Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de Pentecostés

31 Mayo 2015

La Iglesia Como Fruto de la Resurrección y de Pentecostés

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

Pentecostés otorga, al pueblo de Dios en la Iglesia, el poder de la Resurrección de Cristo en dos niveles: el primero es la renovación personal, pues aquel que vive la Palabra del Evangelio será activo en él el poder de la Resurrección y el poder del Espíritu -“Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creatura” (II Cor 5:17)-; y el segundo nivel es la humanidad, y es por medio del anuncio del Evangelio: “Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con los signos que la acompañaban” (Mc 16:20). En efecto, Pedro había fortalecido a los hermanos y se dirigió de inmediato a Jerusalén donde estableció la primera comunidad eclesiástica de la que Santiago, el hermano del Señor, fue su primer Obispo. A la Iglesia de Antioquia le han anunciado la Buena Nueva unos hombres que vinieron de Jerusalén, y luego fue afirmada por la obra de Bernabé. Andrés anunció la Buena Nueva en Asia Menor, Grecia y los Balcanes. Marcos estableció la Iglesia de Alejandría, Felipe viajó atravesando Asia y el sur de Rusia, Bartolomé fue a la India y a Armenia. Tadeo y Simeón el Zelote predicaron en Persia y la Mesopotamia, Matías en Etiopía, Santiago en España y Juan en Éfeso. Las cartas de Pablo, “el último de los Apóstoles”, dan testimonio de la expansión de su misión.

El Espíritu otorgado en Pentecostés dio testimonio que Cristo había resucitado y que la relación con Él es posible para todo hombre. En su sermón el día de Pentecostés, Pedro aclaró la unidad entre la Resurrección y Pentecostés: “A este Jesús Dios Le resucitó; de lo cual todos nosotros somos testigos. Así pues, exaltado por la Diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y lo ha derramado; esto es lo que ustedes ven y oyen” (Hch 2:32-33).

El testimonio del Espíritu por la Resurrección de Cristo es paralelo a los testimonio del sepulcro vacío y de las apariciones después de la Resurrección. Después que Cristo resucitó, “pues no era posible que Lo retuviera la Muerte bajo su dominio” (Hch 2:24b) “Él se apareció durante muchos días a los que habían subido con Él de Galilea a Jerusalén y que ahora son testigos Suyos ante el pueblo” (Hch 13:31). El Espíritu guía la vida de toda la Iglesia para dar testimonio de la resurrección, hoy, en Pentecostés.

A causa de Pentecostés creemos que la Resurrección de Cristo es una verdad perpetua y presente. La Resurrección de Cristo fue el primer y decisivo momento en la vida de la Iglesia. La Iglesia, pues, vive por la Resurrección y se mueve hacia Ella por el poder del Espíritu. El Espíritu que fue otorgado en Pentecostés es más que un poder espiritual que ha sido dado a los discípulos en el primer día de la semana. En Pentecostés fueron dados todos los dones espirituales y han sido dados al Cuerpo de Cristo en su totalidad. Pues en Pentecostés, el derramamiento del Espíritu representa la plenitud de la vida nueva que es iniciada por el soplo del Espíritu el día de la Pascua. En Pentecostés, el Espíritu es dado para el anuncio de la Buena Nueva sobre la faz de toda la tierra. Con Pentecostés comenzó la celebración de la Iglesia y su testimonio. El calendario eclesiástico numera los domingos posteriores a Pentecostés con relación a la sucesión de semanas después de esta fiesta (el primer domingo, el segundo, etc… después de Pentecostés) así hasta el inicio del Triódio. Todo es evaluado y lleva su propio lugar con relación a la Resurrección y a Pentecostés, porque son los últimos dos acontecimientos en la voluntad Salvífica.

Otorgar el Espíritu a los Once, en el Evangelio de Juan, no le siguió un envío para la evangelización. Después de ello, los Apóstoles regresaron a sus casas en Galilea, y volvieron a practicar sus profesiones anteriores (Jn 21:1-3). La evangelización no comenzó sino después de Pentecostés.

La Iglesia es el fruto de la Resurrección, la Ascensión y Pentecostés. En ella serán vividos estos últimos acontecimientos de la Vida de Cristo. Y la Iglesia, permanentemente, da testimonio de la encarnación de Cristo, de Su Muerte y Su Resurrección. Por lo tanto, y por la presencia del Espíritu Santo en Pentecostés, la Iglesia queda comprometida para con la lucha por la salvación de todo el género humano. Según los Padres, como dice san Gregorio Nacianceno, ha sido necesario, después de que los pueblos perdieran la unicidad de la lengua y se dispersaran después del incidente de la torre de Babel, que recuperaran su unión dentro del edificio espiritual de la Iglesia, adhiriéndose en un cuerpo santo con el fuego del amor. Esta es la unión de los arrepentidos con fe.

Aquél sobre quien el Espíritu bajó y se posó (Jn 1:32) durante su predicación terrenal, es el mismo que sopló el Espíritu en el día de la Pascua, así también envió las lenguas de fuego en el día de Pentecostés. Ese Espíritu mismo da testimonio, al pasar los siglos, que Cristo verdaderamente ha resucitado de entre los muertos y nos llama a ofrecer la lealtad y la fidelidad, por medio de nuestro testimonio a favor de la Vida que brotó del sepulcro y está aún resplandeciendo en nosotros. Amén.

 

Tropario de Pentecostés (Tono 8)

¡Bendito eres Tú, oh Cristo nuestro Dios!, que has revelado a los pescadores llenos de Sabiduría, habiendo vertido sobre ellos al Espíritu Santo; y por medio de ellos atrapaste al universo, Tú que amas a la humanidad, gloria a Ti.

Kontakion de Pentecostés (Tono 8)

Cuando el Altísimo descendió, confundiendo las lenguas, estaba dividiendo las naciones. Y cuando distribuyó las lenguas de fuego convocó a todos a una unidad. Por lo tanto, al unísono glorificamos al Espíritu Santísimo.

 

Hechos de los Apóstoles (2:1-11)

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto vino del cielo un ruido como una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse. Había en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todas las naciones del mundo. Al oírse este ruido, se congregó la multitud y se llenó de asombro, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Con gran admiración y estupor decían: “¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye en su propia lengua? Partos, medos y elamitas, los que habitamos en Mesopotamia o en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor, en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios?”

 

Santo Evangelio según San Juan (7:37-52, 8:12)

En el último día de la fiesta, que es el más solemne, Jesús se puso de pie, y alzó la voz diciendo: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que crea en mí, como dice la Escritura, de su interior emanarán ríos de agua viva.” Esto lo dijo refiriéndose al Espíritu Santo, que iban a recibir los que creyesen en Él; pues aún no había venido Espíritu Santo, porque Jesús todavía no había sido glorificado. Muchos entre la gente, al escuchar estas palabras, decían: “Éste ciertamente es el profeta.” Otros decían: “Este es el Cristo.” Más  algunos replicaban: “¿Por ventura el Cristo va a venir de Galilea? ¿No dice la Escritura que del linaje de David, y de Belén, donde David moraba, vendrá el Cristo?” Con esto, se suscitaron disputas entre la gente  del pueblo sobre Él. Algunos de ellos querían prenderlo, pero nadie le echó mano. Los guardias volvieron a los sumos sacerdotes y fariseos, y éstos les dijeron: “¿Por qué no lo han traído?” Respondieron los guardias: “Jamás hombre alguno ha hablado como habla este hombre.” Les dijeron los fariseos: “¿Ustedes se han dejado engañar? ¿Acaso algún magistrado o fariseo ha creído en Él? Pero esa gente que no conoce la Ley son unos malditos.” Les respondió Nicodemo, el que había ido antes a ver a Jesús y que era uno de ellos: “¿Acaso nuestra Ley condena a un hombre sin haberle oído primero y sin saber lo que hace?” Le respondieron así: “¿Es que tú también eres de Galilea? Examina bien las Escrituras y verás que de Galilea no ha salido ningún profeta.” Jesús les habló de nuevo y dijo: “Yo soy la luz del mundo. El que me siga no caminará a oscuras, sino que tendrá la luz de la vida.”

 

¿A quién conmemoramos hoy?

Al Santo Apóstol Hermas

El santo Apóstol Hermas fue obispo en la ciudad de Filípolis, en Tracia. Era griego pero pasó mucho tiempo en Roma. El Apóstol Pablo lo saluda en la carta a los Romanos (16:14).  La Iglesia lo recuerda como un hombre que trabajó arduamente para convertir paganos a la fe de Cristo.

De acuerdo a la Santa Tradición, Hermas es el autor del “Pastor”, un libro instructivo del primer siglo de nuestra era basado en revelaciones que los ángeles le dan.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Visita a Santa Fe

En el marco de su visita pastoral a la provincia de Santa Fe del 15 al 17 de mayo pasado, Monseñor Siluan visitó el viernes 15 de mayo pasado al Colegio San Jorge en Rosario, acompañado por el Rev. Padre Alejandro Saba, representante legal de la institución.

Durante dicha visita, Monseñor Siluan realizó una media jornada con los directivos, docentes y empleados del Colegio en torno a las necesidades de la tarea educativa a nivel del alumnado, de los padres y de los docentes. A través de una dinámica grupal, y en base a la puesta en común de todos los grupos, Monseñor Siluan desarrolló tres aspectos del tema: a) la necesidad de un trabajo personal para crecer; b) el aspecto personal en la tarea educativa; y c) el aporte de la oración a nivel personal y a nivel de la comunidad escolar.

Luego, Monseñor se reunió con los alumnos del 3º, 4º y 5º año del Colegio con quienes desarrolló una dinámica sobre “la muerte y cómo dar sentido a mi vida”.

El sábado 16, Monseñor, acompañado por el Rev. Padre Alejandro Saba, visitó la comunidad en Esperanza (Santa Fe).
Después del oficio de vísperas, Monseñor Siluan realizó una charla sobre “el templo” y la “edificación” del templo de Dios en nosotros. Luego, compartió la cena con integrantes de la comunidad.

Cabe señalar que la comunidad cumple este año las bodas de diamante de la construcción del Templo San Jorge y de la realización de la primera Divina Liturgia por el Rev. Padre Lázaro Neme en 1940. Además, la comunidad pudo realizar algunos arreglos edilicios en el Templo.

Con respecto a su visita a la Parroquia San Jorge en Rosario, Monseñor Siluan se reunió a la noche del viernes 15 con la Comisión Directiva de la Asociación Ortodoxa de Rosario y trataron temas del quehacer de la comunidad, y luego compartió con ellos la cena.

El sábado 16 de mayo, Monseñor Siluan visitó por la mañana las dos aulas de la catequesis parroquial, y luego se reunió con los catequistas.

El domingo 17 de mayo, Monseñor presidió la Divina Liturgia concelebrada con el Rev. Padre Alejandro Saba. En su prédica, Monseñor Siluan explicó las lecturas bíblicas, enfocándose en reconocer a Cristo y confesarlo en nuestra vida.
Luego se reunió con la comunidad en el salón del Colegio, donde compartió una dinámica en torno a “la paz en la vida personal y comunitaria” para hablar de la “edificación del templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”. Los integrantes de la Asociación Ortodoxa agasajaron a los presentes.

 

Agenda de Su Beatitud

Visita a Chipre

Su Beatitud Juan X de Antioquía fue recibido en la sede de la Iglesia de Chipre por Su Beatitud el Arzobispo de Chipre y de la nueva Justiniana, Crisóstomo, el sábado 9 de mayo. Después del oficio de acción de gracias y el intercambio de los discursos entre ambos patriarcas, Su Beatitud fue recibido por los miembros del Santo Sínodo de Chipre.

El domingo 10, los primados del Patriarcado de Antioquía y de la Iglesia de Chipre concelebraron la divina liturgia en la Iglesia de Santa Sofía en Nicosia, en el marco de la visita de paz que realizaba el Patriarca de Antioquía.

Cabe señalar que durante la tarde del sábado, Su Beatitud visitó la arquidiócesis de Temesu, y luego el monasterio de Majerá, mientras que a la tarde del domingo, visitó el Monasterio de Kiko, famosos e históricos centros de espiritualidad de la Iglesia de Chipre.

En el marco de su visita, Su Beatitud marcó posturas claras en cuanto al testimonio y permanencia de los cristianos en Medio Oriente, la situación en Siria, el temario del Gran Concilio Ortodoxo a realizarse en 2016, entre otros temas.

En todos los lugares, Su Beatitud fue recibido con mucha alegría y acompañado con expresiones de solidaridad y de honor. El Arzobispo de Chipre condecoró al Patriarca con la más alta distinción de la Iglesia de Chipre.

Durante el tercer día de su visita oficial, Su Beatitud visitó la Arquidiócesis de Pafos por la mañana y el monasterio de San Neófito por la tarde. Fue acompañado por Su Beatitud Crisóstomo.

En su discurso de recepción, el Arzobispo de Pafos trazó un camino paralelo entre la vivencia actual de los sirios y la de los chipriotas desde que la isla fue invadida por los turcos, desde hace cuatro décadas.

En el cuarto día, el Patriarca Juan X de Antioquía visitó la Arquidiócesis de Trimithos, cuyo pastor fue San Espiridón el Milagroso (12 de Diciembre). Además, visitó la Iglesia de San Ignacio de Antioquía en Limasol, donde se congregan los inmigrantes feligreses ortodoxos de nuestro Patriarcado. También visitó las embajadas de Siria y del Líbano y se entrevistó con el personal de ambas embajadas.

El martes 13, último día de la visita oficial, Su Beatitud se entrevistó con el Presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, acompañado por el primado de la Iglesia de Chipre Su Beatitud el Arzobispo Crisóstomo.

En la reunión se hablaron tanto temas políticos referidos a Medio Oriente y a Chipre, como temas eclesiásticos referidos al testimonio cristiano y la situación de la Iglesia Ortodoxa.

 

Meditación espiritual

 “Se llama llave al Espíritu Santo porque es por Él y en Él como nuestra mente brilla primero y, purificados, somos iluminados con la luz del conocimiento, bautizados desde lo alto y regenerados, y nos llamamos hijos de Dios… Él es el que nos muestra la puerta (el Hijo), que es la luz, y la puerta nos enseña que aquél que habita en la casa (el Padre) es Él mismo luz inalcanzable. Ningún otro sino Dios es el que la habita ni otra luz su casa, sino que Él mismo es a la vez casa y habitante, luz y Dios”.

San Simeón el Nuevo Teólogo