Mensaje de error

  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).
  • Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given en context_menu_tree_add_active_path() (línea 128 de /hermes/bosnaweb14a/b1223/nf.acoantioquena1/public_html/modules/context_menu_block/context_menu_block.module).

Cuarto Domingo de Pentecostés

5 Julio 2015

Distraerse de su finalidad

“Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús, y viéndole, le regaron que se retirase de sus términos”

Homilía de Monseñor Siluan, Arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina

La curación de los dos endemoniados gadarenos presenta el exorcismo más enriquecedor que encontramos en la Biblia. El demonio ejercía su dominio manejando dos tácticas distintas a fin de alejar a la gente de Cristo: cortar toda comunión viva con Él y apartarlos de la gracia. Así, atacaba frontalmente manifestándose en su posesión directa de los dos endemoniados, o atacaba de una manera más sutil, como se refleja en la deplorable actitud de los gadarenos pidiéndole al Señor que se retirara de sus territorios.

La situación de los dos endemoniados quedó solucionada exitosamente, por haber sido liberados de la posesión del demonio, sin embargo, la actitud de los gadarenos nos invita a una reflexión profunda a fin de evitarla.

En efecto, la actitud de los gadarenos es la consecuencia de un cierto modo de vida, la crianza de los puercos que prohibía la Ley a los judíos. Este desprecio por la Ley condujo a los gadarenos a descuidar la finalidad de la vida. Mantenían un estilo de vida que les distraía de su finalidad, y que les hacía cómplices, o víctimas en cierta forma, de una estrategia diabólica: mantenerlos alejados de toda comunión vivificadora con el Señor. Así, no apreciaron la curación de los dos endemoniados, tampoco dejaron que la alegría, al ser liberados de dicha posesión, despertara en sus corazones el deseo de sumarse a la gran fiesta de la resurrección del hombre caído fuera de la gracia de Dios. Al contrario, imitaron la actitud de Adán y Eva en el paraíso, cuando, luego de la desobediencia, no quisieron más presentarse ante Dios, sino aislarse de Él, esconder su desnudez, y mantener su nuevo modo de vida pecaminoso.

En esta perspectiva, es necesario preguntarnos si estamos imitando la actitud de los gadarenos con referencia a nuestro estilo de vida. En efecto, a nivel de la vida laboral y las preocupaciones diarias, nos encontramos ante un círculo vicioso de trabajo y de consumo, un horario laboral extenso para los padres, un mecanismo donde abundan los productos y las ofertas, se sugieren nuevas necesidades y se motiva al acceso a un poder adquisitivo mayor para satisfacerlas. Por otra parte, a nivel de la vida familiar, el cansancio del trabajo, la presión laboral, y la tiranía y el monopolio que ejerce la presencia tanto del televisor como de la computadora en la casa y también en cada habitación, generan una falta de comunicación entre padres e hijos que destruyen estos lazos filiales. Además, a nivel de la información y de los medios de comunicación, el flujo de información incontrolable, el bombardeo continuo de la publicidad y de las noticias, la notoriedad de la música, de las revistas y de los diarios, orquestan las costumbres, los hábitos, la ética y la conducta según nuevos modelos, en un contexto donde reina la variedad de las diversiones junto a la permisividad y el liberalismo ético.

Por consiguiente, la falta de tiempo, el cansancio corporal y psíquico, la distracción de la mente, el vacío del corazón, la destrucción de los lazos humanos son factores que aparentemente ejercen una presión creciente para mantener una consistencia espiritual verdadera. Se deteriora la inmunidad espiritual que se origina de la comunión permanente con Dios, de la oración, de la lectura espiritual, y de la participación sincera en los sacramentos. Esta comunión se ve bombardeada por todos lados,  hasta desacreditada en todo sentido, dejando a las personas realmente distraídas de la finalidad de su vida. Además, se observa en algunos ámbitos que el sentido profundo de esta comunión se substituye por otro: la vida espiritual es sólo cumplir con una obligación religiosa, sin más. Así, nos quedamos fuera de la presencia vivificadora que ofrece la comunión con nuestro Señor.

Lamentablemente, llegamos a la conclusión que no hay ni tiempo ni tampoco lugar para el Señor en nuestra vida. Estamos totalmente distraídos. De esta forma, coincidimos, sí, con la actitud de los gadarenos, y nos dejamos simplemente ser víctimas de la estrategia diabólica - robar nuestro tiempo y mantenernos en un estilo de vida vacío y cansador - logrando sus objetivos sin defensa o cuidado.

Por ello, la Iglesia es nuestra defensa, nuestra vida y nuestra inmunidad frente a esta distracción. El tema no es simplemente ser una buena persona, sino no perder de vista su finalidad. Eso lo que caracteriza a un cristiano: cree que su vida es pasajera y no termina con la muerte corporal. Está destinado a vivir la vida eterna. Por ello, no es suficiente confesar su fe, porque los demonios también creen; sino hay que recibir la palabra de Dios en la vida, obedecerla y vivir según ella.

A través de este relato, nos damos cuenta de cuán destructora y destructiva es la presencia diabólica, y cuán vivificadora y salvadora son la presencia, la obra y la palabra del Señor. Quiera Dios que nos demos cuenta de nuestra distracción, prestemos la debida atención a la palabra y la presencia de nuestro Señor, y nos hagamos cargo de nuestra vida en Cristo, que es origen y finalidad en sí misma. Amén.

 

Tropario de la Resurrección (Tono 4) 

Las discípulas del Señor aprendieron del Ángel el alegre anuncio de la Resurrección: la sentencia ancestral rechazaron, y se dirigieron con orgullo a los apóstoles diciendo: “¡Fue aprisionada la muerte, resucitó Cristo Dios y concedió al mundo la gran misericordia!” 

 

Tropario de San Atanasio de Monte Athos (Tono 3) 

Las huestes angelicales quedaron atónitas ante tu conducta en la carne de eterna memoria; ya que estando en la carne te apresuraste hacia los rangos invisibles y rasgaste las legiones de los demonios. Por consiguiente, Cristo te ha recompensado con los ricos dones; intercede pues ante Él ¡Padre Atanasio!, que salve nuestras almas. 

Kontakion (Tono 4)

Oh Protectora de los cristianos indesairable; Mediadora ante el Creador irrechazable: no desprecies las súplicas de nosotros, pecadores, sino acude a auxiliarnos, como bondadosa, a los que te invocamos con fe. Sé presta en intervenir y apresúrate con la súplica, oh Madre de Dios, que siempre proteges a los que te honran.

 

Carta a los Hebreos (13:7-16) 

Hermanos,  acuérdense de quienes los dirigían, porque ellos les anunciaron la Palabra de Dios: consideren cómo ter­minó su vida e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy, y lo será para siem­pre. No se dejen extraviar por cualquier clase de doctrinas extrañas. Lo mejor es fortalecer el corazón con la gracia, no con alimentos que de nada aprovechan a quienes los comen. Nosotros tenemos un altar del que no tienen derecho a comer los ministros de la Antigua Alianza. Los animales sacrificados, cuya sangre es lle­vada al Santuario por el Sumo Sacerdote para la expiación del pecado, son que­mados fuera del campamento. Por eso Jesús, para santificar al pueblo con su sangre, padeció fuera de las puertas de la ciudad. Salgamos nosotros también del campamento, para ir hacia él, cargando su deshonra. Porque no tenemos aquí abajo una ciudad permanente, sino que buscamos la futura. Y por medio de él, ofrezcamos sin cesar a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los la­bios que confiesan su Nombre. Hagan siempre el bien y compartan lo que po­seen, porque esos son sacrificios agrada­bles a Dios.

 

Santo Evangelio según San Mateo (8:28-9:1)

En aquél tiempo, al llegar Jesús a la otra orilla, a la región de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, tan furiosos que nadie era capaz de pasar por aquel camino. Y se pusieron a gritar: “¿Qué tenemos nosotros contigo, oh Jesús Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?” Había allí a cierta distancia una gran piara de puercos paciendo. Y le suplicaban los demonios: “Si nos echas, mándanos a la piara de puercos.” Él les dijo: “Vayan.” Saliendo ellos, se fueron a los puercos, y de pronto toda la piara se arrojó al mar precipicio abajo, y perecieron en las aguas. Los porqueros huyeron, y al llegar a la ciudad lo contaron todo y también lo de los endemoniados. Y he aquí que toda la ciudad salió al encuentro de Jesús, y cuando lo vieron,, le rogaron que se retirase de su termino. Él, subiendo a la barca, pasó a la otra orilla y vino a su ciudad.

 

¿A quién conmemoramos hoy?

A San Atanasio de Monte Athos

San Atanasio de Monte Athos nació en la ciudad de Trebezond. Quedó huérfano a temprana edad y fue criado por una monja buena y piadosa, que haciendo de madre adoptiva lo introdujo en los hábitos de la vida monástica, en el ayuno y en la oración.

Tras la muerte de ella, Abraham (que era su nombre de bautismo) fue llevado a Constantinopla, a la corte del emperador bizantino Romano el Viejo, y se matriculó como estudiante del renombrado retórico Atanasio. En poco tiempo el estudiante logró el dominio y la habilidad de su maestro y él mismo se convirtió en instructor de jóvenes. Practicando a diario la vida de ayuno y vigilancia, Abraham llevó una vida estricta de abstinencia, dormía poco y sólo sentado sobre un taburete, el pan de cebada y el agua eran su alimento. Cuando su maestro Atanasio se puso celoso de su alumno, renunció a su puesto de profesor y se fue.

Durante estos días llegó a Constantinopla San Miguel Maleinos (a quien conmemoramos el 12 de julio), abad del monasterio Kyminas. Abraham le contó sobre su vida, y le reveló su secreto deseo de convertirse en monje. El santo, viendo a Abraham como un vaso escogido del Espíritu Santo, se convirtió en su padre espiritual y le enseñó mucho. Una vez, durante sus conversaciones espirituales, San Miguel recibió la visita de su sobrino, Nicéforo Focas, un oficial del ejército y futuro emperador. El elevado espíritu de Abraham impresionó a Nicéforo, y toda su vida lo consideró santo. Abraham, abandonándolo todo, se fue al monasterio Kyminas y, cayendo a los pies del santo abad, pidió ser recibido en la vida monástica. El abad cumplió su solicitud con alegría y le tonsuró monje con el nombre de Atanasio.

Con largos ayunos, vigilias, postraciones, de noche y de día, Atanasio pronto logró tal perfección, que el abad lo bendijo para guardar silencio en un lugar solitario, no lejos del monasterio. Más tarde, después de haber dejado Kyminas, hizo las rondas de muchos lugares desolados y solitarios, y guiado por Dios, llegó a un lugar llamado Melanos, en el mismo extremo de Monte Athos, estableciéndose muy lejos de las otras viviendas monásticas. Allí el monje hizo su celda y comenzó a vivir una vida ascética en las obras y en la oración.

El enemigo de la humanidad trató de despertar en san Atanasio el odio hacia el lugar elegido por él, y lo agredía con sugerencias constantes en el pensamiento. Al cabo de un año, el asceta decidió que iría dondequiera que el Señor lo llevara. En el último día de ese año, estando San Atanasio dedicado a la oración, una luz celestial brilló de pronto sobre él, llenándolo de una alegría indescriptible, todos sus pensamientos se disiparon, y de sus ojos brotaron lágrimas de gracia. A partir de ese momento, San Atanasio recibió el don de la ternura, y se encariñó fuertemente con el lugar en el que vivía que antes tanto había odiado.

Durante este tiempo Nicéforo Focas, después de haber tenido suficientes hazañas militares, recordó su promesa de convertirse en monje y con sus propios medios pidió a San Atanasio que construyera un monasterio, es decir, distintas celdas para él y los hermanos, y una iglesia donde los hermanos pudieran estar en comunión de los Divinos Misterios de Cristo los días domingos. San Atanasio en un principio no estuvo de acuerdo en aceptar el dinero, pero al ver el deseo ferviente y la buena intención de Nicéforo, se dedicó a la construcción del monasterio. Construyó una gran iglesia en honor del santo Profeta y Precursor de Cristo, Juan el Bautista, y otra iglesia, al pie de una colina, con el nombre de la Santísima Madre de Dios. Alrededor de la iglesia construyó las celdas y un monasterio maravilloso surgió en la Montaña Sagrada. En ella había un comedor, un hospicio para los enfermos y para recibir a los visitantes, y otras estructuras necesarias.

Los monjes acudían al monasterio de todas partes, no sólo de Grecia, sino también de otras tierras, gente sencilla e ilustres dignatarios, habitantes del desierto habiendo trabajado en el ascetismo durante largos años, abades de muchos monasterios y jerarcas que deseaban convertirse en simples monjes llegaron al “Lavra” de San Atanasio en el Monte Athos.

El santo estableció en el monasterio una regla monástica siguiendo el modelo de los antiguos monasterios palestinos. Los oficios divinos eran celebrados con rigor, y nadie hablaba durante las oraciones, ni llegaba tarde o salía de la iglesia sin necesidad.

La Patrona Celestial de Athos, la Madre de Dios, se dispuso graciosamente hacia el santo. Muchas veces tuvo el privilegio de verla con sus propios ojos. Por la providencia de Dios, hubo gran hambre en el Monasterio, tanto que los monjes comenzaron uno tras otro a dejar el Lavra. El santo se quedó solo y, en un momento de debilidad, también consideró irse. De pronto, vio una mujer que venía a su encuentro que le preguntó: “¿Quién eres y dónde estás yendo?”. San Atanasio respondió: “Soy un monje de aquí”, y habló acerca de sí mismo y de sus preocupaciones. “¿Abandonarás el monasterio que fue destinado a la gloria de generación a generación, sólo por un pedazo de pan seco? ¿Dónde está tu fe? Date la vuelta, y voy a ayudarte”. “¿Quién es usted?”, preguntó Atanasio. “Yo soy la Madre del Señor”, Ella respondió, y empujó a Atanasio de tal manera que sus cosas cayeron sobre una piedra. Del golpe de esas cosas con la piedra brotó una fuente de agua, que existe incluso hoy, en recuerdo de esta visita milagrosa.

Los hermanos crecieron en número nuevamente, y los trabajos de construcción en el Lavra continuaron. San Atanasio, previendo el momento de su partida al Señor, profetizó acerca de su inminente fin. Alerta y alegre, el santo abad subió con seis de los hermanos a la parte superior de la iglesia para inspeccionar la construcción. De repente, la parte superior de la iglesia se derrumbó. Cinco de los hermanos entregaron su alma a Dios. San Atanasio y el arquitecto Daniel, tirados bajo los escombros se mantuvieron con vida. Todos escuchaban el llamado del santo al Señor: “¡Gloria a Ti, oh Dios! ¡Señor, Jesucristo, ayúdame!” Los hermanos con gran llanto comenzaron a desenterrar a su padre de entre los escombros, pero lo encontraron ya muerto.

 

Agenda de Monseñor Siluan

Vta Sesión ordinaria del Santo Sínodo de Antioquía

El martes 23 de junio, Su Beatitud el Patriarca Juan X dio inicio, en la residencia patriarcal en Balamand (El Líbano), a la Vta Sesión Ordinaria del Santo Sínodo de Antioquía, presidida por él y contando con la participación de todos los señores arzobispos y obispos antioquenos, salvo la de S.E.R. Monseñor Espiridon, Metropolita de Zahle; de S.E.R. Monseñor Pablo, Metropolita de Sídney (por razones de salud), de S.E.R. Monseñor Pablo, Metropolita de Alepo (secuestrado) y de cinco obispos auxiliares de la Arquidiócesis de Nueva York y toda Norte América (por presidir sus congresos diocesanos).

Ese mismo día Monseñor Siluan presentó su informe sobre nuestra Arquidiócesis, informando en once apartados sobre la situación de nuestra Iglesia en cuanto a lo pastoral, a lo económico, a lo legal, a las actividades arquidiocesanas y a las relaciones ortodoxas y ecuménicas. Aprovechó para presentar a los miembros del Santo Sínodo los libros de los Centenarios de nuestras parroquias y del Anuario 2014 relativo al Boletín Dominical “La Voz del Señor”.

Como resultado de todos los informes, el Sínodo creó cinco nuevas comisiones sinodales: 1) comisión para los asuntos de la tierra madre del Patriarcado; 2) comisión para los asuntos de las Arquidiócesis en la Diáspora; 3) comisión para los asuntos relacionales entre las Arquidiócesis de la tierra madre y la diáspora; 4) comisión de planificación; y 5) comisión para la familia. Señalamos que la segunda comisión es presidida por nuestro Arzobispo, S.E.R. Monseñor Siluan, y cuenta con la membrecía del Metropolita de Nueva York y toda Norte América, Monseñor Joseph, del Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Alemania, Monseñor Juan de Palmira.

Las sesiones del Sínodo duraron hasta el día viernes 26 de junio, día en el cual el Santo Sínodo resolvió aceptar la renuncia de S.E.R. Monseñor Espiridon, Metropolita de Zahle, por razones de salud. Monseñor Espiridon estuvo por más de cuatro décadas en el ministerio episcopal de su arquidiócesis y se encuentra como decano de los arzobispos del Sínodo. Su Beatitud nombró a S.E.R. Monseñor Basilio, Metropolita de Akkar, como vicario patriarcal hasta la elección del metropolita para la sede vacante.

 

Elección del Metropolita de las Islas Británicas e Irlanda

El miércoles 24 de junio, el Santo Sínodo eligió, en una sesión extraordinaria del Sínodo, al Rev. Archimandrita Siluan Onar como primer Metropolita de la Arquidiócesis de las Islas Británicas y de Irlanda, arquidiócesis creada en 2013. El nuevo Metropolita nació en Lataquia (Siria) en 1970. Es ingeniero mecánico de la Universidad Nacional de Lataquia (1994), es licenciado (2000) y magister (2005) en Teología del Instituto de Teología de San Juan Damasceno, y doctor en Teología de la Universidad de Tesalónica (2010). Realizó su trabajo pastoral en la Arquidiócesis de Lataquia siendo el vicario diocesano.

 

Lanzamiento del Centro Mediático Ortodoxo Antioqueno

El jueves 25 de junio, Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía, junto a los jerarcas del Santo Sínodo, inauguró oficialmente el Centro Mediático Ortodoxo Antioqueno en Balamand. La ceremonia de lanzamiento tuvo lugar en el salón auditorio de la Universidad de Balamand, contando con la presencia de autoridades religiosas y políticas. Tomaron la palabra el Obispo de Emiratos Monseñor Gregorio, el Ministro Libanés de Medios, y Su Beatitud. Además, actuaron el coro Al-Kanara Al Ruhia de Damasco y la orquesta “Orfeo” con un repertorio de himnos y música sobre una temática particular: el martirio y el mártir. Cabe señalar que dentro de las actividades del Centro, se encuentra funcionando la radio “La Voz de la Gracia” (VOICE OF GRACE: http://antiochpatriarchate.org/radio.php), además de otros programas que saldrán a luz próximamente.

 

El Sínodo de Antioquía corta la comunión eclesial con el Patriarcado de Jerusalén

 El Santo Sínodo de Antioquía decidió cortar la comunión eclesial con el Patriarcado de Jerusalén, después de haber consumado todos los intentos de resolver el asunto de la creación del Arzobispado de Qatar por dicho patriarcado sobre un territorio que depende de la jurisdicción del Patriarcado de Antioquía por decisión del Cuarto Concilio Ecuménico.

El texto de la resolución aclara que el Patriarcado de Jerusalén niega el acuerdo de Atenas (junio 2013), establecido en la Cancillería griega, contando con la presencia de autoridades de la misma, además de las tres delegaciones de los Patriarcados de Constantinopla, Antioquía y Jerusalén.

Además, da a conocer que, pese a todas las tentativas para resolver el tema, el Patriarcado de Jerusalén reclama ahora para sí todo el territorio de la Península Arábiga, el cual es un territorio histórico del Patriarcado de Antioquía.

Por todo ello, el Santo Sínodo se vio obligado a cortar la comunión eclesial con el Patriarcado de Jerusalén, estableciendo como base de toda futura solución lo resuelto en Atenas (junio 2013).

Recemos para que este conflicto tenga una pronta solución, la cual permita establecer nuevamente la comunión y la paz entre ambas iglesias.

 

Condecoración del decano de los jerarcas antioquenos

El sábado 27 de junio pasado, Su Beatitud el Patriarca Juan X de Antioquía condecoró a S.E.R. Monseñor Espiridón, Metropolita de Zahle y dependencias (Líbano) con la medalla de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. La ceremonia tuvo lugar en la sede de la Arquidócesis en Zahle.

Su Beatitud estuvo acompañado por el Metropolita de San Pablo, Monseñor Damasquinos, por el Metropolita de Francia, Monseñor Ignacio, y por el Obispo de Emiratos, Monseñor Gregorio. Su Beatitud agradeció al homenajeado por su largo y fructífero ministerio episcopal.