Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de la Veneración a la Santa Cruz

15 Marzo 2015

La Cruz en nuestra vida

“Niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

La presencia de Jesús y también la del Evangelio, en la vida de un cristiano, en primer lugar requieren de una decisión clara para seguirle y cumplir Sus Mandamientos, negarse uno a sí mismo y tomar la cruz. Así como el Santo Altar es el mejor lugar, en la Iglesia, para guardar el Santo Evangelio, así también el corazón de un cristiano es el mejor lugar para guardar la enseñanza del Evangelio. El propio corazón se convierte, de hecho, en un Altar Santo dónde los Mandamientos de Cristo se guardan. Esta interpretación es consistente con la declaración de Jesús cuando habla con relación al tesoro de uno: “…donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Lc 12:34).

Negarse uno a sí mismo es la acción que alguno toma como ‘mudarse fuera’ de sí mismo. Este mudar, de uno, fuera de sí mismo, es el requisito previo, para que Jesús ‘se mude adentro’. La negación propia produce un cambio de ocupantes en el corazón de uno. Este cambio ocurre cuando alguien toma su cruz, es decir se despoja de sí mismo, de su propio corazón, a fin de recibir al Rey de todos. Es una cruz, porque es como atravesar la más difícil de las muertes. El cumplimiento de los mandamientos de Cristo, como están citados en el Santo Evangelio, en efecto es la cruz que un cristiano decide tomar.

Emprender el esfuerzo para cumplir los Mandamientos de Cristo brota del amor que uno siente por Jesús. Es sobrevivir a la más difícil de las muertes, o más bien la pérdida de la vida de uno (Mc 8:35), puede entenderse solamente cuando se emprende por causa de Jesús y el cumplimiento de los mandamientos del Evangelio. Por tanto, amar a Jesús es expresado cuando uno comienza a cumplir Sus Mandamientos. Esta acción atrae a Jesús para morar en el corazón de uno, cuando Él dice: “El que tiene Mis Mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y Me manifestaré a él” (Jn 14:21). El Rey de todos viene entonces y reina en el corazón de uno, o en otras palabras, es el Reino de Dios que viene con poder (Mc 9:1).

Más aún, tomar la cruz de uno, nos conduce a compartir la Cruz de Cristo. Según el Padre Dimitru Staniloae, un gran teólogo ortodoxo del siglo XX, ninguno de nosotros se encuentra a sí mismo en la situación de Cristo, una situación de pureza total, teniendo una capacidad única de llevar la Cruz, sin pecado personal alguno. Sólo Cristo conoció esta condición; solamente en Él, la Cruz es verdaderamente la fuerza de Dios (I Cor 1:18). En nosotros, la pureza está siempre mezclada con la impureza, la inocencia con la culpa y la cruz, en gran parte, viene a nosotros debido a nuestra falta. Nosotros sufrimos en la lucha para nuestro propio crecimiento en la perfección, mientras que Cristo sufrió, exclusivamente, por causa de otros, para su perfección y su salvación.

El tiempo de la Gran Cuaresma es un llamado a nosotros mismos para que, conscientemente, asumamos la responsabilidad para con nosotros y con el mundo. Para nosotros, es un tiempo de preparación de nuestro interno y santo Altar para recibir al Rey de todos. También es un tiempo para ser un Altar de Su presencia en el mundo, un lugar de Su presencia para la santificación del mundo.

La Gran Cuaresma es el tiempo para vivir la paradoja de la fe cristiana, es decir morir para vivir; crucificándose para ser resucitado; aceptar una derrota clara con la esperanza de la victoria por venir. La Cruz, en la mitad de esta temporada bendita, simplemente es la ‘salida del sol’ de la victoria por venir. Solamente al final, podemos decir con el Apóstol Pablo: “Con Cristo estoy crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí”  (Gal 2:19-20). Amén. 

 

Tropario de la Resurrección (Tono 7)

Destruiste la muerte con tu Cruz y abriste al ladrón el Paraíso; a las Mirófo­ras los lamentos trocaste, y a tus Apósto­les ordenaste predicar que resucitaste, oh Cristo Dios, otorgando al mundo la gran misericordia.

Tropario de la Santa Cruz (Tono 1)

Salva, oh Señor, a Tu pueblo y ben­dice Tu here­dad, concede a los fieles la vic­to­ria sobre el enemigo y a los tuyos guarda por el poder de Tu Cruz. 

Kondakio de Cuaresma (Tono 8)

Yo soy Tu siervo ¡Oh Madre de Dios! Te canto un himno de triunfo;  ¡Combatiente Defensora! Te doy Gracias, ¡Liberadora de los pesares! Y como posees un poder invencible, líbrame de todas las desventuras, para que pueda exclamarte: ¡Salve! ¡Oh Novia sin novio!”

 

Carta a los Hebreos (4:14-5:6) 

Hermanos, ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno. Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede mostrarse indulgente con los que pecan por ignorancia y con los descarriados, porque él mismo está sujeto a la debilidad humana. Por eso debe ofrecer sacrificios, no solamente por los pecados del pueblo, sino también por los propios pecados. Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios como lo fue Aarón. Por eso, Cristo no se atribuyó a Sí mismo la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: “Tú eres mi Hijo, yo Te he engendrado hoy”. Como también dice en otro lugar: “Tú eres Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”.

 

Santo Evangelio según San Marcos (8:34-9:1) 

En aquel tiempo Jesús llamó a la gente, a la vez que a sus discípulos, y les dijo: “Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por Mí y por el Evangelio, la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre si gana el mundo entero y pierde su vida? O, ¿qué recompensa dará el hom­bre por su vida? Porque quien se avergüence de Mí y de Mis Palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de Su Padre con los santos Ángeles,” Les decía tam­bién: “En verdad les digo, que entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean venir con poder el Reino de Dios”.

 

¿Qué conmemoramos hoy?

El Domingo de la Veneración de la Santa Cruz

En este día, el tercer domingo de la Cuaresma, celebramos la postración ante la preciosa y vivificadora Cruz. Permaneciendo en la constancia del ayuno, tal vez, nos sentimos con cansancio o negligencia. La vivificadora Cruz fue plantada por los santos Padres en medio de la Cuaresma para que nos conceda descanso y consuelo. Unos caminantes atraviesan un camino escabroso, al cansarse se sientan abajo de un frondoso árbol, para descansar y, fortaleciéndose, completar lo que les falta. Hay dos formas o modos del ayuno: el “ayuno total”: una abstinencia total de comer y de beber por un tiempo determinado. Desde el inicio del cristianismo, este ayuno ha sido practicado como un estado de preparación o de espera; un estado espiritual que enfoca toda la atención en “el que viene”. Por lo que encontramos este ayuno total en la tradición litúrgica de la Iglesia, en la preparación final de una fiesta grande o antes de un acontecimiento espiritual importante y, sobre todo, es aplicado en el ayuno eucarístico, que precede la comunión formando una densificación espiritual en el Don que recibiremos, en “el que viene”, aquél por quien valdría la pena que el hombre dejase todos los demás dones. A este ayuno la primera Iglesia le llamó Vigilia, un término militar que implica estar en alerta: la Iglesia permanece en vigilia en espera a su Novio; lo espera con alegría y serenidad. El otro es llamado “ayuno ascético”: que consiste en la abstinencia de ciertos alimentos y en disminuir, en general, el consumo alimental. Aquí, el objetivo es librar al hombre de la esclavitud de la carne. Él, sólo con la lucha constante y paciente, descubre que “no sólo por el pan vive el hombre” y recupera la primacía del Espíritu. Este ayuno, necesariamente y por su naturaleza, implica una lucha larga y constante, y el factor tiempo es esencial, porque desarraigar la enfermedad general del hombre y curarlo requiere de tiempo y esfuerzo. El arte del ayuno ascético ha sido purificado y madurado dentro de la tradición monástica y luego fue aceptado por la Iglesia entera. Es la aplicación de las palabras del Señor, de que los espíritus malignos no serán vencidos sino “con oración y ayuno”. La Iglesia ha consignado para el ascético ayuno cuatro temporadas: antes de Pascua, antes de Navidad, antes de la fiesta de los santos Apóstoles, y antes de la Dormición de la Madre de Dios. Durante este ayuno, vivimos constantemente cierta hambre que conserva la memoria de Dios en nosotros y clava nuestro pensamiento en Él. Quien lo ha practicado, conoce que éste no nos debilita, más bien, nos vuelve alertas, complacientes, resplandecientes, puros y alegres. En él, el hombre recibe la comida como verdadera dádiva de Dios, y enfoca su pensar en el mundo interior que inexplicablemente se le vuelve, a su vez, un modo de alimentarse.

 

El Templo de la Iglesia

Por el Arcipreste Tomás Hopko

Los símbolos cristianos

La Iglesia Ortodoxa está llena de símbolos. Estos símbolos son las realidades que tienen el poder y la capacidad de manifestar a Dios a los hombres, los signos que nos llevan más allá de nosotros y de ellos mismos en la verdadera unión y el conocimiento de las cosas eternas y divinas.

Entre los símbolos cristianos que ya hemos mencionado están los iconos, la señal de la cruz y los ornamentos de la celebración litúrgica. Además, podemos mencionar el uso de diferentes colores que tienen su especial importancia, así como el uso de la luz, normalmente la luz natural de las velas, que nos conduce a Cristo, la Luz del mundo y del Reino de Dios. En términos generales, la luz es un símbolo universal de la presencia mística de Dios como la Verdad, la Belleza y el Bien. Esto se observa en casi todas las religiones, filosofías y expresiones artísticas.

La Iglesia Ortodoxa sigue a la Biblia en su uso del incienso (Ex 30:8, Sal 141:2; Lc 1:9; Ap 8:3). El incienso es el símbolo de la elevación de la oración, del sacrificio espiritual y de la fragancia aromática del Reino de Dios.

La Iglesia también utiliza pan, vino, trigo, aceite, agua, flores y frutos como signos del amor, la misericordia, la bondad, la vida y la presencia de Dios, dadas al hombre en la creación y en la salvación. De hecho, todos los elementos de la creación encuentran la “verdad” de su propio ser y existencia como expresiones y manifestaciones de Dios, como “símbolos” de su presencia y acción en el mundo para el hombre. Esta es la razón de su uso en esta forma en la Iglesia.

Entre los símbolos cristianos más gráficos en la Iglesia están las letras iniciales del nombre de Cristo, el triángulo de la Trinidad, el círculo de la eternidad, el pescado, que representa a Jesucristo, el Hijo de Dios Salvador, el ojo de la omnipresencia de Dios, el ancla de la esperanza, la roca de la fe, la llama de la presencia consumidora de Dios, la vid con la que Jesús se nombró a sí mismo: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos” (Jn 15:5); el alfa y la omega (Ap 1:8), la corona como signo de la realeza de Cristo, y muchos otros más, todos los cuales indican un cierto aspecto de la presencia salvadora y la acción de Dios en el mundo.

El uso de símbolos es un modo de revelación y de comunión que pasa más allá de la mera comunicación verbal o intelectual. La muerte de los símbolos sucede cuando se los trata de una manera artificial inventada, dándoles una explicación racional, o reduciéndolos a meras “ilustraciones”, cuyo significado no es inmediatamente captado por el hombre en el nivel de su viva visión y experiencia espiritual.

 

San Cirilo de Jerusalén y la Cruz

“Que no nos dé vergüenza la Cruz del Salvador, e incluso gloriémonos en ella. Pues la palabra de la cruz es escándalo para los judíos y necedad para los gentiles, pero para nosotros es salvación (cf. I Cor 1:18-25). Es una necedad para los que se pierden; más para los que se salvan —para nosotros— es fuerza de Dios (1:18). Pues, como se ha dicho, no se trataba de un simple hombre que moría en favor nuestro, sino de Dios, el Hijo de Dios hecho hombre. Pero entonces el cordero muerto, según la enseñanza de Moisés, arrojaba lejos al exterminador. Ahora bien, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn 1:29), ¿acaso no liberará mucho más de los pecados? También la sangre de una oveja irracional mostraba la salud. ¿Y la sangre del Unigénito no traerá la salvación en una mayor medida? Si alguno no cree en la fuerza del crucificado, interrogue a los mismos demonios” (San Cirilo de Jerusalén, Catequesis XIII, 3).

La cruz de Cristo y su eficacia salvadora

“Extendió sus manos en la cruz para abarcar los confines del mundo. Pues el lugar central de la tierra está aquí, en el Gólgota. Y no es palabra mía, sino del profeta que dice: «Autor de salvación en medio de la tierra» (Sal 74:12). Extendió sus manos humanas, con la sola ayuda de las cuales y con su mente tras ellas dio consistencia al cielo (cf. Sal 33:6). Fueron fijadas con clavos para que, clavados al leño y aniquilados los pecados de los hombres que su humanidad llevaba cargados sobre sí, a la vez muriese el pecado y resucitásemos nosotros en la justicia. Pues como por un hombre vino la muerte, también por un hombre vino la vida (cf. Rom 5:12-21): por un hombre, el Salvador, que padeció la muerte voluntariamente. Acuérdate de aquello: «Tengo poder para darla (la vida) y poder para recobrarla de nuevo» Jn 10:18).

La fuerza de la señal de la cruz

“Que no nos agarrote la vergüenza de confesar a un crucificado. En la frente, como gesto de confianza, hágase con los dedos la señal de la cruz, y eso para todo: cuando comemos pan o cuando bebemos, en las entradas y salidas de nuestras casas, antes de acostarnos, al dormir y al levantarnos, cuando caminamos y cuando estamos quietos. Es una gran protección: gratuita, por los necesitados; no cuesta esfuerzo, por los débiles, y, como quiera que ha sido dada por Dios como gracia: señal de los fieles y temor de los demonios, a los que en ella «exhibió públicamente, incorporándolos a su cortejo triunfal» (Col 2:15). Pues cuando ven la cruz, les viene a la mente la imagen del crucificado. Temen al que machacó las cabezas del dragón (cf. Sal 74:14). Porque sea gratuito, no desprecies este signo: venera en él más bien a nuestro bienhechor.

La cruz, fuente de esperanza

“La cruz aparecerá en su momento con Jesús en el cielo (Mt 24:30). Delante irá el trofeo del Rey, para que los judíos, viendo al que traspasaron (Jn 19:37; cf. Zac 12:10) y reconociendo por la cruz al que afrentaron con la ignominia, se deshagan en lamentos. Se alzarán unas tribus contra otras y se lamentarán, pero ya no tendrán tiempo para la penitencia. Nosotros, sin embargo, nos gloriaremos vitoreando a la cruz y regocijándonos en ella, adorando al Señor, que fue enviado y crucificado por nosotros, adorando también a Dios Padre, por quien fue enviado, juntamente con el Espíritu Santo. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén”.