno que sea mayor que la misericordia de Dios. Esta misericordia purifica de todo pecado a quien se confiesa sinceramente y se arrepiente. La misericordia de Dios incentiva al potencial del bien en nosotros y expulsa toda transgresión. Solo la luz del perdón persiste.

Una segunda conclusión es el valor de la determinación de dejar atrás el viejo hombre y vestirse del nuevo, de Cristo. El Señor es nuestra plenitud y llena nuestro ser. No hay que tener duda alguna, ni asociación con sus enemigos, tampoco permanecer en las tinieblas. Dudar en la misericordia de Dios, o vacilar en elegir entre la atracción del pecado y el rostro del Señor destruyen nuestro esfuerzo.

Una tercera conclusión es la aptitud de cambiar y redirigir las pasiones pecaminosas en pasiones santas. María cambió el fuego de la pasión por el fuego del amor divino. Lo importante es cambiar de preocupación: Dios es nuestra preocupación por excelencia, no las pasiones. Esto es posible si ardes por el amor divino, y cuando luchas espiritualmente con muchas derrotas hasta que triunfe la gracia en ti. La cuestión no se termina con decisiones repetitivas de tu voluntad. La conversión se realiza cuando estás convencido de que Jesús es todo para ti, y que Él merece todo sacrificio de tu parte, y que Él es la alegría. No te puedes convertir basado en meros conceptos, como el concepto de la castidad, de la humildad o del amor, pero sí, puedes elegir vivenciar la castidad como una nueva realidad en ti, como así también la humildad y el amor. El arrepentimiento no es únicamente una negación del mal, sino una redirección del potencial humano hacia el bien y una asimilación del poder vivificador de la gracia. Es un emprendimiento positivo y una recuperación de nuestras capacidades que estuvieron secuestradas y destruidas.

Tenemos ya pocos días para recibir a la Semana Santa. El domingo de los Ramos anuncia la entrada del Señor a Jerusalén, a la ciudad de la paz, la paz del alma, una paz sin complacencia con cualquier pecado, sea prostitución, mentira, robo o cólera. Si llegamos a Su luz, entonces la fiesta de la resurrección estará dentro de nosotros. En cambio, si insistimos en permanecer en nuestros pecados, la fiesta llegará pero sin la presencia de Cristo en nosotros. Bienaventurado, pues, quien pueda vivir como si cada día fuera la Pascua. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 1)

Cuando la piedra fue sellada por los judíos y tu purísimo Cuerpo fue custo­dia­do por los guardias resucitaste al ter­cer día,  oh Salvador, concediendo al mundo la vida, por lo tanto los poderes celestiales clamaron a Ti, oh Dador de Vida, gloria a tu resurrección, oh Cristo, gloria a tu reino, gloria a tu plan de salva­ción, oh único amante de la humanidad.

 

Tropario de Santa María (Tono 8) 

En ti, madre María, con firme precaución, fue preservada la ima­gen, porque llevaste la Cruz, se­guiste a Cristo, obraste y enseñaste en descuidar del cuerpo siendo pere­cedero, y de preocuparse de las cosas del alma, siendo inmortal. Por consiguiente se regocija tu alma, ¡Oh piadosa!, junto a los Ángeles.

Kondakio de Cuaresma (Tono 8)

Yo soy Tu siervo ¡Oh Madre de Dios! Te canto un himno de triunfo;  ¡Combatiente Defensora! Te doy Gracias, ¡Liberadora de los pesares! Y como posees un poder invencible, líbrame de todas las desventuras, para que pueda exclamarte: ¡Salve! ¡Oh Novia sin novio!”

 

Carta a los Hebreos (9:11-14) 

Hermanos, Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes futuros. Él, a través de una Morada más excelente y perfecta que la antigua, -no construida por manos humanas, es decir, no de este mundo creado-, entró de una vez por todas en el santuario, no por la sangre de chivos y terneros, sino por Su propia Sangre, obteniéndonos así una redención eterna. Porque si la sangre de chivos y toros y la ceniza de ternera, con que se rocía a los que están contaminados por el pecado, los santifica, obteniéndoles la pureza externa, ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por otra del Espíritu Eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para permitirnos tributar culto a Dios Viviente!

 

Santo Evangelio según San Marcos (10:32-45) 

En aquel tiempo, Jesús tomó a los Doce aparte y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: “He aquí que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, y se burlarán de Él, le escupirán, lo azotarán y lo matarán, y a los tres días resucitará”. Se acercaron a Él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que te pidamos”. Él les dijo: “¿Qué quieren que les conceda?” Ellos le respondieron: “Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Jesús les dijo: “No saben lo que piden. ¿Pueden beber la copa que Yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que Yo voy a ser bautizado?” Ellos dijeron: “Sí, podemos”. Jesús les dijo: “La copa que Yo voy a beber, sí, la beberán y también serán bautizados con el bautismo con el que Yo voy a ser bautizado; pero sentarse a mi diestra o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado”. Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándolos, les dijo: “Saben que los jefes de las naciones las señorean, y los grandes avasallan sobre ellas. Pero no ha de ser así entre ustedes, sino que el que quiera llegar a ser grande entre ustedes, será su servidor, y el que quiera ser primero entre ustedes, será esclavo de todos; porque tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida como rescate por muchos”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A Santa María de Egipto

 Santa María es un gran ejemplo del arrepentimiento, digno de contemplar y seguir estando en las proximidades de la Semana Santa. La biografía muestra a una joven rebelde ahogada en el libertinaje sin límites, que se convierte en una arrepentida también sin límites. La joven, María, era cristiana de nacimiento, que huyó de su familia y fue a Alejandría para vivir según sus deseos. Su biografía muestra que no se había separado, totalmente, de la Iglesia ya que, un día, se le ocurrió la idea de peregrinar a Jerusalén; su alma, era una mezcla de origen cristiano y conducta pagana.

Mientras estaba en Egipto, nunca pensó en lo que había decidido: peregrinaría a Tierra Santa y, vendiendo su cuerpo en el barco, pagaría el boleto y los gastos. En la Ciudad Santa, María marchó con la muchedumbre hacia la iglesia de la Resurrección. Al llegar al umbral, alguna fuerza le impidió entrar; trató una y otra vez pero no tuvo acceso. En aquel momento, comprendió que la impureza de su vida le estorbaba para besar la Santa Cruz mientras los fieles lo hacían. A la sazón, María oraba, con mucho llanto, a la Virgen y le prometía que, si pudiera entrar, abandonaría al mundo y a sus deseos.

Saliendo de aquélla Iglesia, se dirigió hacia el río del Jordán, se lavó en él  y más tarde tomó el cuerpo del Señor. Al día siguiente cruzó el río y vivió en el desierto durante 47 años sin ver a ninguna persona. Padecía el calor en el día y el frío en la noche; y comía lo que encontraba de las hierbas del desierto. María cambió el fuego de los deseos carnales en fuego del amor divino. Se devolvió en estatura de luz.

Muchos años después, a un anciano, llamado Zosimo, mientras andaba en el desierto para pasar la Gran Cuaresma, le pareció ver de lejos un fantasma de persona con cuerpo negro por el sol y cabello blanco, al darse cuenta que era un asceta, la siguió y cuando la alcanzó, ella le dijo que era mujer, y le pidió echarle su manto para que cubriera su desnudez.

Entonces ella le confesó toda su historia, le pidió al monje que le trajera los santos dones para comulgar. El día de su comunión fue el Gran Jueves Santo. Un año más tarde al volver nuevamente Zocimo para darle la comunión, la encontró tendida en el suelo, con el rostro hacia el oriente, y cerca de ella estas palabras grabadas en la arena: “Padre Zocimo, entierra el cuerpo de María miserable aquí. Morí el mismo día en que comulgué los dones místicos. Ore por mí”.

Desde que su corazón había quedado extasiado por el Señor, en la iglesia de la Resurrección, no volvió a ver la cara de sus pecados, y sus ojos ya pertenecían nada más a Jesús; se volvió  icono de Él. 

 

La oración y el ayuno durante Cuaresma

(Parte 1 de 2)

No hay Cuaresma sin ayuno. Aún aquellos que lo cumplen, desconocen su verdadero objetivo espiritual.

El ayuno o ausencia de alimento no es una práctica exclusivamente cristiana. Existió y existe todavía en otras religiones y aún fuera de la religión como, por ejemplo, en terapias particulares. En nuestros días se ayuna por diversas razones, hasta por motivos políticos.

Entonces, es importante discernir el contenido específicamente cristiano del ayuno, que nos es revelado en la interdependencia de dos acontecimientos bíblicos, uno al comienzo del Antiguo Testamento, el otro al principio del Nuevo. El primero es la “ruptura del ayuno” por Adán en el Paraíso: Él comió del fruto prohibido. Así se nos revela el primer pecado del hombre. El segundo es Cristo, el nuevo Adán, quien comienza ayunando. Adán fue tentado y sucumbió a la tentación;  Cristo fue tentado y venció esa tentación. La consecuencia de la debilidad de Adán fue la expulsión del Paraíso y la muerte; el fruto de la victoria de Cristo fue la destrucción de la muerte y nuestro retorno al Paraíso.

La Ortodoxia enseña que el pecado no es solamente la trasgresión de una regla sino la mutilación de la vida que Dios nos regaló. Por esta razón la historia del pecado se nos presenta en el acto de comer. El alimento es un medio de vida, lo que nos mantiene vivos. El término “vida” tiene un sentido biológico muy marcado pero para la Santa Escritura y la Tradición cristiana, vivir “sólo de pan” no es más que morir. Dios no creó la muerte; Él es el Dador de la Vida. Entonces, ¿cómo es que la vida se volvió mortal? De todo lo que existe, ¿por qué la muerte es la única certeza absoluta?

La Iglesia responde: porque el hombre rechazó la vida tal como Dios se la ofreció y prefirió una vida que depende no de Dios sino “sólo de pan”. No sólo desobedeció a Dios y fue castigado sino que transformó su relación con el mundo. A decir verdad, la creación le había sido dada por Dios como “alimento”, como medio de vida, pero la vida debía ser comunión con Dios, la vida tenía en Él su fin y su plenitud. En la Palabra de Dios estaba la Vida y la Vida era la Luz de los hombres (Jn 1:4).

El mundo y el alimento fueron creados como medios de comunión con Dios y sólo pueden dar la vida si son recibidos por amor a Dios. En sí mismo, el alimento no tiene vida y no puede darla. Sólo Dios tiene la Vida y es la Vida. En el alimento mismo es Dios -y no las calorías- el principio de vida.

Entonces, comer, estar vivo, conocer a Dios y estar en comunión con Él eran una sola y misma cosa. La insondable tragedia de Adán es que comió para sí mismo; más aún, comió “separado” de Dios, para ser independiente de Él. Y si lo hizo, es porque creyó que el alimento contenía la vida en sí mismo y que al comerlo, él sería como Dios y tendría la vida en sí mismo.

Dicho en otras palabras “puso su fe en el alimento”, mientras que el único objeto de fe, de confianza, de dependencia es Dios y sólo Él. El mundo y el alimento se volvieron su Dios, fuente y principio de su vida y él se volvió su esclavo. Adán, en hebreo, significa “el hombre”: es nuestro nombre, el nombre de todos.

El hombre todavía es Adán, esclavo del “alimento”. Puede fingir que cree en Dios pero Dios no es su vida, su alimento, lo que abarca toda su existencia. Puede fingir que recibe su vida de Dios pero no vive en Dios y por Dios. Su ciencia, su experiencia, su conciencia de sí mismo, todo ello está construido sobre el mismo principio: “sólo de pan”. Comemos para estar vivos pero no estamos vivos en Dios. Es el pecado de los pecados, el veredicto de muerte pegado a nuestra vida.

 Del Libro “La Gran Cuaresma” del Arcipreste Alexander Schmemman