Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnacweb02/bosnacweb02aj/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Domingo de la Gloriosa Pascua de Resurrección

12 Abril 2015

Una torre y un cuerpo

“Y por ellos Yo Me santifico, para que ellos también sean santificados en la verdad” (Jn 17:19)

Mensaje pastoral de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina, por la Pascua 2015

“Una torre y un cuerpo” sintetiza lo realizado en la pasión y la resurrección del Señor, expresión que tomo prestada del título de uno de los libros de nuestro querido hermano en el episcopado, el Metropolita Pablo de Alepo, arzobispo que sigue secuestrado en Siria desde el 22 de abril de 2013, junto al Arzobispo Juan de Alepo de la Iglesia Siriana Ortodoxa.

“La torre” es una construcción que tiene en la Biblia dos sentidos totalmente opuestos. El primero es una construcción puramente humana, cuyo testimonio muy conocido en el Antiguo Testamento es el de la Torre de Babel: “Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos” (Gen 11:4). En cambio, en el Nuevo Testamento, el Señor insinúa otra construcción, esta vez divino-humana, al plantearnos esta cuestión: “¿Quién de ustedes, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla?” (Lc 14:28).

“Una torre y un cuerpo” es una expresión que ilustra la situación espiritual de nuestro mundo, entre su caída y su anhelada transfiguración. El hombre edifica su civilización-torre con una arrogancia que ha llegado “hasta los cielos” y que ejerce hoy una insoportable presión sobre toda la humanidad, cuya característica es la auto-destrucción por medio de una violencia física, psicológica, familiar, ecológica, económica, política, social y mediática. Una violencia sin precedentes, tanto a nivel individual como a nivel colectivo, acompañada de nuestra sumisión benévola a las herramientas de nuestra civilización, a las necesidades ficticias que hemos creado y a la manipulación intencionada de la verdad por parte de los medios. ¡Lamentablemente, con esta arrogancia, “cúspide” de nuestro egoísmo, estamos embelleciendo continuamente nuestro propio mausoleo, nuestra propia muerte!

En cambio, el “cuerpo” es la nueva civilización, no sólo humana sino divino-humana, inaugurada en el cuerpo del Señor clavado en la cruz y resucitado de entre los muertos. Es el “cuerpo” de la nueva humanidad invitada a realizar la verdadera construcción, la que nos hemos propuesto como lema para trabajar este año en nuestra Arquidiócesis: “Edificar el Templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”. Este “templo” es la nueva torre del Nuevo Testamento, cuya piedra angular es el Señor, como lo proclamó al umbral de su pasión: “Por ellos Yo Me santifico, para que ellos también sean santificados en la verdad” (Jn 17:19).

No cabe duda que es sobre esta piedra que muchos de los que están sufriendo estas violencias “santifican” su vida inspirados por su fe en el Señor, y se entregan humildemente a su voluntad en su vida diaria al enfrentar todos los desafíos que les tocan. Tal es así que se han vuelto para nosotros en “santificación” de nuestro mundo, y hermanos mayores en el camino de la edificación de nuestra humanidad, una humanidad que sabe honrar la vida porque saben recibirla, conocerla, disfrutarla, compartirla, entregarla y agradecer por ella a Quien santifica todas las cosas, las vivifica y las eleva en su cuerpo, y sobre sus propios hombros, para ofrecerlas a su propio Padre.

La ofrenda de su propia vida en pos de la vida es el camino que el Señor trazó desde la cruz hasta la resurrección. Con todos los que tomaron este camino, compartimos el saludo pascual - ¡Cristo resucitó! – acompañado por nuestra profunda gratitud por todo cuanto brindan para “edificar el Templo de Dios en nosotros y en nuestros hermanos”.

 

Tropario de Pascua (Tono 5) 

Cristo resucitó de entre los muertos, pisoteando la Muerte con Su muerte y otorgando la vida a los que yacían en los sepulcros.

 

Árabe Fonético

Al Masíhu kama min bainil amuat ua uati al mauta bil maut ua uahabal haiata lilathina fil kubur

 

Griego Fonético

Jristós anesti ek nekrón thanáto thánaton  patísas ke tisendis mnísmasi zoín jarisámenos

 

Kondakio de Pascua (Tono 8)

Aunque descendiste al sepulcro, Tú que eres Inmortal, borraste el poder del infierno y te levantaste Victorioso, ¡Cristo Dios! Y a las mujeres portadoras del bálsamo dijiste: ¡Regocijaos! Y a Tus discípulos otorgaste la paz, Tú que otorgas la resurrección a los caídos.

 

Hechos de los Apóstoles (1:1-8)

El primer libro lo escribí, Teófilo, sobre todo lo que Jesús hizo y enseñó  desde un principio hasta el día en que, después de haber dado instrucciones por  medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había elegido, fue llevado al cielo. A estos mismos, después de su pasión, se les presentó dándoles muchas  pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles  acerca de lo referente al Reino de Dios. Mientras estaba comiendo con ellos, les  mandó que no se ausentasen de Jerusalén, sino que aguardasen la Promesa del  Padre, "que oísteis de mí: Que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis  bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días". Los que estaban reunidos  le preguntaron: "Señor, ¿es en este momento cuando vas a restablecer el Reino  de Israel?" El les contestó: "A vosotros no os toca conocer el tiempo y el  momento que ha fijado el Padre con su autoridad, sino que recibiréis la fuerza  del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,  en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra."

 

Santo Evangelio según San Juan (1:1-17)

En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Por Él fueron hechas todas las cosas, y sin Él no se ha hecho cosa alguna de cuantas han sido hechas. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz resplandece en medio de las tinieblas, y las tinieblas no pudieron retenerla. Hubo un hombre enviado por Dios que se llamaba Juan. Éste vino como testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por medio de él todos creyeran. No era él la luz, sino quien daría testimonio de la luz. El Verbo era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue por Él hecho, pero el mundo no lo conoció. Vino a su propia casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a todos los que lo recibieron, que son los que creen en su Nombre, les dio poder de llegar a ser hijos de Dios. Los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de carne, ni de voluntad de hombre, sino que de Dios nacieron. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros; y nosotros hemos visto su gloria, gloria que tiene del Padre como el Unigénito, lleno de gracia y de verdad. De Él da testimonio Juan, y clama diciendo: “He aquí Aquél de quien yo les decía: el que viene detrás de mí, se ha puesto delante de mí, por cuanto era antes que yo”. Así pues de la plenitud de Él hemos participado todos nosotros y recibido gracia sobre gracia. Porque la Ley fue dada por Moisés; mas la Gracia y la Verdad fueron traídas por Jesucristo.

 

¿Qué conmemoramos hoy?

El Domingo de Pascua

“Disfruten todos ustedes la fiesta de la fe, reciban todas las riquezas de la bondad amorosa” (Sermón de San Juan Crisóstomo que leemos en la fiesta de la Pascua).

La resurrección de entre los muertos de Jesucristo es el centro de nuestra fe cristiana. San Pablo dice que si Cristo no hubiese resucitado, nuestra predicación y nuestra fe serían en vano (I Cor 15:14). De hecho, sin la resurrección no habría predicación cristiana sobre la fe. Los discípulos de Cristo hubieran  seguido siendo el grupo temeroso y sin esperanzas que describe el Evangelio de Juan cuando habla de ellos como de gente escondida dentro de una casa por miedo a los Judíos. Ellos no fueron a ningún lugar y no predicaron nada hasta que vieron al Cristo resucitado, estando las puertas cerradas (Jn 20: 19). Luego comieron y bebieron con él. La resurrección se convirtió en la base de todo lo que dijeron e hicieron (Hec 2-4): “…porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo” (Lc 24:39).

La resurrección revela a Jesús de Nazaret no sólo como el Mesías esperado de Israel, sino como el Rey y Señor de la nueva Jerusalén: un cielo nuevo y una tierra nueva.

“Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva… la ciudad santa, la nueva Jerusalén. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí la morada de Dios con los hombres. Él morará con ellos, y ellos serán su pueblo… Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá más muerte, ni llanto, ni gritos, ni fatigas, porque las primeras cosas pasaron” (Ap 21:1-4).

En su muerte y resurrección, Cristo vence al último enemigo, la muerte, y por lo tanto cumple con el mandato de su Padre de sujetar todas las cosas bajo sus pies (I Cor 15:24-26).

“Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir el poder, la gloria, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza” (Ap 5: 12).

 

La fiesta de las fiestas

La fe cristiana se celebra en la liturgia de la Iglesia. La verdadera celebración implica siempre una participación viva. No es simplemente presenciar los oficios. Es la comunión en el poder del acontecimiento que se celebra. Es un regalo de Dios la alegría que se entrega a hombres espirituales como recompensa por su abnegación. Es la recompensa por el esfuerzo físico y espiritual que tuvo la preparación a la fiesta. La resurrección de Cristo, siendo el centro de la fe cristiana, es la base de la vida litúrgica de la Iglesia y el verdadero modelo de todas las celebraciones. “Este es el día elegido y santo, el primero de los sábados, rey y señor de todos los días, la Fiesta de las fiestas, el día sagrado de los días santos. En este día bendecimos por siempre a Cristo” (Irmos 8 del Canon Pascual).

 

La preparación

Once semanas de preparación tiene la “Fiesta de las fiestas”. En verdad, un largo viaje que incluye cuatro domingos previos a la cuaresma, seis semanas de Cuaresma y toda la Semana Santa, hasta que finalmente llega. El viaje se mueve desde el exilio del hijo pródigo soberbio a la entrada llena de gracia y de alegría en la nueva Jerusalén, que baja como una esposa ataviada para su esposo (Ap 21:2). El arrepentimiento, el perdón, la reconciliación, la oración, el ayuno, la limosna, y el estudio son los medios por los cuales se realiza este largo viaje.

La veneración de la Cruz en el punto medio de este viaje. La cuaresma revela que la alegría de la resurrección se logra sólo a través de la Cruz. “Por la cruz vino la alegría a todo el mundo”, cantamos en un himno pascual. Y en el Tropario pascual, que repetimos una y otra vez decimos que Cristo ha pisoteado la muerte. San Pablo escribe que el nombre de Jesús es exaltado sobre todo nombre, porque Él primero se despojó, tomando forma de un siervo humilde y obediente hasta la muerte en la cruz (Fil 2:5-11). El camino hacia la celebración de la resurrección es la crucifixión y la negación que experimentamos durante la Cuaresma. Pascua es el paso de la muerte a la vida.

“Ayer fuimos enterrados junto a ti, Oh Cristo. Hoy nos levantamos contigo en Tu resurrección. Ayer fuimos crucificados contigo: Glorifícanos contigo, Oh Salvador, en Tu reino” (Oda 3 del Canon Pascual).

 

La procesión

Los oficios divinos de la noche de Pascua comienzan cerca de la medianoche del Sábado Santo. En la Novena Oda del Canon Nocturno, el sacerdote, revestido en su brillante ornamento, se para ante los fieles en la oscuridad y prende una vela diciendo: “Vengan, tomen la Luz de la luz eterna”. Luego, uno por uno de los fieles, encienden sus velas de la vela ofrecida por el sacerdote y forman una gran procesión que sale de la iglesia. El Coro, los servidores, el sacerdote y el pueblo, encabezados por quienes llevan la cruz, los iconos y el libro del Evangelio, salen de la iglesia. Las campanas suenan sin cesar y el himno angélico de la resurrección se canta.

La procesión se detiene ante las puertas principales de la iglesia. Ante las puertas cerradas, los sacerdotes y el pueblo cantan el Tropario de la Pascua, “¡Cristo resucitó de entre los muertos…!”. Así ingresamos a la Iglesia nuevamente no ya en oscuridad sino ahora toda reluciente y llena de luces.

 

Los matutinos

Los matutinos se inician inmediatamente. El Cristo resucitado es glorificado en el canto del hermoso canon compuesto por San Juan Damasceno. El saludo pascual se intercambia varias veces. Cerca del final de los Matutinos los versos pascuales se cantan otra vez. Los himnos concluyen con las palabras que nos llaman a actualizar entre nosotros el perdón dado libremente por Dios:

“¡Este es el día de la resurrección! ¡Resplandezcamos con la fiesta! Abracémonos unos a otros! Llamemos “hermanos” incluso a aquellos que nos odian y perdonemos a todos por la resurrección”.

El sermón de san Juan Crisóstomo es leído por el celebrante. Este sermón fue compuesto originalmente como una instrucción bautismal. Se mantiene en la Iglesia durante la Pascua, porque todo lo relacionado con la noche de la Pascua recuerda el Sacramento del Bautismo: el lenguaje y la terminología general de los textos litúrgicos, los cantos específicos, el color incluso, el uso de las velas y la gran procesión en sí. Ahora el sermón nos invita a una reafirmación sincera de nuestro bautismo: a la unión con Cristo en la recepción de la Sagrada Comunión.

 

La Divina Liturgia

Iniciamos la Divina Liturgia. La mesa del altar está llena del alimento divino: el Cuerpo y la Sangre de Cristo resucitado y glorificado. Nadie se puede ir con hambre. Los libros de los oficios son muy específicos al decir que sólo aquel que participa del Cuerpo y la Sangre de Cristo participa de la Pascua verdadera. Los alimentos de los que se han abstenido los fieles durante el camino de la Cuaresma se bendicen y se comen sólo después de la Divina Liturgia. Así, inauguramos el tiempo de la Pascua que en definitiva es la inauguración de una nueva era. Se nos revela aquí y ahora el misterio del “octavo día”. Inauguramos el nuevo día sin fin del Reino de Dios.

 

Felicitaciones

En la fiesta de la Resurrección, Su Eminencia Monseñor Siluan y el cuerpo clerical de nuestra Iglesia saludan a toda la feligresía, las comisiones, la juventud, la comunidad educativa de los colegios, deseándoles las bendiciones del Resucitado para todas sus familias. ¡Que la bendición del Resucitado esté para siempre en sus hogares!

 

Saludo Pascual

El saludo pascual es una tradición entre los ortodoxos. San Serafín de Sarov pedía que los cristianos siempre se saludaran de esa manera. En nuestra Iglesia es costumbre que ese saludo se mantenga durante cuarenta días cada vez que nos encontramos en la Iglesia o entre nosotros mismos. Nos gustaría compartir con ustedes la fonética de éste saludo en varios idiomas:

Español: ¡Cristo resucitó! ¡Verdaderamente resucitó!

Arabe: ¡Al Masih kam! ¡Hakam Kam!

Griego: ¡Jristos anesti! ¡Alizos anesti!

Ruso: Christos Voskrese! Voistinu Voskrese!

Inglés: Christ is risen! Indeed he is risen!

Frances: Le Christ est ressuscité! Vraiment Il est ressuscité!

Portugués: Cristo ressuscitou! Verdadeiramente ressuscitou!

Quechua: Cristo causarimpunña! Ciertopuni causarimpunña!

Japonés: Harisutosu fukkatsu! Jitsu ni fukkatsu!