Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de San Gregorio Palamás

8 Marzo 2015

Los tres pilares de la vida cristiana

“Viendo Jesús la fe de ellos…”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

Los cristianos tienen actitudes diferentes con relación a su asistencia a la Iglesia. La evidencia de esta realidad podemos verla en el pasaje del Evangelio que relata la curación del hombre paralítico. De hecho, se agolparon tantos alrededor de Jesús, de modo tal que no cabía más gente. Pero ¿cómo se dispusieron para con Jesús mientras Él estaba predicando? Al parecer, ninguno de los presentes mostró una actitud que atrajera la atención y simpatía de Jesús. Sólo aquéllos que no estaban presentes al principio y vinieron después con el hombre paralítico, pudieron llamar su atención para asombro de todos.           

Estas personas estaban buscando a Jesús y vinieron a verlo expresamente. Trajeron a un paralítico llevado por cuatro personas. Más aún, hicieron lo inconcebible para lograr su propósito. Quitaron el tejado y abrieron el techo, y a través de la abertura descolgaron al paralítico ante Jesús. El referirnos a estas acciones, de hecho, tiene un objetivo: Poner énfasis sobre la unicidad de mente y  la disposición en llevar una solicitud ante Jesús. Es una realidad que refleja y resalta la fe profunda en Jesús y, al mismo tiempo, la compasión verdadera hacia los hermanos.

También podemos notar que, aunque ellos no pudieran expresar su solicitud, sus esfuerzos fueron reconocidos como una solicitud. Su actitud fue una oración silenciosa y una ofrenda honorable y sincera a favor y en nombre del paralítico. Ciertamente esta fue su oración común y colectiva, una oración muy ferviente aunque silenciosa, que los fortaleció en su intento. Acaso Jesús no dijo: Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18:20), y en otra parte: “Y todo cuanto pidan con fe en la oración, lo recibirán” (Mt 21:22).

¿Qué otra cosa los incitaría a soportar todos estos esfuerzos si no fueran, en primer lugar, conmovidos por la fe en Jesús? De hecho, es la “fe que actúa por la caridad” (Gál 5:6), como dice el Apóstol, ésa es una fe que no se basa en el mero hablar, sino una fe que está materializada en obras que revelan la disposición real del corazón del hombre y la determinación de su voluntad. En otro nivel, fue su compasión hacia su hermano que los motivó en el intento. Ellos no ahorraron ningún esfuerzo físico para alcanzar su propósito. La compasión es el acto de dar prioridad a la causa de mis hermanos a costa de mi propia causa, como un logro de la exhortación del Señor: “Y amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 19:19).

Extendiendo al paralítico ante Jesús, su acción alcanzó su culminación. Ellos habían hecho todo lo posible dentro del alcance humano. Aparentemente, el ‘callejón’ de sus esfuerzos vino a ser punto de partida de la intervención de Dios. Cuando estos tres - la oración común, la fe y la compasión - se encuentran juntas, allí entonces el camino está ampliamente abierto hacia la intervención de Dios. De algún modo, ellos tenían como requisito previo la disposición, que incitó a Dios para responder a su solicitud.

La asistencia en la Iglesia tiene, de hecho, un propósito: presentarnos ante Jesús con la expectativa de ser sanados de nuestra ‘parálisis’. La gran cuaresma es el tiempo dado a nosotros para comprender y confesar la parálisis de nuestra voluntad, la inestabilidad de nuestra determinación, la esterilidad de nuestra oración, la indiferencia en nuestro amor mutuo y la falta de nuestra fe. Para corregir esta situación, uno debe, seriamente, considerar  su actitud en asistir  a la Iglesia, y si descubre que es un ‘paralítico’ (como lo es cada uno de nosotros), entonces podemos, confiadamente, encomendarnos a nosotros mismos y toda nuestra vida a la oración de toda la Iglesia, para llevarnos y extendernos ante Jesús, a la espera de Su Orden: “A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”. Amén. 

 

Tropario de la Resurrección (Tono 6)

Los poderes celestiales aparecieron sobre tu Sepulcro; los guardias quedaron como muertos; María se plantó en el Se­pulcro buscando tu Cuerpo purísimo: sometiste al Hades sin ser tentado por él; y encontraste a la Virgen, otorgando la vida. ¡Oh Resucitado de entre los muer­-tos, Señor, gloria a Ti!

Tropario de San Gregorio Palamás (Tono 8)

¡Oh Astro de la Ortodoxia, fir­meza de la Iglesia y su maestro; hermo­sura de los ascetas y su adorno, el irrefutable campeón de los teólogos, Gregorio el mila­groso, orgu­llo de Tesalónica y predi­cador de la Gracia! Intercede, sin cesar, por la salvación de nuestras almas.

Kondakio de Cuaresma (Tono 8)

Yo soy Tu siervo ¡Oh Madre de Dios! Te canto un himno de triunfo;  ¡Combatiente Defensora! Te doy Gracias, ¡Liberadora de los pesares! Y como posees un poder invencible, líbrame de todas las desventuras, para que pueda exclamarte: ¡Salve! ¡Oh Novia sin novio!”

 

Carta a los Hebreos (1:10-2:3) 

Hermanos, también -al Hijo- le dice: “Tú, Señor, al principio fundaste la tierra, y el cielo es obra de tus manos. Ellos des­aparecerán, pero tú permaneces. Todos se gastarán como un vestido y los enrollarás como un manto: serán como un vestido que se cambia. Pero tú eres siempre el mismo, y tus años no tendrán fin”. ¿Y a cuál de los ángeles dijo jamás: “Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies”? ¿Acaso no son todos ellos espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de los que van a heredar la salvación? Por eso, nosotros debemos prestar más atención a lo que hemos escuchado, no sea que marchemos a la deriva. Porque si la Palabra promulgada por medio de los ángeles tuvo plena vigencia, a tal punto que toda transgresión y desobediencia recibió su justa retribución, ¿cómo nos libraremos nosotros, si rehusamos seme­jante salvación? Esta salvación, anun­ciada en primer lugar por el Señor, nos fue luego confirmada por todos aquellos que la habían oído anunciar.

 

Santo Evangelio según San Marcos (2:1-12)

En aquel tiempo, Jesús Entró de nuevo en Cafarnaúm; al poco tiempo, había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tan­tos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y Él les anunciaba la Palabra. Y Le vinieron a traer a un pa­ralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo en­cima de donde Él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descol­garon la camilla donde yacía el para­lítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: “Hijo, tus pe­cados te son perdona­dos”. Estaban allí sentados algunos escri­bas que pensa­ban en sus cora­zones: “¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?”. Pero al instante, cono­ciendo Jesús en Su Espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dijo: “¿Por qué piensan así en sus corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: ‘Tus peca­dos te son perdo­nados’, o decir: ‘Le­vántate, toma tu camilla y anda’? Pues para que sepan que el Hijo del Hombre tiene en la tie­rra poder de perdonar pecados -dice al paralítico-: ‘A ti te digo, le­vántate, toma tu camilla y vete a tu casa’”. Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que to­dos quedaban  asombrados y glorificaban a Dios diciendo: “Jamás vi­mos cosa parecida”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Gregorio Palamás

El término “Palamás” etimológicamente significa “vigilante”. San Gregorio vivió en los fines del Imperio Romano. Era estudiante cuando a los 20 años decidió ir a vivir al Monte Athos. Allí buscó tener la paz del corazón. Y en nuestra Iglesia tenemos una forma de orar muy simple pero eficaz: consiste en invocar el nombre de Jesús: “Señor Jesús, ten piedad de mi, pecador”. La paz que buscaba se vio turbada por un filósofo calabrés que quería hacerlo hereje. Gregorio supo mantenerse en su sitio y defendió con elegancia y con fina inteligencia a los monjes del Athos. Su experiencia espiritual se fundamenta en una teología que distingue en Dios la parte de inaccesible (la esencia) y la parte participativa (las energías). A todo esto le siguieron controversias por muchos sitios y ambientes cristianos. Pero, después de muchos años de controversias y de luchas, la doctrina de Gregorio la adoptó oficialmente la iglesia Ortodoxa. Barlaam exageró en venerar a los filósofos al grado de considerarlos iguales a los apóstoles; él identificaba la sabiduría divina con la mundana; para él, ambos, tienen el mismo objetivo, esto es, encontrar la verdad, ya que mientras la verdad fue otorgada a los apóstoles por la revelación, a nosotros se nos da por el estudio y la investigación. San Gregorio Palamás rechazó rotundamente esta identificación entre las dos sabidurías apoyándose en las palabras de san Pablo: “Como el mundo mediante su propia sabiduría no conoció a Dios en su divina Sabiduría, quiso Dios salvar a los creyentes mediante la necedad de la predicación” (I Cor 1:21); pues mientras el rango de la filosofía es conocer la creación, el de la fe es el conocimiento de Dios. El hombre, según Barlaam, es materia (cuerpo) y espíritu, que son elementos independientes pegados frágilmente; un día serán separados de modo definitivo, y antes de que este enlace sea disuelto, es imposible conocer a Dios. En cambio, Palamás enfatizaba que el ser humano es una unión absoluta de cuerpo y alma, y Dios se ha revelado a esta unión. La esencia de Dios es incomprensible a los hombres, sea en esta vida o en la venidera, mientras sí, es alcanzable a nuestro ser el conocimiento de Dios por la Gracia. Barlaam decía: la iluminación que se llevó a cabo en el monte Tabor, durante la Transfiguración del Salvador, y todas las demás iluminaciones efectuadas en este mundo y perceptibles a nuestros sentidos, son luces creadas o ilusión, mientras que el conocimiento supera los sentidos. Palamás le contestó: La divina Luz es increada y eterna, y nosotros los hombres, tal como somos en nuestra limitación, hemos sido dignos de participar en esta Luz por la divina Gracia. La oración, según Barlaam, es una práctica ajena al cuerpo, y pertenece únicamente al alma; así que la óptima oración es efectuada cuando la mente abandona el cuerpo. Mientras la cristiana visión, la de Palamás, defendía el cuerpo como morada de la divina Luz: “No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo” (1 Cor 7: 19). Lo que buscan los cristianos no es librarse del cuerpo sino de “las obras de la carne”. Los escritos de Palamás eran fruto de todo lo que había vivido y experimentado, en cambio, la ideología de Barlaam, resultado de un estudio racional, cuyo rango seguramente no es lo divino. La Iglesia conserva la memoria de san Gregorio Palamás en el segundo domingo de la cuaresma, enfatizando que la vida virtuosa, la oración sencilla, la humilde postración y la purificación de los sentidos, son la puerta que abrimos para que la Gracia de Dios ilumine nuestra noche racional. Debido a sus dotes intelectuales, a su santidad y a su estilo de vida evangélica, lo nombraron obispo de Tesalónica. Desarrolló una gran labor apostólica en su diócesis, en la que ya había estado san Pablo predicando al Cristo resucitado. Su espiritualidad tiene plena actualidad entre nosotros. San Gregorio murió santamente en el año 1360.

 

El Templo de la Iglesia

Por el Arcipreste Tomás Hopko

La Cruz

También sobre la mesa del altar se encuentra una pequeña cruz de mano utilizada para la bendición y la veneración de los fieles. La cruz, como símbolo, se usa en todos los utencillos de la iglesia: en los vasos sagrados, las mesas y los ornamentos.

La cruz es el símbolo central de los cristianos, no sólo como el instrumento de la salvación del mundo por Cristo crucificado, sino también como el testimonio constante del hecho que los hombres no pueden ser cristianos a menos que no vivan con la cruz como el contenido mismo de su vida en este mundo. “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mc 8:34).

Por estas razones, los cristianos hacen sobre ellos mismos la señal de la cruz. Los ortodoxos juntan sus dos primeros dedos y el pulgar para formar la señal del Dios trino y se persignan desde la cabeza hasta el pecho, y de hombro a hombro de derecha a izquierda. Este único y universal símbolo demuestra que la cruz es la inspiración, el poder y, de hecho, el contenido mismo de nuestras vidas como cristianos, y que la mente, el corazón y las fuerzas del hombre deben ser dados al amor por Dios y los hombre.

 

Bendición del año escolar

Al iniciar un nuevo año escolar, queremos compartir con ustedes la oración de bendición de clases: “¡Señor!, Dios nuestro, Tú que eres la Inteligencia Mayor, la Sabiduría Sublime, Fuente de todo Don perfecto y Distribuidor de la Gracia; extiende, Tú Mismo, Tu Fuerte Diestra, bendice a Tus siervos y vierte sobre ellos Tus abundantes Dones, para iniciar este año lectivo con gozo y alegría, en su búsqueda del saber y del conocimiento, así como de Tu Verdad; enviándoles Tu Espíritu Consolador para acompañarlos, conservando en ellos el Espíritu de la verdad, la sabiduría, la comprensión y el temor de Dios. A Ti suplicamos, Rey Celestial, permíteles llegar a terminar este año lectivo, sin cansancio y con éxito, siendo recompensados por sus estudios; bendícelos junto a sus padres y maestros que velan por ellos. Por el poder de Tu Honorabilísima Vivificadora Cruz y por las intercesiones de la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen María, y de todos los Santos. Amén”. ¡Que el Señor bendiga los esfuerzos y la labor de cada uno, tanto en la enseñanza como en el aprendizaje!

 

La Oración de Cuaresma

A continuación podrán leer la oración de San Efrén, un diácono de Siria del año 306. Conocido en la Iglesia como el “Arpa del Espíritu Santo” compuso innumerables himnos que hasta el día de hoy utilizamos en nuestra liturgia. Una de estas oraciones compuestas por él es precisamente la que recitamos todos los días de cuaresma. En ella se enumeran todos los elementos positivos y negativos del arrepentimiento y constituye una especie de “lista” que debemos analizar cada día de nuestro esfuerzo durante la Cuaresma.

Luego de cada una de las peticiones (que son tres en total) acostumbramos hacer una postración. Quiera Dios que esta oración nos acompañe todos los días que restan a este largo y hermoso camino de arrepentimiento: “Señor y soberano de mi vida, líbrame del espíritu de ociosidad, desaliento, vanagloria y habladuría; Y concédeme a mí, tu siervo pecador, el espíritu de castidad, humildad paciencia y amor. Sí, Rey mío y Dios mío, concédeme conocer mis faltas y no juzgar a mis hermanos; porque eres bendito, por los siglos de los siglos. Amén”.

 

Los alimentos para Cuaresma

Unos fieles preguntaron al anciano padre: “¿Padre, cuáles alimentos se nos permiten comer en Cuaresma, y cuáles, no?”. Él comprendió que su  interés se dirigía hacia el tipo de alimento común y descuidaba el ayuno que sobrepasa los alimentos de vigilia, esto es, el espíritu del ayuno. Así que les contestó: la Iglesia recomienda, en este tiempo, comer tres tipos de alimento que Jesús mencionó en su Evangelio: en primer lugar “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4:4). Este es el primer alimento: dedicarnos a leer lo escrito en la Biblia con anhelo. En segundo lugar “mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra” (Jn 4:34). Este segundo alimento lo comió el mismo Jesús. Por último “mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida, el que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.” (Jn 6: 55). El tercer tipo de alimento se encuentra en reunirnos como familia para comulgar a Aquel de quien hemos leído en la Biblia y tratado de obrar su voluntad.