Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de la Mujer Samaritana

10 Mayo 2015

La resurrección convirtió pecadores en predicadores

“Muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en Él por la palabra de la mujer”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

En este domingo, el cuarto después de la Pascua, el evangelio nos sorprende y nos muestra cuán poderosa es la fuerza de la resurrección: convirtió a la mujer samaritana, a su propia familia, a sus correligionarios, y luego a muchos otros en África y Roma. Por el testimonio de esta mujer, se entiende la palabra del Señor: “El que beba del agua que yo le diere no tendrá jamás sed, que el agua que yo le dé se hará en él una fuente que salte hasta la vida eterna”. Por haber bebido de esta agua, la samaritana pudo dar de beber de la misma fuente a otros.

En realidad, la samaritana presenta una conversión muy interesante que nos llama a imitar: vivir con cinco hombres y luego convivir con un sexto, y al mismo tiempo, hablar con el Señor sobre temas teológicos; confesar su vida pecaminosa con toda simpleza: “No tengo marido”; tener fe en la palabra del Señor que Él es el Mesías: “Soy yo, el que contigo habla”; dejar todo, tanto “su cántaro” como su vida anterior, para tener a Cristo como principio de su vida; asumir plenamente la vergüenza salvífica por su vida pasada y, por medio de ello, convocar a los samaritanos a conocer a Cristo.

El diálogo del Señor con la samaritana tuvo una repercusión tan grande que no solamente la sensibilizó, sino que logró su conversión y movilización. En efecto, ella se sensibilizó tanto acerca de su propia realidad, como acerca de la vida que se le estaba ofreciendo. Además, se convirtió al conocimiento de la vida verdadera, y adhirió a “los verdaderos adoradores (del Padre) en espíritu y en verdad”, cuya adoración no se logra con sacrificios, sino con el corazón limpio y lleno del Espíritu Santo. Luego, se movilizó motivada para propagar la Buena Nueva entre sus pares.

Así, la samaritana salió del abismo del pecado, y ayudó a otros a salir del mismo. Resucitó y ayudó a la resurrección de los demás. Es una prefiguración de la predicación que los apóstoles iban a vivir después de Pentecostés, y también una muestra irrefutable de la fuerza de la resurrección que convierte a pecadores en predicadores. ¡Tal es la fuerza de la conversión al apostolado de Cristo!

Según la tradición de la Iglesia, la samaritana se llamaba Fotini, un nombre griego que significa Lucía en español. Después de su conversión, evangelizó junto con sus dos hijos y sus cinco hermanas a los habitantes de Samaria, así como lo relata san Juan: “Venid a ver a un hombre… ¿No serás el Mesías?”. Luego, todos se fueron a predicar en el continente africano. Fueron detenidos por los romanos, sin embargo continuaron su predicación entre los mismos prisioneros. Por esta labor, Domnina, la hija del emperador Nerón, se convirtió al cristianismo. Al final, la samaritana fue martirizada por haber predicado y practicado una religión prohibida. Por su actividad misionera extensa y su deseo de predicar el evangelio, Santa Fotini ingresó a la corte apostólica y es considerada igual en dignidad a los apóstoles. Su labor apostólica en Samaria facilitó la predicación de los apóstoles a los samaritanos después de Pentecostés, así como les había indicado el Señor en la Ascensión (Hech 1:8).

No cabe duda que el Señor se volvió todo para la samaritana: comienzo y finalidad, como así también el camino a seguir. Su ejemplo es provechoso para nosotros. Ella vino a la fuente para satisfacer una necesidad material, cuando el Señor le habló del agua viva del Espíritu Santo. Por haber escuchado al Señor, confesado sus pecados ante Él, aceptado asumir la responsabilidad tanto de la vergüenza de su vida anterior como la gracia de su vida posterior, las palabras del Señor la elevaron del estado del pecado al estado de gracia, pudiendo así acceder a la adoración de Dios. Por la fuerza de la humildad, de la fe y de la voluntad, venció al pecado que anidaba en ella. Si su vida inmoral anterior la afectó a ella, y probablemente a sus hijos, a sus hermanas y a su entorno, ahora, las semillas de la resurrección encontraron en ella una tierra fértil, y fueron tan abundantes que desbordaron hasta germinar en otros campos sedientos.

La revolución que ocurrió en la vida de la samaritana no es un fenómeno raro o reservado por unos pocos elegidos. El evangelio menciona que el Señor “tenía que pasar por Samaria” no por una necesidad geográfica, sino que meditaba intencionalmente encontrarse con la samaritana. Así también, el Señor busca encontrar en nosotros una tierra donde pueda sembrar las semillas de la resurrección. Sus palabras a la samaritana - “Ya llega la hora, y es ésta” - reflejan Su preocupación, hoy y aquí, con respecto a la resurrección del mundo, a la resurrección de cada uno de nosotros, a la renovación de toda alma por la gracia del Espíritu, y al amanecer del tiempo de la siembra de la palabra de Dios y de la vida eterna.

¿Acaso tienes sed de beber de esta agua viva y dejarte transformar por el Espíritu en un testigo vivo de la resurrección? Ojala tu propio testimonio nos incentiva siempre vivirlo. ¡“Cristo resucitó”!

 

Tropario de la Resurrección (Tono 4)

Las discípulas del Señor aprendieron del Ángel el alegre anuncio de la Resurrección: la sentencia ancestral rechazaron, y se dirigieron con orgullo a los apóstoles diciendo: “¡Fue aprisionada la muerte, resucitó Cristo Dios y concedió al mundo la gran misericordia!” 

 

Tropario de la Mitad del tiempo de Pascua (Tono 4)

En la mitad de la Fiesta, riega mi alma sedienta, oh Salvador, con las aguas de la buena alabanza. Porque hacia todos exclamaste: “Aquél que tiene sed, que venga a Mí y beba”. ¡Oh Fuente de nuestra vida, Cristo Dios, gloria a Ti! 

 

Kontakión de Pascua (Tono 8)

Aunque descendiste al sepulcro, Tú que eres Inmortal, borraste el poder de infierno y levantaste Victorioso, ¡Cristo Dios! Y a las mujeres portadoras del bálsamo dijiste: ¡Regocijaos! Y a Tus discípulos otorgaste la paz, Tú que otorgas la resurrección a los caídos.

 

Hechos de los Apóstoles (11:19-30)

En aquel tiempo, los Apóstoles que se habían dispersado durante la persecución que se desató a causa de la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y anunciaban la Palabra úni­camente a los judíos. Sin embargo, había entre ellos algunos hombres originarios de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, también anunciaron a los pa­ganos la Buena Noticia del Señor Jesús. La mano del Señor los acompañaba y muchos creyeron y se convirtieron. Al enterarse de esto, la Iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía. Cuando llegó y vio la Gracia que Dios les había concedido, él se alegró mucho y exhor­taba a todos a permanecer fieles al Señor con un corazón firme. Bernabé era un hombre bondadoso, lleno de Espíritu Santo y de mucha fe. Y una gran multitud adhirió al Señor. Entonces partió hacia Tarso en busca de Saulo, y cuanto lo en­contró lo llevó a Antioquía. Ambos vivie­ron todo un año en esa Iglesia y enseña­ron a mucha gente. Y fue en Antioquía, donde por primera vez los discípulos re­cibieron el nombre de “cristianos”. En esos días, unos profetas llegaron de Jerusalén a Antioquía. Uno de ellos, lla­mado Agabo, movido por el Espíritu, se levantó y anunció que el hambre asolaría toda la tierra. Esto ocurrió bajo el reinado de Claudio. Los discípulos se decidieron a enviar una ayuda a los hermanos de Judea, cada uno según sus posibilidades. Y así hicieron, remitiendo las limosnas a los presbíteros por intermedio de Bernabé y de Saulo.

 

Santo Evangelio según San Juan (4:5-42)

En aquel tiempo, llegó Jesús a una ciudad de Samaria llamada Sicar, vecina a la tierra que Jacob dio a su hijo José; allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino entonces una mujer samaritana a sacar agua. Le dijo Jesús: “Dame de beber” (Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar comida). Pero la mujer samaritana le respondió: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?” (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos). Jesús le respondió: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, tú misma le pedirías agua viva y Él te la daría”. Respondió la mujer: “Señor, no tienes con qué sacarla, y además el pozo es muy hondo. ¿Dónde tienes, pues, esa agua viva? ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Jacob que nos dio este pozo, del cual bebió él, sus hijos y sus ganados?” Respondió Jesús: “Cualquiera que beba de esa agua, volverá a tener sed; en cambio, el que beba del agua que yo le dé no volverá a tener sed: el agua que yo le dé se convertirá en él en manantial de agua que emanará para vida eterna”. La mujer le dijo: “Señor, dame de esa agua y así ya no sufriré la sed, ni tendré que volver aquí a sacar agua”. Pero Jesús le dijo: “Anda, busca a tu marido y vuelve con él acá”. Respondió la mujer: “No tengo marido”. Le dijo Jesús: “Bien has dicho que no tienes marido, porque has tenido cinco maridos, y el que ahora tienes, no es tu marido. En eso has dicho la verdad”. Le dijo la mujer: “Señor, veo que eres profeta. Nuestros padres adoraron a Dios en este monte, y ustedes los judíos dicen que el sitio donde hay que adorar está en Jerusalén”. Respondió Jesús: “Créeme mujer que llegará el tiempo en que ni en ese monte, ni en Jerusalén adorarán al Padre. Ustedes los samaritanos adoran lo que no conocen, pero nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero ya llega la hora (ya estamos en ella) en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que lo adoran. Dios es espíritu, y los que lo adoran deben adorarlo en espíritu y en verdad”. La mujer le dijo: “Yo sé que el Mesías (el llamado “Cristo”) está por venir; cuando venga, Él nos revelará todo”. Jesús le dijo: “Yo Soy, el que te está hablando”. En esto llegaron sus discípulos y se extrañaron que hablase con una mujer, pero nadie le dijo “¿qué quieres?”, o “¿por qué hablas con ella?” La mujer, dejando allí su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: “Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo cuanto yo he hecho. ¿No será el Cristo?” Salieron, pues, de la ciudad y fueron a verlo. Entretanto, los discípulos le insistían: “Maestro, come”. Jesús les dijo: “Yo tengo para comer un alimento que ustedes no conocen”. Se decían los discípulos unos a otros: “¿Le habrán traído de comer?” Pero Jesús les dijo: “Mi comida es hacer la voluntad del que me ha enviado, y dar cumplimiento a su obra. ¿No dicen ustedes: “Dentro de cuatro meses será tiempo de siega”? Pues bien ahora yo les digo: Levanten la vista y miren los campos, y vean que ya están blanqueados para la siega. Ya el segador cobra su paga y recoge fruto para la vida eterna, y con esto el sembrador también participa en la alegría del segador. En esta ocasión, se vale aquel refrán: uno es el que siembra, y otro es el que cosecha. Yo los he enviado a ustedes a cosechar donde no se habían fatigado; otros se fatigaron y ustedes se aprovechan de su fatiga”. Muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en Él por las palabras de la mujer, que aseguraba: “Me ha revelado todo cuanto yo hice”. Y cuando llegaron a Él los samaritanos, le rogaron que se quedase allí. En efecto, se detuvo dos días en aquella ciudad, con lo que fueron muchos más los que creyeron en Él por haber oído sus palabras; y decían a la mujer: “Creemos ya no por lo que tú has dicho, sino nosotros mismos lo hemos oído y hemos conocido que Éste es verdaderamente el Salvador del mundo”.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

Al Santo Apóstol Simeón

San Simón era oriundo de la ciudad de Caná de Galilea y conocido por Jesús y su Madre. La Tradición nos cuenta que él era el novio en la boda en la que Jesús lleva a cabo su primer milagro. Después de conocer sobre el milagro del agua convertida en vino se convirtió en un celoso seguidor de Cristo. Por esta razón lo conocemos como San Simeón el Celote.

Uno de los Doce Apóstoles, San Simeón recibió el Espíritu Santo junto a los demás en el día de Pentecostés. Viajó predicando el Evangelio desde el Mar Negro hasta Gran Bretaña enseñando que Jesús es el Cristo. Luego de convertir muchos paganos al Señor, San Simeón fue crucificado y recibió la corona de los mártires.

San Demetrio de Rostov dice que San Simeón debe ser distinguido de aquel Simón pariente del Señor recordado en el Evangelio de San Mateo (13:55) quien fue el Segundo Obispo de Jerusalén.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Visita a Córdoba

El viernes 24 de abril pasado, el Centro Educacional San Jorge de Córdoba celebró el segundo acto-homenaje con motivo del 25º Aniversario del Nivel Secundario del Colegio San Jorge, organizado por el Centro Ortodoxo de Córdoba y la Sub comisión de Educación del mismo, junto a los directivos del Colegio.

El acto fue presidido por S.E.R. Monseñor Siluan, y contó con la presencia de autoridades del Ministerio de Educación de la Provincia y de Educación Privada. Estuvieron presentes: el vicario episcopal para el norte de la ciudad de Córdoba Pbro. Roberto Giordano del Arzobispado de Córdoba de la Iglesia Católica Romana, el Rev. Padre Alejandro Saba (Párroco de la Iglesia San Jorge de Rosario), el Rev. Padre Antonio el Bitar (Arquidiócesis de Trípoli) y el Rev. Padre Gabriel Díaz (Párroco de la Iglesia Griega San Juan Bautista de Córdoba). El Rev. Padre Daniel Bedran, párroco de la Iglesia San Jorge en Córdoba, debió ausentarse por celebrar un oficio religioso. Participaron del acto los alumnos y ex alumnos del Nivel Secundario, como así también ex profesores y comisiones de la parroquia.

Durante el acto hablaron: la representante legal del colegio, un ex-profesor y un ex alumno del Colegio Secundario, el presidente del Centro Ortodoxo Dr. Ernerto Rezk, quien homenajeó a la directora y la secretaria del Nivel Secundario junto a la Representante Legal. Luego tomó la palabra el representante del Ministerio de Educación, antes que Monseñor Siluan cerrara el acto con su palabra sobre “La Educación y nuestra Vocación a la luz de la resurrección”.

En su palabra, Monseñor Siluan felicitó a la comunidad del Centro Educacional San Jorge, y agradeció por la labor realizada a lo largo de estos 25 años. Además, a través de los dos símbolos pascuales, la vela-luz pascual y el huevo de Pascua, Monseñor habló de la educación en cuanto a descubrir la vocación personal, desarrollarla, y ponerla al servicio, en base a una vida espiritual de fe y de comunión con Dios.

Durante el acto, actuaron un grupo folclórico árabe y un coro de niños. Además, el P. Alejandro Saba entregó una placa conmemorativo en nombre de la comunidad ortodoxa de Rosario.

Después se descubrió la placa conmemorativa, y los presentes pasaron al salón de actos para disfrutar un brindis.

Ese mismo viernes por la mañana, Monseñor Siluan se había reunido con el Centro Ortodoxo de Córdoba, con quienes también compartió el almuerzo. Además, por la tarde del sábado 25 de abril, Monseñor se reunió con la juventud con quienes desarrolló una dinámica en torno a la “resurrección en nuestra vida: logros y fracasos”. Los jóvenes respondieron en esta dinámica con aspectos de su experiencia propia, sobre la cual se trabajó para sacar conclusiones prácticas en cuanto a sus aspectos positivos y negativos: a) dudas y temores; b) la impaciencia y el auto-control; c) hablar mal de los demás; d) la repetición del pecado o del error; e) el compromiso.

Después de celebrar las vísperas en la parroquia, Monseñor Siluan se reunió con los hombres del grupo de matrimonios, con quienes se habló sobre el uso de las redes sociales en el trabajo pastoral.

El domingo 26 de abril, Monseñor Siluan presidió la Divina Liturgia en el marco de la fiesta patronal de la Parroquia, concelebrándola por el Rev. Padre Daniel Bedran y el Rev. Padre Antonio El Bitar de la Arquidiócesis de Trípoli, en visita personal a Argentina.

En la homilía, Monseñor enfocó su prédica sobre la “piedra que las mujeres miróforas quisieron rodar de la puerta del sepulcro”, hablando por un lado, del espíritu de muerte y el espíritu muerto con el cual nos acercamos a Cristo resucitado, y las formas que esto puede tomar en nuestra vida, y por otro lado, de la valentía de estas mujeres de recibir, aún con este espíritu, el anuncio del ángel para hacer una camino con un espíritu de vida hasta llegar a encontrarse con Cristo en Galilea. Monseñor ilustró su palabra con el testimonio de San Jorge, especialmente la pureza de su vida y el corazón puro junto con el amor que tenía a Dios y al prójimo, a tal punto que llegó a levantar la piedra que cerraba el corazón de la Emperatriz y del Comandante del Ejército Romano a la fe en Cristo, y dar su vida por ello.

Al finalizar la liturgia, la comunidad fue convocada por el Centro Ortodoxo de Córdoba a un almuerzo comunitario en el polideportivo del Colegio San Jorge, donde unas 200 personas se congregaron. Además de las actuaciones de dos grupos folclóricos árabe y argentino, la pre-UJO realizó una actuación inspirada en la vida de San Jorge con una proyección al testimonio cristiano actual.

En el almuerzo, el presidente del Centro Ortodoxo, Dr. Ernesto Rezk tomó la palabra para enfatizar el hecho de haber celebrado el viernes pasado las Bodas de Plata del Nivel Secundario del Colegio San Jorge, y por otro lado, por la necesidad de realizar reuniones comunitarias para la parroquia, al igual que el almuerzo que se celebró en el marco de la fiesta patronal de la Parroquia.

Luego, Monseñor Siluan felicitó por la fiesta patronal, especialmente a los que llevan a San Jorge como Santo Patrono y a las Mujeres Miróforas. Luego enfocó su palabra sobre “la comunidad como experiencia para salir de uno mismo”, refiriéndose a la comunidad en casa, en familia, la Iglesia, en las comisiones, etc., destacando la importancia de realizar este intento, de aceptar nuestras imperfecciones en vista de llegar a la perfección. Además, valoró todo esfuerzo de saber “esperar unos a otros” como aspecto importante en la preparación del encuentro, el cual es la base de toda comunidad.

Luego, Monseñor Siluan tomó el vuelo con rumbo a Mendoza.