Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de los Santos Padres del Primer Concilio Ecuménico

24 Mayo 2015

El camino apostólico para la unión de los herederos

“Padre Santo, guarda en tu nombre a estos que has dado, para que sean uno como nosotros”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

En el domingo que se sitúa entre la Ascensión de Cristo y Pentecostés, la Iglesia celebra la memoria de los Padres del Primer Concilio Ecuménico (325 d.C.) quienes establecieron la primer parte del Credo: “Creo en un solo Dios…”. En la lectura del evangelio de hoy, en su oración antes de su Pasión, Jesús pone énfasis en la unidad entre los apóstoles: “Padre Santo, guarda en tu nombre a estos que me has dado, para que sean uno como nosotros”, previendo en otro lugar las acciones adversas del diablo: “Satanás los busca para echarlos como trigo” (Lc 22:31), subrayando la gran prueba del escándalo al que serían sometidos: “Todos ustedes se escandalizarán de mi esta noche, porque escrito está: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas de la manada” (Mt 26:31).

Es oportuno saber cómo los discípulos reaccionan al pedido de Cristo y a su advertencia. De hecho, ellos no prestaron la debida atención. Pedro afirmó de manera arrogante que él lo seguiría: “no sólo a la prisión, sino a la muerte” (Lc 22:33). De la misma manera, los otros discípulos afirmaron que preferirían morir en lugar de negarlo (Mt 26:35). En consecuencia, frente a la valentía inmadura de sus discípulos, Cristo puntualizó a Pedro su carencia de fe revelando: “que no cantará hoy el gallo antes que tres veces hayas negado conocerme” (Lc 22:34). Pero al mismo tiempo, le aseguró su oración a su favor, y le invistió de la misión de reunir a los discípulos después de su caída en la prueba: “yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe, y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos” (Lc 22:32).

En efecto, los evangelios cuentan cómo los apóstoles, por su inadvertencia y su convicción en sí mismos, huyeron en el momento de la detención de Cristo en el jardín, cómo Pedro negó a Cristo tres veces, y por último, cómo Judas se convirtió en un peón de los proyectos de Satanás y de los sumos sacerdotes y se ahorcó (Mt 27:5).

Entonces los apóstoles experimentaron lamentablemente la amargura de la división, de la traición y de la negación. Sin embargo, la oración de Jesús a favor de Pedro dio un vuelco a la situación. Pedro se arrepintió profundamente y asumió su rol entre sus hermanos apóstoles después de la Ascensión de Cristo.

Esa experiencia dura, pero exitosa, de la familia apostólica no se apoderó de la Iglesia a través de los conflictos y situaciones que tuvo que enfrentar por sus debilidades, sino que la fortaleció en el poder de la oración de Cristo y de su amor hacia nosotros. Si la familia apostólica conoció la división y después la unión, ¡Cuanto más nosotros también! Es cierto que la función más difícil en la Iglesia es lograr la unión. Por lo tanto, la historia de la Iglesia afirma cómo los Padres de la Iglesia que festejamos hoy, defendieron la unión de la fe, estableciendo la paz en la Iglesia y recomendando el ejercicio del amor.

A través de una visión histórica, nos vemos también siguiendo el mismo camino frente a nuestra realidad. En efecto, los Santos Padres nos transmitieron la rectitud de la fe y de la tradición verdadera por nuestros antepasados quienes tuvieron esa semilla como herencia capital. Ellos invirtieron esa herencia en una obra maravillosa, la de la construcción de las iglesias, como aquí en Argentina. Demostraron no solamente la unión en la fe con los Santos Padres sino también entre ellos, por el sacrificio, la privación y la voluntad para construir su Iglesia como espacio concreto de su unión y de su fe.

Nosotros somos herederos suyos y nos preocupamos como permanecer unidos con ellos, con los Santos Padres y también con nuestros antepasados. En ese sentido, nuestra esperanza es grande por tener sus bases en la oración y la recomendación de Cristo de unirnos. Ella se logra naturalmente, por una parte, guardando la fe que nos enseñaron y transmitieron, y por otra parte, participando de la iglesia que construyeron y nosotros tenemos la misión de sustentarla con nuestro esfuerzo continuo. Es un compromiso que vivimos en la divina liturgia donde recibimos la paz de Dios, vivimos su amor y concretizamos nuestra unión, como así también nos expresamos a través de una actitud de buena voluntad colaborando en las instituciones y las comisiones de la Iglesia. Nuestro compromiso refleja nuestra responsabilidad y nuestra preocupación, y ese accionar nos unen también con todos aquellos que nos precedieron. Por eso, no podemos excusarnos de ese honor, tampoco dejarlo de lado o a otros. Es un compromiso que nos lleva a la alegría que Jesús prometió en la continuidad de su oración para la unidad, cuando dijo: “hablo éstas cosas en el mundo para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos”.

Ojala sigamos la recomendación de nuestro Señor para la unidad y disfrutemos pues de la alegría que reserva a aquellos que luchan para mantenerla. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 6)

Los poderes celestiales aparecieron sobre tu sepulcro y los guardias quedaron como muertos. María se plantó en el sepulcro buscando Tu cuerpo purísimo. Sometiste al Hades sin ser tentado por él y encontraste a la Virgen otorgándole la vida. ¡Oh Resucitado de entre los muertos, Señor, gloria a Tí!

Tropario de la Ascensión (Tono 4)

Ascendiste con gloria, oh Cristo Dios nuestro, y alegraste a tus discípulos con la promesa del Espíritu Santo confirmándoles con tu bendición que eres el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

Kontakión de la Ascensión (Tono 6)

Habiendo cumplido la disposición para con nosotros y reunido los terrenales con los celestiales; ascendiste en gloria, ¡Cristo Dios nuestro!, sin alejarte, más bien firme y sin separación, ex­clamaste a Tus amados: “Estoy con vosotros y nadie prevalecerá contra vosotros”.

Hechos de los Apóstoles (20:16-18, 28-36)

En aquellos días, Pablo había deci­dido pasar de largo por Éfeso, para no retrasarse demasiado en Asia. Estaba apurado porque,  de ser posible, quería estar en Jerusalén el día de Pentecostés. Desde Mileto, mandó llamar a los pres­bíteros de la Iglesia de Éfeso. Cuando estos llegaron, Pablo les dijo: “Ya saben cómo me he comportado siempre con ustedes. Velen, pues, por ustedes y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha constituido guardianes para apacentar a la Iglesia de Dios, que Él ad­quirió al precio de Su propia Sangre. Yo sé que después de mi partida, se introdu­cirán entre ustedes lobos rapaces que no perdonarán al rebaño. Y aun de entre ustedes mismos, surgirán hombres que tratarán de arrastrar a los discípulos con doctrinas perniciosas. Velen, entonces, y recuerden que durante tres años, de no­che y de día, no he cesado de aconsejar con lágrimas a cada uno de ustedes. Ahora los encomiendo al Señor y a la Palabra de Su Gracia, que tiene poder para construir el edificio y darles la parte de la herencia que les corresponde, con todos los que han sido santificados. En cuanto a mí, no he deseado ni plata ni oro ni los bienes de nadie. Ustedes saben que con mis propias manos he atendido a mis necesidades y a las de mis compañeros. De todas las maneras posibles, les he mostrado que así, trabajando duramente, se debe ayudar a los débiles y que es pre­cioso recordar las palabras del Señor Jesús: ‘La felicidad está más en dar que en recibir.´” Después de decirles esto, se puso de rodillas y oró junto a ellos.

 

Santo Evangelio según San Juan (17:1-13)

En aquel tiempo, Jesús alzó los ojos al cielo y dijo: “¡Padre!, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a Ti. Y según le has dado potestad sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que le diste. Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me encomendaste. Ahora glorifícame, ¡oh Padre!, junto a Ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que fuese el mundo. He manifestado tu Nombre a los hombres que del mundo me has dado. Tuyos eran, y me los has dado, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todo lo que me has dado, viene de Ti, porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las han recibido y han conocido verdaderamente que vengo de Ti, y han creído que Tú me enviaste. Yo ruego por ellos, no ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y todo lo tuyo es mío; y he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo; yo voy a Ti. ¡Oh Padre Santo!, guarda en tu Nombre a los que me has dado, para que sean uno, así como Nosotros. Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu Nombre; a los que me has dado, yo los guardaba, y ninguno de ellos se ha perdido, salvo el hijo de la perdición, para que la Escritura se cumpliese. Pero ahora voy a Ti, y digo esto en el mundo, para que tengan en sí mismos mi alegría en su plenitud”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Simeón de la Montaña Admirable

San Simeón el “estilita” nació en el seno de una piadosa familia cristiana el año 521 en Antioquia, Siria. Sus padres se llamaban Juan y Marta. Desde su juventud, Marta (conmemorada el 4 de julio) se preparó para entregar su vida al monacato pero sus padres insistieron en que se casara con un piadoso joven de Antioquia llamado Juan.

Ya casada, Santa Marta buscó agradar en todo tanto a Dios como a su marido. Oraba fervientemente pidiendo un niño que ella dedicaría al servicio de Dios. San Juan Bautista reveló a Marta que daría a luz un hijo que serviría a Dios por eso al nacer fue llamado “Simeón” y bautizado a los dos años.

Cuando Simeón cumplió seis años, un terremoto sacudió la ciudad de Antioquia y su padre falleció. Después de esto su madre y él fueron a vivir a las afueras de la ciudad. Allí, Simeón, a los 7 años, vio al Señor. Él lo reconoció inmediatamente y le preguntó: “Señor, ¿Cómo es que fuiste crucificado?”. El Señor abrió los brazos y le dijo: “así es que fui crucificado, pero lo he querido yo mismo. Tú, crucifícate cada día por mí”.

Un día encontró a un asceta llamado Juan que vivía sobre un pilar y desde ese momento quiso imitarlo. Decidió ingresar en un monasterio y visitaba a Abba Juan para pedir su consejo espiritual.

Tiempo después, pasados ya casi siete años en el Monasterio, San Simeón le pidió a su padre espiritual poder llevar su misma vida. Con la bendición del Abad del monasterio, un nuevo pilar fue construido. Por este tiempo San Simeón recibió de parte de Dios el don de la sanación.

La fama del joven monje comenzó a expandirse más allá del Monasterio y la gente comenzó a buscar sus consejos y sus oraciones. Unos años después Simeón decidió que el pilar creciera y lo elevó a doce metros. Antes de permitirlo, fue ordenado diácono y entonces el Abad de su monasterio le permitió ascender a la columna en la cual había trabajado por casi ocho años.

En esa columna San Simeón fue lleno del Espíritu Santo y escribió muchas cartas sobre el arrepentimiento, el monacato, la encarnación de Cristo y el Juicio Final. Después de la muerte de su Padre Espiritual, la vida de San Simeón tomó un estilo: desde la salida del sol hasta pasado el mediodía el leía libros y copiaba las Sagradas Escrituras; a partir de ese momento oraba hasta la noche. Cuando el nuevo día comenzaba tomaba un descanso y así día a día.

San Simeón estableció un monasterio en un lugar conocido como la Montaña Admirable en donde los enfermos sabados por él construyeron una iglesia en gratitud a la misericordia de Dios.

En el año 560 San Simeón fue ordenado sacerdote por Dionisio, Obispo de Seleucida. A los setenta y cinco años supo que su fin estaba por llegar. Juntó a todos los monjes del monasterio que se había formado alrededor de su columna y allí durmió en el Señor en el año 596 habiendo pasado 68 años de su vida sobre una columna.

Después de su muerte, San Simeón obró milagros de la misma manera que lo hizo en su vida. Sanó a ciegos y a leprosos, salvó a muchos de bestias salvajes, expulsó demonios y resucitó muertos. El Monasterio de San Simeón es una miniatura del Monasterio de San Simeón el Estilita a quien recordamos el 1 de septiembre. Dicho monasterio se encuentra en ruinas el día de hoy cerca de la ciudad de Antioquia.

 

Encuentro de Catequistas

VII ENACO

El viernes 1 de mayo, Monseñor Siluan bendijo el inicio del VIIº Encuentro Nacional Arquidiocesano de Catequistas Ortodoxos (E.N.A.C.O.) que se realizó en Santiago del Estero del 1 al 3 de mayo pasado. Los 28 catequistas de las parroquias de Salta, Tucumán, Córdoba, Rosario, Junín y de Santiago del Estero empezaron, de acuerdo a su orden de llegada, el encuentro con las oraciones matutinas, y el desayuno, antes de registrarse e iniciar sus actividades con la bienvenida de la Parroquia anfitriona y una dinámica de presentación a su cargo. Fueron acompañados por los Rev. Padres Gregorio Makantassis y Juan Manuel Alurralde. Por la mañana, Monseñor Siluan realizó dos presentaciones del lema: “Edificar el Templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”.

En la primera presentación, Monseñor Siluan habló del “propósito de Cristo de unirse a la naturaleza humana”, haciendo una recapitulación de la historia de la desintegración de la humanidad en la caída y de la obra del Señor de unir nuevamente a la humanidad, en su cuerpo y en su Iglesia. Destacó detalladamente ambos aspectos de desintegración y de unión, y sus formas antiguas y actuales, para mostrar la obra de Cristo, de presentar “edificar el templo de Dios” es una respuesta a la caída del ser humano. Ilustró su palabra a través de la interpretación de I Cor 12:12-27.

En la segunda presentación, Monseñor habló del “criterio que rige la edificación”, que es el “amor”, el cual fue revelado por Dios por Jesucristo, y que nosotros recibimos escuchando la Palaba de Dios, y obedeciéndola. Ilustró sus palabras a través de la interpretación de I Cor 12:27-31 y 13:1-13.

Al finalizar ambas presentaciones, todos compartieron el almuerzo que los integrantes de Centro Ortodoxo de Santiago del Estero elaboraron en la casa de retiro “Casa de la Juventud”.

Por la tarde, los catequistas tuvieron dos charlas, la primera con Monseñor Siluan y la secunda con el Rev. P. Juan Manuel. Monseñor trató de analizar “nuestra mirada a los problemas” en base a la mirada que presenta el Profeta David en el Salmo 120: “Alzo mis ojos a los montes, ¿de dónde viene mi socorro?”, mientras que el Rev. P. Juan Manuel realizó una presentación sobre la relación de la vida de arrepentimiento y la confesión en base al trabajo realizado por la mañana sobre la unión y el amor.

A la noche, se proyectó la película “Magic in the Moonlight” que analiza el lema de nuestro encuentro a través de sus protagonistas. Después de la cena, los catequistas realizaron un debate interesante en el que analizaron la temática en base al trabajo que realizaron en las charlas que habían recibido.

En cuanto a los oficios, los catequistas de Junín tuvieron a cargo de servir el oficio de las vísperas mientras que los catequistas de Salta sirvieron el oficio de las Completas. En ambos oficios, la reflexión bíblica la realizó un integrante del grupo en nombre de la Parroquia.

El sábado, los catequistas tuvieron su mañana de silencio. El oficio de los matutinos estuvo a cargo de los catequistas de Tucumán. Después del desayuno, los participantes recibieron el texto de la “mañana de silencio” y tuvieron un tiempo de retiro personal, de oración y de confesión. El texto contemplaba 5 tiempos: a) El catequista como imitador del Señor en la obra de edificar; b) El catequista como sembrador y edificador; c) El catequista deposita su confianza en el Señor; d) El catequista se examina ante el Salvador y el Juez; y e) El catequista se confiesa, agradece y renueve su compromiso.

Antes del almuerzo, se realizó una puesta en común entre todos los catequistas sobre la mañana de silencio, y Monseñor Siluan evacuó las preguntas y luego compartió el texto del Salmo 129, y una reflexión “la alegría del perdón” realizada por S.E.R. Metropolita Pablo de Alepo.

A la tarde, los catequistas presentaron, por provincia, una devolución de la catequesis del año 2014. En sus presentaciones, mostraron los objetivos alcanzados y no alcanzados a nivel de los niños y a nivel de los catequistas. Evaluaron las actividades generales, la relación con los padres de los catequizados, los desafíos a nivel del compromiso, de la formación, de la coordinación, etc. En base a estos informes, Monseñor Siluan realizó una devolución en tres ejes: a) la vocación vs. la realidad; b) la catequesis vs. la realidad; y c) el catequista vs. la realidad. A través de esta mirada, se plantearon los desafíos y las amenazas, como así también las oportunidades que se viven en estos tres ejes, y la forma de crecer en la “edificación del templo de Dios”.

Los oficios de las vísperas y de las completas estuvieron a cargo de los catequistas de Córdoba y Rosario, como así también de Santiago del Estero respectivamente. En cuanto al fogón, los catequistas se dividieron en tres grupos para preparar el fogón y realizar tres actuaciones cuyos temas eran: a) la realidad en el aula de la catequesis; b) la relación de los catequistas con los padres de los niños; y c) las generaciones de dirigentes de catequesis.

El domingo, Monseñor celebró la Divina Liturgia en la casa de retiro con la participación de los catequistas. En la homilía, analizó los textos bíblicos del día destacando el testimonio apostólico de San Pedro en continuación de la obra del Señor, tanto en la curación del Eneas como en la resurrección de Tabita. Es una obra donde la palabra salvífica llega a todas partes, sin tener que “esperar” como el paralítico 38 años, obra de la cual los catequistas están investidos al trabajar en la transmisión de su fe a los niños de la catequesis, y por su intermedio, a sus padres y familias.

Después del desayuno, compartieron una reflexión sobre el Salmo 83, en base a una interpretación del Metropolita Pablo de Alepo, donde se habló de la “exteriorización” que el modo de vida y la tecnología impone, y la necesidad de “volverse a sí mismo”. En dicha interpretación, Monseñor Pablo muestra el camino que la Iglesia experimentó y que enseña para vivir este “volverse a sí mismo”. Luego, los catequistas realizaron presentaciones sobre la proyección de la catequesis para 2015, en base a la devolución de la catequesis del año 2014.

Después del almuerzo, todos los participantes agradecieron al P. Gregorio Makantassis, al Centro Ortodoxo de Santiago del Estero y a los Scouts de la Parroquia, por el hospedaje y el servicio ofrecido día a día, a lo largo del ENACO. Cabe señalar que los integrantes del Centro Ortodoxo se hicieron cargo de preparar la comida a diario, lo cual los participantes apreciaron muchísimo.

Luego cada participante realizó una devolución de su vivencia del ENACO, dejando un testimonio o un mensaje a los demás, donde se notaba la alegría, y el beneficio que se llevan todos a sus respectivas parroquias y grupos de catequesis.

Al final, y se repartieron los souvenires que los catequistas ofrecieron en nombre de sus respectivas parroquias.

Antes de partir a sus respectivas parroquias, los catequistas presentaron una devolución del trabajo que realizaron durante los tres días que compartieron. Apreciaron las experiencias compartidas, la cercanía entre las dos camadas de catequistas, jóvenes y mayores que trabajan juntos, el fortalecimiento al compartir juntos sus respectivas realidades y desafíos, experiencias y proyectos, el enriquecimiento al participar del ENACO y el intercambio entre hermanos, la alegría y la renovación de las energías, renovar la mirada y recobrar la “vista”, adquirir un nuevo conocimiento e ideas para trabajar y aplicar, la introspección y el aliento espiritual, la unión entre todos pese a las distancias geográficas, el aprendizaje bidireccional entre mayores y jóvenes, entre catequistas y niños, sentirse parte de una familia sea en la parroquia o en el ENACO, ver los frutos de la labor después de muchos años al disfrutar la presencia de catequistas jóvenes hijos de catequistas mayores.

En todo ello, se nota la evolución, la importancia del encuentro, la necesidad de profundizar nuestra vida espiritual, la primacía del testimonio y del ejemplo sobre la palabra, de acuerdo al adagio “no podemos dar lo que no tenemos” o “no podemos exigir a otros lo que no hacemos”.

Los catequistas mayores hablaron, por un lado, de “orgullo” por la continuidad que existe entre generaciones de catequistas y ver estos frutos hoy en día, y por otro lado, de la “alegría” al momento de ser un catequista y salir con gozo al encuentro de los niños y de sus padres. Se observó cuán necesario es sembrar en las almas de los niños pues ellos cuentan en casa lo que han aprendido, y así son el medio de llegar a sus padres que necesitan que la Palabra de Dios llegue a sus vidas.

En todo ello, nuestra Iglesia quiere felicitar a todos los catequistas de nuestras parroquias, aquellos que pudieron participar del este ENACO, como aquellos que no pudieron por razones prácticas, como las parroquias de Buenos Aires, de Pergamino y de Mendoza. La Iglesia aprecia la labor que llevan a cabo y desea apoyarlos en cuanto pueda ofrecerles, y a través de ellos, poder hacer llegar a Cristo a los niños y a sus familias.