Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de Ramos – La entrada triunfal a Jerusalén

5 Abril 2015

El fin que se aproxima

“Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

Entre Betania y Jerusalén, y en el intervalo que separa la resurrección de Lázaro y la pasión de Jesús, se puede obser­var un gran contraste. Aquí se descubre una multitud de reacciones, conductas e intenciones. Si se emprende un esfuerzo para separar estos elementos, indudablemente, revelarán una variedad de categorías en la recepción de los hombres con relación a Jesús, al cumplir su obra de salvación en Jerusalén. Según lo relatado en el Evangelio del domingo de Ramos, ¿Cómo recibieron a Jesús los hombres?

En Betania, Simón, el leproso, ofreció la cena (Mt 26:6); Lázaro participó de la misma y su presencia fue  una ‘señal’ de la victoria de Cristo sobre la muerte; Marta sirvió la mesa; María ofreció el “perfume muy caro” y lavó los pies de Jesús con sus cabellos; Judas consideró traicionar a Jesús y condenó la acción de María; allí también a la entrada de Jerusalén, los discípulos pusieron sus mantos sobre el pequeño burro (Mt 21:6) y mostraron confusión y falta de conocimiento; la gente, muy numerosa, extendió sus mantos por el camino (Mt 21:8) y las ramas de los árboles de palma, y gritaron la alabanza triunfal; los Sumos Sacerdotes deliberaron conspirando para matar a Jesús y también a Lázaro.

Poniendo en orden esta diversidad de elementos contradictorios, uno es conducido a un entendimiento más profundo del espíritu de los eventos que vemos. A pesar de las luminosas y “festivas” recepciones de Jesús -la del sábado en Betania y la del domingo en Jerusalén- una anticipación de la pasión de Cristo, del sacrificio voluntario y de su muerte salvadora, está introduciéndose. Una indicación de los próximos acontecimientos, en realidad, es discernible. No teniendo en cuenta la intención de María, su acción de derramar el ungüento es elogiada por Jesús como evidencia de su propia victoria sobre la muerte, más aún, como un hecho que ha de acompañar la predicación del Evangelio (Mt 26:13). Las mujeres miróforas, en el día de la Resurrección de Cristo, perderán esta oportunidad de ungir el cuerpo de Jesús, como era la costumbre judía, porque, en aquel entonces, Él habrá ya resucitado. La ocasión presente es, de hecho, la última proporcionada a ellos. Desde que el ungüento ocurrió antes de que Jesús sea llevado a la muerte, esta acción, asombrosamente, anuncia la Resurrección de Cristo que ha de llegar.

Sin embargo esto parece ser paradójico, la tristeza y la oscuridad de la pasión son increpadas con la alegría, en estos dos luminosos días. Porque, de un lado, Judas considera traicionar a Jesús; por el otro lado, los sumos sacerdotes maquinan dar muerte a Jesús, y destruir la evidencia de su fama actual, es decir matar también a Lázaro (Jn 12:10). En la efervescencia de la alegría presente y la violencia venidera, la figura de Jesús imperceptiblemente aclara los eventos que están ocurriendo, y los señorea con una presencia que, en verdad, se encuentra sólo en Él. Aunque Él acepta los honores hechos en consideración a su persona, es decir la cena de Simón el leproso, el acto de ungir de María, la recepción de la muchedumbre y su alabanza; ¡Su mente, en efecto, está fija en el tiempo de la gloria por venir, es decir su pasión! ¡Porque, alabando a María por su acción, Él habla con relación al día de su entierro; y cuando fue aclamado por la muchedumbre como un Rey, Él entra en la ciudad sobre un burro, como si estuviera siendo ‘entronizado’ en él! ¡Llena el ambiente de una variedad de divinas “fragancias”; con la “fragancia” de la humildad, pues viene montado en un burro (ver Jn 12:15); con la “fragancia” de mansedumbre, pues siendo alabado o a punto de ser traicionado, Él permanece tranquilo, dirigiéndose constantemente hacia el cumplimiento de la voluntad del Padre Celestial (ver Jn 17:4); con la“fragancia” de la paz, pues el Rey que está entrando prefiere, para reinar, no matar sino ser matado! Al aproximarse, el fin nos convoca. Si, justo después de su entrada triunfal en Jerusalén, Jesús llora por ella, porque la santa ciudad lo rechazó así como a su mensaje (Lc 19:41) ¿Cuál sería su reacción para con la recepción que nosotros le estamos preparando con relación a su entrada en nuestros corazones? ¿Habría Él de llorar por nuestra falta de arrepentimiento y dureza de corazón; o por la ambigüedad de nuestra actitud al recibirlo, una vez exclamándole: “¡Hosanna!”, y poco después gritar furiosamente: ¡Sea crucificado!” (Mt 27:22)? Cualquiera sea nuestra conducta, no perdamos nuestra serenidad. Estemos atentos a nuestro arrepentimiento. Porque, sólo al final, los discípulos pudieron entender lo que pasó al principio; sólo cuando Jesús fue glorificado (Jn 12: 16). Recibamos, pues, ávidamente, con el debido arrepentimiento, a Cristo que viene a nosotros, teniendo en nuestra mente lo que está escrito: No temas, hija de Sión; mira que viene tu rey” (Jn 12:15). Amén.

 

Tropario de Ramos (Tono 1) 

¡Oh Cristo nuestro Dios!, cuando resuci­taste a Lázaro de entre los muertos, antes de Tu Pasión, confir­maste la resurrección universal. Por lo tanto, noso­tros como los niños, lleva­mos los símbolos de la vic­toria y del triunfo, clamando a Ti, Oh Vencedor de la muerte: “¡Hosanna en las altu­ras, bendito el que viene en el Nombre del Señor!

Tropario de la Fiesta (Tono 4)

¡Cristo Dios! Cuando fui­mos sepultados contigo en el Bau­tismo; Por Tu Resurrección, hemos sido merecedores de la Vida Inmor­tal y alabándote exclamamos: “¡Hosanna en las Alturas; Bendito es Él que viene en el Nombre del Señor!

Kondakio (Tono 6)

¡Cristo Dios!, Que en el Cielo estás sentado en el Trono y en la tierra, mon­tando sobre un asno; habías recibido cánticos de los Ángeles; y de los niños, una alabanza, exclamando: “Bendito eres Tú, Que vienes para llamar a Adán nueva­mente”. 

Carta a los Filipenses (4:4-9)

Hermanos, alégrense siempre en el Se­ñor. Vuelvo a insistir, alégrense. Que la bondad de ustedes sea conocida por to­dos los hombres. El Señor está cerca. No se angustien por nada, y en cualquier cir­cunstancia, recurran a la oración y a la  súplica, acompañadas de ac­ción de gra­cias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo Su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. En fin, mis herma­nos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de vir­tuoso y merecedor de ala­banza, debe ser el objeto de sus pensa­mientos. Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes.

 

Santo Evangelio según San Juan (12:1-18)

Seis días antes de la Pascua, vino Jesús a Betania donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos. Le dieron allí una cena. Marta servía y Lázaro era uno de los que estaba con Él a la mesa. Entonces María,   tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se llenó de olor de perfume. Dijo Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: “¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?”. Decía esto no porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón; y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella. Dijo Jesús: “Déjala, para el día de mi sepultura ha guardado esto. Porque pobres siempre tendrán con ustedes, pero a Mí no siempre me tendrán”. Gran número de judíos supo que Jesús estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron dar muerte también a Lázaro, porque a causa de él muchos judíos se les iban y creían en Jesús. Al día siguiente, al enterarse la numerosa muchedumbre -que había llegado para la fiesta- de que Jesús se dirigía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y salieron a su encuentro gritando: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el Nombre del Señor, el Rey de Israel!” Jesús, habiendo encontrado un borriquillo, se montó en él, según está escrito: No temas hija de Sión; he aquí que tu Rey viene montado en un pollino de asna. Esto no lo comprendieron sus discípulos de momento; pero cuando Jesús fue glorificado, se acordaron de que esto estaba escrito sobre Él, y que era lo que le habían hecho. La gente que estaba con Él cuando llamó a Lázaro de la tumba y lo resucitó de entre los muertos, daba testimonio. Por eso también salió la gente a su encuentro, porque había oído que Él había realizado aquella señal.

 

¿Qué conmemoramos hoy?

El Domingo de los Ramos

El Domingo de los Ramos es la celebración de la entrada triunfal de Cristo en la ciudad de Jerusalén. Jesús se montó sobre un pequeño burro que Él mismo había enviado a buscar por sus discípulos, y esta entrada permitió a la gente de la ciudad saludarlo y recibirlo como un rey. Una gran multitud se reunió alrededor suyo como si recibieran a un miembro de la realeza, con ramas de palma y colocaron sus propias prendas en el camino para que sirvieran de alfombra ante el paso de Jesús. Las palabras con las que lo recibieron fueron estas: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel” (Jn 12:13).

Este día, junto con la resurrección de Lázaro que celebramos ayer sábado, son signos que apuntan más allá de sí mismos precisamente a consumar las grandes obras y eventos del ministerio terrenal de Cristo. El tiempo del cumplimiento había llegado. La resurrección de Lázaro muestra la destrucción de la muerte y la alegría de la resurrección, la cual será accesible a todos, a través de la propia muerte y resurrección de Jesús. Su entrada triunfal en Jerusalén es el cumplimiento de las profecías mesiánicas sobre el rey que entraría en la ciudad santa para establecer un reino final. “He aquí, tu rey viene a ti, humilde y montado en un pollino” (Zac 9:9).

Por último, los acontecimientos de estos dos días de triunfos no son más que el paso a la Semana Santa: la “hora” del sufrimiento y de la muerte para lo que Cristo vino. Por lo tanto el triunfo en un sentido terrenal es de muy corta duración. Jesús entra abiertamente en medio de sus enemigos, públicamente diciendo y haciendo esas cosas que en su mayoría enfurecen. La gente pronto lo rechaza. Se interpreta mal su breve triunfo terrenal como un signo de algo más que nunca sucedería: su surgimiento como un Mesías político que los llevaría a la gloria en un reino terrenal.

La liturgia de la Iglesia es más que una meditación o alabanza sobre los acontecimientos pasados. Se nos comunica la eterna presencia y poder de los eventos que se celebran y nos hacen partícipes de los mismos. Así, los oficios de Sábado de Lázaro y del Domingo de Ramos nos llevarán a nuestro propio momento de la vida y la muerte y la entrada al Reino de Dios: un reino que no es de este mundo, un reino accesible en la Iglesia a través del arrepentimiento y del bautismo.

En el Domingo de Ramos, hojas de palmeras y ramas de sauces son bendecidas en la Iglesia. Los tomamos en nuestras manos con el fin de levantarlas y saludar al Rey y Señor de nuestra vida: Jesucristo. Los elevamos a fin de reafirmar nuestras promesas bautismales. Como Aquel que resucitó a Lázaro y entró en Jerusalén para dirigirse a su pasión voluntaria se encuentra en medio nuestro, nos encontramos ante la misma pregunta dirigida a nosotros en el bautismo: “¿Crees en Cristo?” Le damos nuestra respuesta atreviéndonos a levantar los ramos y diciendo: “Creo en Él como en Rey y Dios”.

Por lo tanto, en las vísperas de la Pasión de Cristo, en la celebración de estos dos días de alegría del Sábado de Lázaro y del Domingo de Ramos, nos volvemos a unir a Cristo, afirmando su Señorío sobre nuestra vida y expresando nuestra disposición a seguirle hacia su Reino.

 

CEICA inicia actividades con nuevas autoridades

El pasado jueves 26 de marzo, la Comisión Ecuménica de Iglesias Cristianas en Argentina (CEICA) retomó sus actividades después del receso estival y realizó su primera reunión en el Salón de la Catedral San Jorge. En la reunión, asumieron las nuevas autoridades elegidas en noviembre pasado para el período 2015-2017. Durante la reunión, se conformó el calendario de actividades y reuniones para 2015, el cual está marcado este año por: a- Las celebraciones de las Iglesias de Oriente en cuanto a la situación de los cristianos en Medio Oriente: el centenario del genocidio Armenio, el centenario del Genocidio Siriano, la situación actual de los cristianos en Siria, Líbano, Irak. b- El acto central de la semana de oración por la unidad de los cristianos. c- El día de la Biblia, d- La ecología, e- Presentación de las Iglesias miembros de la CEICA.

 

Agenda Monseñor Siluan

El domingo 22 de marzo pasado, Monseñor Siluan celebró, junto al Rev. Padre Roberto Jattar la Divina Liturgia en la Parroquia San Jorge en Junín. En su homilía, Monseñor Siluan analizó las lecturas bíblicas del cuarto domingo de la cuaresma en función del camino de preparación para el encuentro con el Señor resucitado, y observó los tres “velos” que los protagonistas del evangelio de la curación del hijo endemoniado tuvieron que traspasar. Después de la liturgia, Monseñor Siluan compartió un ágape fraterno con la feligresía. Luego mantuvo una reunión con integrantes del Centro Ortodoxo y la Tesorera de la Mesa Ejecutiva Arquidiocesana, CPN Susana Hillar.

El martes 31 de marzo, Monseñor Siluan participó Junto a otros jerarcas porteños de la oración en recuerdo de los “Testigos de la Fe y Mártires de nuestro tiempo” que la Comunidad de Sant´Egidio organizó en Buenos Aires, y que presidió el Cardenal Mario Poli. En su reflexión sobre el testimonio cristiano en Medio Oriente y el continente asiático, Monseñor Siluan subrayó el aspecto de santificación que viven los cristianos de acuerdo a la palabra del Señor: “Por ellos Yo Me santifico, para que ellos también sean santificados en la verdad” (Jn 17:19). Enfatizó que ellos “se han vuelto para nosotros “santificación” de nuestro mundo, y hermanos mayores en el camino de la edificación de nuestra humanidad, una humanidad que sabe honrar la vida porque saben recibirla, conocerla, disfrutarla, compartirla, entregarla y agradecer por ella a Quien santifica todas las cosas, las vivifica y las eleva en su cuerpo, y sobre sus propios hombros, para ofrecerlas a su propio Padre”.

El miércoles 1 de abril, Monseñor Siluan participó de la inauguración de la nueva casa de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Semana Santa 2015

Monseñor Siluan, el clero, la mesa ejecutiva arquidiocesana y las distintas instituciones de nuestra Iglesia en Argentina les desean a todos una bendita y fructífera Semana Santa. Quiera Dios que nuestros hermanos puedan frecuentar los oficios diarios y participen en la memoria de los acontecimientos salvíficos, participación que llenará nuestra vida con la presencia del Resucitado, para que, concluyendo la Semana, podamos clamar desde el fondo del ser: “Cristo Resucitó”, “Verdaderamente resucitó”.