Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de San Juan Clímaco

22 Marzo 2015

La misión de la Iglesia en una generación incrédula

“¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros?

¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traédmelo!”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

La presencia de la Iglesia en el mundo se parece, en gran parte, a la presencia de Cristo en la curación del muchacho con un espíritu malo (el pasaje del Evangelio que la Iglesia lee en éste cuarto domingo de la Gran Cuaresma).

En este pasaje, Jesús enfrentó varias categorías de pueblo: el muchacho con un espíritu malo; su padre incrédulo; la generación incrédula”, es decir la muchedumbre que corre hacia Él; los discípulos y al propio espíritu malo. A todos estos, Jesús hizo tangible la pre­sencia de Dios: sanando, rectificando, iniciando, guiando y ordenando a todos y a todo, según la situación y acorde a las personas involucradas. Su Preocupación fue poner las cosas en su justo lugar, guiar al pueblo hacia el camino correcto, desarraigar el mal y restringir su presencia. Su acción asumió una dimensión que abrazó ambos niveles, lo per­sonal y lo comunitario, y demostró la relación entre estos niveles. Su presencia, en todo nivel, proclamó la presencia salvífica del Reino de Dios. Su obra está en relacionar todo y todos a Su presencia e infundirlos de esta realidad.

Del mismo modo, la Iglesia es el lugar de la presencia de Cristo en el mundo. Ella con­tinúa Su obra. Por consiguiente, está llamada a dar testimonio de Su presencia y realizar Su obra. Actualmente, la Iglesia está cumpliendo esta misión, siguiéndole e imitando el ejemplo que Él mostró a sus discípulos, así como Él lo hizo en este incidente en el Evange­lio.

Para cumplir su misión, se requiere de la Iglesia, no preocuparse solamente de la santi­ficación de sus miembros. Siguiendo, pues, el ejemplo de Cristo como es visto aquí, cuando sanó al muchacho, así también como en el momento de Su Pasión Santa, la Iglesia está llamada a compartir el dolor y el sufrimiento del mundo. Está llamada a equilibrar entre ambas dimensiones de la vida espiritual. De un lado, ella tiene la obligación de mo­tivar a los fieles a asumir su responsabilidad con relación a su salvación, y por el otro lado, ella debe llamar a aquéllos maduros en su fe, a tomar la iniciativa y no sólo a contribuir en su propio bienestar, sino también por el bienestar de los demás.

Una forma de realizar esta misión es proporcionada por la exhortación de Jesús a orar y ayunar. Según san Siluan de Monte Athos (+1938), orar por los otros es una acción parecida a la oración de Jesús en el Getsemaní (Lc 22: 44). En realidad, la oración es el derramamiento de la propia sangre de uno, a favor de sus hermanos. En este contexto entonces, ayunar puede ser entendido como la participación física, de uno, del sufrimiento de otros, o mejor dicho, como la ofrenda de uno mismo y su contribución para su santificación. Cuando la oración y el ayuno son motivados y emprendidos en tal contexto, no cabe duda alguna que estos serán aceptados como “un suave aroma, sacrificio que Dios acepta con agrado” (Fil 4:18). Aceptando la ofrenda de la oración y ayuno de uno, Dios responderá y reme­diará la situación “incrédula” del mundo, y sanará aquéllos por quienes nosotros hemos estado orando y ayunando.

La Iglesia estará siempre sujetada a la traición ejercida contra ella por el mundo, pero siempre llama a seguir el ejemplo de Cristo, pasar por alto la persecución del mundo, la negligencia, el menosprecio y aún la ingratitud. Enfrentando a la incredulidad del mundo la conduce a llevar sobre sus hombros la carga de esta situación. Por medio de la paciencia y el amor que la Iglesia puede actualizar por la oración y el ayuno, ella conferirá la gracia sanadora de Dios.

Por consiguiente, en nuestra peregrinación hacia la Resurrección de Cristo, aceptando la exhortación de Jesús a permanecer en la fe y practicar la oración y el ayuno, tenemos la esperanza que nos sanaremos de la sordera, es decir de la incapacidad de oír la ense­ñanza de Jesús; y la mudez, es decir la incapacidad de articular nuestra gratitud y pro­clamar abiertamente nuestra propia experiencia: Le declaramos “Lo que existía desde el prin­cipio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos acerca de la Palabra de vida -pues la Vida se manifestó y nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella” (I Jn 1:1-2). Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 8)

Descendiste de las alturas, oh Piadoso, y aceptaste el entierro de tres días para librarnos de los sufrimientos. Vida y Resurrección nuestra, oh Señor: ¡Gloria a Ti!

Tropario de San Juan Clímaco (Tono 8) 

Con los arroyos de tus lágrimas, fructificaste el desierto infecundo, y con los suspiros desde los profundos, con tus esfuerzos, diste frutos cien veces más. Te has devenido en astro del universo, resplandeciendo por los milagros. ¡Oh nuestro piadoso padre Juan!, intercede pues, ante Cristo Dios, que salve nuestras almas.

Kondakio de Cuaresma (Tono 8)

 Yo soy Tu siervo ¡Oh Madre de Dios! Te canto un himno de triunfo;  ¡Combatiente Defensora! Te doy Gracias, ¡Liberadora de los pesares! Y como posees un poder invencible, líbrame de todas las desventuras, para que pueda exclamarte: ¡Salve! ¡Oh Novia sin novio!”

 

Carta a los Hebreos (6:13-20)

Hermanos, cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no teniendo a otro mayor por quien jurar, juró por sí mismo diciendo: Te colmaré de bendiciones y te multiplicaré sin medida. Y perseverando de esta manera, Abraham alcanzó la promesa. Pues los hombres juran por uno superior y entre ellos el juramento es la garantía que pone fin a toda discusión. Por eso Dios, queriendo mostrar más plenamente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de Su Decisión, interpuso el juramento, para que, mediante dos cosas inmutables por las cuales es imposible que Dios mienta, nos veamos poderosamente animados los que buscamos un refugio asiéndonos a la esperanza que se nos ofrece. Ésta que en ella nosotros tenemos como un ancla firme y segura de nuestra alma, que penetra hasta dentro del velo, allí mismo donde Jesús entró por nosotros, como precursor, convertido en Sumo Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.

 

Santo Evangelio según San Marcos (9:17-31)

En aquel tiempo, uno de entre la gente se acercó a Jesús y le dijo: “Maestro, te he traído a mi hijo que tiene un espíritu mudo y, dondequiera que se apodera de él, lo derriba, le hace echar espumarajos, rechinar los dientes y lo deja rígido. He dicho a tus discípulos que lo expulsaran, pero no han podido”. Él le respondió y dijo: “¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo habré de soportarlos? ¡Tráiganmelo!” Y se lo trajeron. Apenas el espíritu vio a Jesús, agitó violentamente al muchacho y, cayendo en tierra, se revolcaba echando espumarajos. Entonces Él preguntó a su padre: “¿Cuánto tiempo hace que le viene sucediendo esto?” Le dijo: “Desde niño. Y muchas veces lo ha arrojado al fuego y al agua para acabar con él; pero, si algo puedes, compadécete de nosotros y ayúdanos”. Jesús le dijo: “Si puedes creer, todo es posible para quien cree”. Al instante, gritó el padre del muchacho: “¡Creo, ayuda a mi poca fe!” Viendo Jesús que se agolpaba la gente, increpó al espíritu inmundo diciéndole: “Espíritu sordo y mudo, Yo te lo mando: sal y no entres más en él”. Y el espíritu salió dando gritos y agitándolo con violencia. El muchacho quedó como muerto, hasta el punto de que muchos decían que había muerto. Pero Jesús, tomándolo de la mano, lo levantó y él se puso de pie. Cuando Jesús entró en casa, le preguntaban en privado sus discípulos: “¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?” Les dijo: “Esta clase con nada puede ser arrojada sino con oración y ayuno”. Y saliendo de allí, iban por Galilea; Él no quería que nadie lo supiera, porque iba enseñando a sus discípulos y les decía: “El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; lo matarán, y a los tres días de haber muerto resucitará”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Juan Clímaco

Durante el siglo VI, el Monte Sinaí se encontraba lleno de monjes que vivían en monasterios y cuevas, siguiendo la regla de san Basilio y la legislación de Justiniano. Entre todos ellos brilló con luz propia el monje Juan, apodado “Clímaco”. Son muy escasos los datos que tenemos sobre la vida de San Juan, quien fue abad del Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí hacia fines del siglo VI y principios del VII. La fuente de información más valiosa es la breve biografía escrita por el monje Daniel, del Monasterio de Raitu. Si bien Daniel afirma no saber con certeza dónde nació y creció, algunos sostienen que lo hizo en Antioquía, ciudad en la que habría vivido hasta la edad de dieciséis años. Fue entonces cuando ingresó al monasterio ubicado sobre el monte Sinaí “pretendiendo con esto que hasta el mismo nombre y condición del lugar visible despertase su corazón, llevase sus ojos a la contemplación del Dios invisible y le convidase a ir hacia él”, según palabras del monje de Raitu. A pesar de su juventud, Juan había recibido antes de ingresar al monasterio una importante formación “en las ciencias seculares”. La formación del postulante estuvo a cargo del abad Martirius, quien le confirió la tonsura monástica a los veinte años. Luego Juan continuó bajo la guía de su maestro durante quince años. Entonces, al morir el abad, pasó a la vida solitaria en una gruta del propio monte Sinaí. Daniel afirma que comía poco; que venció la avaricia “porque contentándose con lo poco, no tenía necesidad de codiciar lo mucho”; y que con sus ejercicios de piedad y con la memoria de la muerte dejó atrás la pereza. Además, dice que había recibido el “don de las lágrimas”. Se apartaba a un “refugio secreto, una cueva en la ladera de una montaña, donde nadie lo podía ver u oír, y allí elevaba su voz al cielo con tan grandes gemidos, suspiros y clamores como quien recibiera el cauterio del fuego y otras curas del mismo estilo”. Su primer discípulo fue un monje llamado Moisés. Con el paso del tiempo muchos otros comenzaron a acercársele buscando en él un guía espiritual.

Siendo Juan muy mayor, los monjes del Sinaí le solicitaron que tomara a su cargo el monasterio. Él se resistió, pero era tal la determinación de los monjes que tuvo que ceder al pedido. Siendo abad del Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí redactó su Santa Escala, en respuesta a una solicitud de su colega el abad Juan del Monasterio de Raitu. Esta obra, que alcanzaría gran trascendencia durante la Edad Media, le valió el apodo de “Clímaco” (“Climax” en griego significa “escalera”). Al sentir que su muerte se acercaba, Juan dejó el cargo de abad a su hermano Jorge y volvió a su vida solitaria. La fecha de su muerte, al igual que la de su nacimiento, no se sabe con precisión.

En su pensamiento ejercieron especial influencia Gregorio Nacianceno y el pseudo Dionisio. Pero su primera fuente es la experiencia como monje y asceta. Su Santa Escala es justamente una guía para recorrer el camino interior hacia Dios. El asceta reconoce que alcanzar su meta (desligarse del mundo y unirse a Dios) no depende sólo de él, por ello se educa en la humildad sometiendo su voluntad a la guía espiritual.

La Santa Escala consta de treinta escalones. Los primeros veintitrés están referidos a la lucha contra los vicios, los siete restantes a la adquisición de las virtudes. Al pastor dedica Juan la parte final de su obra. Allí afirma que el verdadero pastor no guía por conocimientos recibidos desde afuera sino en base a una iluminación interior por la que conoce a Dios. El verdadero pastor, que recibe su sabiduría de Dios, es capaz de guiar no sólo a las ovejas dóciles y obedientes sino también a las incultas y desobedientes. El prototipo del buen pastor no es otro que el propio Jesucristo.

 

Retiro del clero diocesano

Del 10 al 12 de marzo, el clero de nuestra Iglesia junto a Monseñor Siluan compartió tres días de retiro espiritual en la ciudad de Córdoba. Además de las oraciones diarias, las reflexiones bíblicas a cargo del clero, y las confesiones, hubo charlas en las cuales se trabajaron distintos aspectos del lema para este año: “Edificar el templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”. A través de seis documentos traducidos cuyo contenido abordaba el lema en forma teórica y práctica: a) La mirada de Dios y la mirada del hombre (Salmo 120), y b) Las ascensiones del corazón (Salmo 83) por el Metropolita Pablo de Alepo; c) La oración en un mundo secularizado, por el Padre Dumitru Stalinoae; d) La lucha espiritual en el mundo contemporáneo, e) El camino del arrepentimiento; y f) Simbolismo y belleza en la oración de la Iglesia Ortodoxa, por el Metropolita Kallitos (Ware) de Diokleia.

Por otro lado, se trabajó en vistas a los encuentros arquidiocesanos, aspectos litúrgicos, pastorales y administrativos, además de compartir experiencias de trabajo del año pasado, y proyectos en curso para este año.

 

Visita pastoral a Córdoba

Durante su visita a Córdoba del 9 al 16 de marzo pasado, Monseñor Siluan tuvo una reunión de trabajo con los integrantes del Centro Ortodoxo antes de compartir la cena con ellos. Además se reunió con los otros integrantes de la parroquia: a) con las Damas Miróforas, con quienes elaboró una dinámica en torno al lema del año –“Edificar el templo de Dios en nosotros”; b) con los grupos juveniles, con quienes trabajó el Salmo 120; y c) con los catequistas con quienes realizó una dinámica en torno a la prédica en el Nuevo Testamento.

Por otro lado, celebró en la parroquia, junto al Rev. Padre Daniel, el oficio del tercer Akathisto, al final del cual habló sobre el “encuentro con la Madre de Dios”, el oficio de las vísperas y la divina liturgia dominical en la festividad de la adoración de la Santa Cruz. En su homilía, Monseñor explicó el evangelio dominical poniendo énfasis en las dos maderas de la cruz, la horizontal que prefigura nuestra dimensión humana, y la vertical que prefigura nuestra elevación de todo lo humano a Dios. Al final de la liturgia, compartió un ágape el salón de actos.

Durante su estadía, Monseñor Siluan visitó el nivel secundario del Colegio San Jorge, se reunió con la Comisión de Educación, la representante legal y los directivos del Colegio, y participó del primer acto en conmemoración de las Bodas de Plata del Nivel Secundario. En dicha oportunidad, Monseñor habló del “barco vivo” de la historia que tiene tres votos: el de la fe, el de la esperanza y el del amor.

 “Con gozo entremos y comencemos el ayuno…

No estemos tristes…

Alegrémonos en este tiempo de abstinencia;

Resplandezcamos con el brillo de los santos mandamientos…

Toda vida mortal no es más que un solo día, como se nos dice,

Pero para aquellos que trabajan con amor,

Hay cuarenta días en el ayuno;

Conservémoslos con gozo”.

Del libro del Triodion (Libro litúrgico de Cuaresma de la Iglesia Ortodoxa)